Al calor de la intervención

Imagen de fbolear
Fernando Bolea Rubio

Vamos hacia el desbarajuste financiero en pleno agosto. A un verano ardiente, por el posible calor del rescate general bancario que se adivina. La banca española con su principal pudrimiento, la losa del ladrillo, nos puede llevar desenfrenadamente al estado griego-irlandés. Es infinitamente grave que, después de cuatro años de crisis, se diga ahora que hay cajas y bancos en quiebra técnica y que el Estado los tienen que intervenir. ¿Por qué no se ha dicho antes? ¿Qué hay detrás de todo esto? ¿Nos hallamos ante un engaño bancario o en un saneamiento planeado?

 

Con la primera tesis, habría que llegar a la conclusión, de que los bancos han ocultado la verdad financiera de sus entidades, engañado vilmente al Gobernador del Banco de España, al Gobierno anterior y al actual. Riéndose descaradamente de: Fernández Ordóñez, Zapatero, Rajoy. Y por añadidura: de los españoles, el país, la Unión Europea, el Banco Central Europeo, del Fondo Monetario Internacional, de la jefa en decadencia Merkel, de los ejércitos de economistas ultraliberales al servicio del capital y el poder. Esos expertos que, como dice José Luis Sampedro, se dedican a hacer a los ricos más ricos, en vez de a los pobres menos pobres. Si esto fuera así, inmediatamente, los juzgados tendrían que definir las responsabilidades penales y de todo tipo; al igual que la política hacer dimitir, a los dirigentes bancarios implicados, sin las individuales indemnizaciones escandalosas que sustraen: 13,9 millones de euros, en el último caso conocido. Todo ello, con la irritación máxima de la gente de buena fe y de la población afectada, a la que se tendría que resarcir. 

 

Sin embargo, en ciertas esferas y estamentos se sabía la verdad, como lo demuestran los llamados mercados financieros, con la elevada prima de riesgo por la deuda pública que al Estado español le obligan a pagar (hoy, a 540 puntos básicos). Todo el mundo sabe también, que ese alto coste no es debido a que España esté excesivamente endeudada -menos que Alemania, Francia, Italia, en función del PIB-; sino a que -aparte de sus vergüenzas especulativas-, los mercados prestamistas suben el interés porque piensan que quizá no podrán cobrar lo prestado, al no saber si el Estado tendrá capacidad suficiente para pagar su deuda, y además, la que ha generado la banca. Al sospechar, que algunas entidades carecen de la solvencia necesaria para poderla devolver,  por lo que se tendría que hacer con dinero público. Como esta ocurriendo esta semana,  con el grupo BFA-Bankia, al rescatarse de momento con 23.500 millones de euros, comprometidos por el Tesoro.

 

Asimismo, se intuía esta salida. Ya se dijo en este blog: “Los jóvenes seguirán sin poder comprar su piso, los bancos y cajas continuarán con sus pisos nuevos vacíos, el sector permanecerá inactivo y marchito, en espera de un milagro de reactivación que no se producirá; o de que el Ejecutivo del momento se rinda (con el PP a punto de llegar), y asuma las pérdidas de la banca por el ladrillo, mientras ellos se hinchan de repartir beneficios, siendo los sufridos españoles los que finalmente paguemos la factura..., como cabe imaginar y podría suceder”. Y de hecho ha sucedido.

 

Siendo totalmente desconcertante, la propuesta del líder de la oposición, el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, al despacharse solicitando básicamente que los gestores comparezcan en el Congreso de los Diputados, para según dice: “Saber que ha ocurrido en Bankia”. Lo cual está muy bien, pero no es suficiente. Ya que cabe pensar: ¿Acaso él no sabe lo que pasaba, si hasta hace cuatro días, ha sido el vicepresidente del gobierno? ¿Para ir empezando, por qué Alfredo no explica lo que sabe, aunque este fracasado grupo bancario proceda de las comunidades (valenciana y madrileña) gobernadas por el PP? Esa simpleza tan lasa, perjudica su figura y al PSOE más que les beneficia. ¿Habrá algo también, por lo que callar, o dejar de hacer? ¿A que se está jugando? El PSOE no debe quedarse solo en esa comparecencia parlamentaría; sino que, como Carme Chacón ha propuesto, debe luchar porque se cree una comisión de investigación de verdad. Caiga quien caiga, por ello. Los  españoles tienen que conocer hasta el último detalle lo que ha pasado, dado que es gravísimo y posiblemente delictivo.       

 

A partir de aquí, la opinión es libre. En la mía, me inclino por pensar, que todo se debe al afloramiento repentino, de una operación de rescate bancario, hace tiempo planificada, al objeto de que las perdidas ladrilleras recaigan sobre los españoles. En la que más o menos directamente, están participando banqueros, instituciones, partidos, con infinidad de elementos de apoyo. Por consiguiente, yo me sitúo más cerca de un posible plan de “saneamiento planeado”, sacado a su hora, que del comentado “engaño bancario”, que se ha podido dar. Puesto que, por mucho que lo hayan engañado los banqueros tramposos, que seguro que lo han hecho, el Banco de España, con sus cientos de técnicos y posibilidades, si no conocía al 100% el desaguisado de cada entidad, como mínimo lo sabría en un 80%. Lo mismo que Zapatero, Rajoy, más toda la oposición y los medios de comunicación en general.

 

Así, todos se han dejado llevar sin más, por mentes cuatreras de financieros locales, junto con exdirigentes políticos situados de ante mano en alto, para hacerse después, con las riendas financieras del país. ¿Les suena algún nombre? ¿Y el de algún foro de la derecha de directrices ideológicas? Seguro que sí. Del PSOE, no conozco ninguno. La cruz de la izquierda, siempre es, como máximo, algunos euros para las campañas y poco más. Esos ladronzuelos de guante blanco, agazapados al lado del camino, esperaban el mejor momento para asaltar el tren correo, para tomar las sacas públicas como botín. Ellos sabían que con el PP habría menos vigilancia, aunque con el PSOE ya habían efectuado varios asaltos y le habían robado hasta la honra. El único fallo que han tenido ha sido, que el deterioro de Bankia era de tal magnitud que, el BCE y el FMI, les han obligado a saltar a la vía en medio de la tempestad, ahogándose uno de los cabecillas. 

 

Imbuido en estas reflexiones, hoy he tenido la satisfacción de participar en una tertulia de Aragón TV, en la que ha sido invitado el magnificado analista y periodista económico, Ernesto Ekaizer, debido a que acaba de publicar un libro titulado: “Indecentes, crónica de un atraco perfecto” -que en las próximas horas leeré-, en el que explica su visión de la trayectoria de la crisis y de lo que ha ocurrido. Yo le he preguntado: ¿Es que los banqueros han engañado al Gobernador del Banco de España, ocultándole la verdad de su situación financiera? El me ha contestado que Miguel Ángel Fernández Ordóñez -que ayer presento su dimisión-, sabía muy bien lo que ocurría, tal como había escrito antes de acceder al cargo. Y que su defecto ha sido, “que en lugar de ser el director de orquesta se puso a bailar la música expansiva de los bancos y de las cajas”.

 

Lo cierto es, que hasta ahora han explotado las burbujas del ladrillo y la bancaria. Pero el Gobierno debe saber y tener muy presente, que esta a punto de estallar, una más y  mucho más grave: La burbuja social. Porque la población esta harta y cualquier día espontáneamente se tirará a la calle, en busca de la justicia social y el reconocimiento que le arrebata la derecha, desde la indeferencia ideológica más absurda y extrema. Les sugiero de buena fe a los gobernantes, que lo remedien pronto. Ekaizer ha dicho también que “sólo salvaremos el euro si vencemos a Alemania”. De nuevo, he estado de acuerdo con él. ¿Pero, sabe esto el Presidente, Mariano Rajoy? Claramente puedo decir que no, porque se ha situado del lado de Angela Merkel... y así nos va.

 

 

 

30.05.2012                                                                                                           Fernando Bolea Rubio

Sindicalista                      

 

Añadir nuevo comentario

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Páginas