CIUDADANOS... CUÑA DEL CAPITAL

Imagen de fbolear
Fernando Bolea Rubio

En política como en la música cada nota ha de estar en su frecuencia, para que los ciudadanos puedan bailar. Un tango no es lo mismo que un vals, ni Ciudadanos (C´s) siendo un partido liberal-demócrata, no significa lo mismo que si fuera socialdemócrata -cuya representación ostenta el Partido Socialista Obrero Español (PSOE)-, por mucho que por ello se quieran hacer pasar. Entre ambas opciones hay una diferencia concluyente, los socialdemócratas son de izquierdas y los liberales de derechas; sin que les deba dar vergüenza serlo ni decirlo, en vez de indicar que son de centroizquierda como hacen, cuando ni de lejos lo son ni lo serán.

Con una excepción en EEUU, porque allá a la ideológica liberal la consideran progresista aunque en ningún caso llega a socialdemócrata. Allí, el ideario liberal es propio del Partido Demócrata de Barack Obama, el cual es muy diferente al del conservador Partido Republicano y al de su derivación el Tea Party (el partido del te) de su ala extrema. Así pues, la socialdemocracia significa centroizquierda y el liberalismo derecha, pudiendo llegar a ser centroderecha pero jamás centroizquierda. Existiendo algo aún peor, el ultraliberalismo, tan arraigado en el mundo, en la Unión Europea y por descontado aquí. Se ha de pensar, que es más fácil pasar del liberalismo a ese fatal escalón neo o ultra, que desde la posición progresista y de izquierdas socialista. Debiéndose tener en cuenta esto también, a la hora de votar.

Pero si siguiendo el humo se llega al fuego, analicemos la composición de C´s. El partido lo dirige Albert Ribera, de 36 años, con afiliación anterior en las juventudes del Partido Popular (PP) y hoy, con una ideología derechista para mi muy marcada, sigue afiliado a la UGT demostrando su incoherencia. En lo estructural, no tienen organización, mas bien él es todo sin disponer de órganos internos de control, siendo su financiación dudosa. Hay que darle más tiempo para hacer una valoración exhaustiva. No obstante, como ahora se dice, me va pareciendo “un verso suelto” de la política actual, de mente ligera con pensamiento flojo. E inclinado al capital, en detrimento de las clases trabajadora y media, porque como liberal dará fe de su doctrina, haciendo de cuña de los poderes económicos contra ellas.

En lo político, C´s lo mismo se descuelga del manifiesto firmado por todos los partidos de la oposición, con el socialista Pedro Sánchez a la cabeza, para recuperar la Sanidad Universal gratuita para todas las personas que viven en España -en vigor desde 1986 hasta que en 2012 el PP la retiro a los inmigrantes sin papeles-, lo que socialmente esta muy mal. Que llega a proponer, ralentizar las infraestructuras del AVE y la poca política económica keynesiana que el Gobierno aplica, con todo lo que supone de acotar aun más las inversiones públicas. Tan necesarias como son, para mantener y generar empleo, con las vergonzosas cifras del paro en el entorno del 24%.

De modo que, como Felipe II decía de su hijo Felipe III: “Temo que me lo gobiernen”. ¿Y quien lo puede hacer? El capital -como supuestamente ya lo esta haciendo-, la patronal, las grandes empresas, el Banco Central Europeo, Europa, la Iglesia, los poderes mediáticos, todos ellos menos los votantes que son a los que deberían atender. De entrada ya ha puesto los pies en arenas movedizas, atrayendo hacia si a la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) para que orienten el programa económico de Ciudadanos. Calificada en algún medio como, el lobby (grupo de poder) de la patronal. Esto es empezar bien, si señor. Estos subirán los salarios, claro que si.

Para que estos amigos se conozcan mejor diré que, Fedea es el think tank (laboratorio de ideas) de las grandes empresas del Ibex 35, del que proviene Luis Garicano, el economista que esta confeccionando el programa económico de Ciudadanos. Él fue hasta marzo uno de sus principales economistas. La organización está impulsada y financiada por las empresas y bancos más importantes del país. En su patronato están representantes de la aristocracia económica nacional y empresas como BBVA, Banco Sabadell, Banco de España, La Caixa, Banco Santander, Bankia, Iberdrola, Telefónica. Las principales medidas que Ciudadanos presenta, han sido propuestas por Fedea en el pasado. De hecho, es significativa la variación de pensamiento del líder Albert Ribera, debido a que en 2013 declaro que, “infraestructuras como el AVE eran la mejor manera de vertebrar España y de combatir el separatismo”. Y, ahora, Luis Garicano y Ciudadanos vienen expresando que hay que acabar con el AVE. ¿Tanta fuerza tienen las ideas bancarias? ¿Me lo están gobernando ya?

En marzo de 2011, Fedea propuso: Desligar salarios e inflación en los convenios, vinculándolos solamente a la productividad. El descuelgue salarial de los convenios. Pedían convenios del sector y eliminar los provinciales. Limitar a un año la prórroga indefinida de los convenios. Abogaban por arbitrajes obligatorios y vinculantes, en caso de no haber acuerdo en la negociación colectiva. Tal como escribí en el articulo ¡Basta de vejaciones! Por dignidad: “Era en definitiva, todo un catalogo del horror y de la desvergüenza”.

La propuesta estrella de Fedea de entonces y, claro esta, de Ciudadanos ahora es: Un contrato único indefinido con indemnización creciente, para todas las nuevas contrataciones. Este tipo de contrato es tan aberrante que ni el Partido Popular se ha atrevido a decretarlo. Aunque es igual, ya esta hoy aquí, Albert Ribera, este chico ignorante y como tal atrevido, para deshacer este entuerto de la derecha financiera y hundir más al personal. Sí, es un verso suelto, pero sin cabeza de poeta, prosa ni poesía.

El contrato único provocó y provoca un rechazo rotundo de los sindicatos, porque significaría un mayor aumento de la precariedad laboral. Sería un despido sin causa y además casi gratis total. Para CCOO, “las empresas despedirían a la gente más joven, porque les resultaría menos costoso”. Para UGT, “su único interés es el de aumentar los beneficios y el poder empresarial, y poder despedir más barato y sin causa”. El contrato único no existe ni en Francia, ni en Italia.

¡Así de peligrosos son! Ese contrato supondría herir más la inestabilidad laboral de los trabajadores en las empresas. Con la desventaja de que es, una medida totalmente equivocada para la competitividad, porque está se logra con flexibilidad productiva pactada... a cambio de estabilidad contractual total. ¡Ya aprenderán! ¿Usted los quiere para gobernar con ellos?



 

      1. Fernando Bolea Rubio

Sindicalista

 



 



Añadir nuevo comentario

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Páginas