Crisis, pymes e industria

Imagen de fbolear
Fernando Bolea Rubio

Si de verdad se quiere hacer frente a la crisis, hay que empezar por enumerar las desventajas y las ventajas, sabiendo que uno de los inconvenientes es el minimizado tejido empresarial español. Aquí podemos elaborar muchas tesis reformistas y económicas, pero mirando continuamente con un ojo los polígonos industriales y los negocios existentes, para llegar al convencimiento de que la inmensa mayoría de las empresas son pymes.

De menos de siete trabajadores. Por lo tanto hay que pensar que, en la medida de lo posible, estas empresas deberían adquirir mayor tamaño, unificándose entre ellas las que puedan y quieran hacerlo, eso si, sin que peligre el puesto de trabajo de nadie; para disponer de mayores posibilidades económicas, de inversión, formación, desarrollo. Si se están uniendo algunas cajas de ahorros para ser mas solventes, también se debería hacer en este segmento de empresas y en otros. Parece pues, necesario, que se haga una reforma general en todo el país que tenga como objeto unificar entre si, pequeñas empresas, para fortalecerlas y fomentar su viabilidad.

Según el Ministerio de Industria, en España existían más de 3,4 millones de pymes en mayo de 2009, lo que representaba el 99,86 por ciento de las empresas existentes en nuestro país. El porcentaje de pymes en relación al total de empresas es mayor en España que la media de la Unión Europea, ocupando un porcentaje superior del total de trabajadores. Un Plan de Agrupación de Pymes (PAP), que tuviera como objetivo que el 10% incrementara su tamaño, significaría que en torno a 350.000 sociedades aumentarían  su solidez y competitividad, repercutiendo en mayor estabilidad laboral tanto como en la mejora de los beneficios. Si sería conveniente que hubiese líneas de crédito especiales para abordar las operaciones, e incluso aportación de ayudas publicas.

Con tantas pymes y tan pocas empresas medianas y grandes, es casi imposible que España alcance los niveles necesarios de productividad, para abrir mayor brecha en los mercados internacionales, compitiendo en producto, calidad y precio. La competitividad no se consigue solo con superior formación como se llega a decir. La buena preparación de las personas, debe ir acompañada de empresas sólidas, riesgo empresarial, inversiones, investigación, relaciones de confianza con los trabajadores, trabajo en equipo, sistemas laborales de participación compensada, gerencias horizontales y, ante todo, colaboración y empeño de grupo en salir adelante, superando los retos cuanto más unidos mejor. Si cuando una empresa seria esta en  dificultades, las personas que la componen deben colaborar para ayudarla a levantarse; lo mismo tendría que suceder en el fin de ampliar la estructura de las pymes, en aras de la capacidad y eficacia que ahora es menester.

Ir hacia una unificación de pymes, es más necesaria aun, si consideramos que en Aragón la mediana empresa ha tenido una tremenda caída en los últimos treinta y tres años. ¿Cuántas empresas quedan de más de 200 personas? Pocas y cada día menos. Si se piensa en todas las que se han cerrado, invade la tristeza. Principalmente, el sector de automoción ha logrado paliar algo esa perdida con nuevos centros, pero con eso no es suficiente pensando en la necesidad de la diversificación industrial. La Comunidad necesita tener con urgencia un mayor entramado de medianas empresas; como una medida más, para robustecer su economía y hacer frente al futuro incierto que se aprecia. En la última década, la trayectoria del ladrillo ha tapado esta carencia, pero ahora, al caer este, se descubre la perdida en toda su intensidad. Uniendo pymes no se logrará totalmente suplir las sociedades medias perdidas, sin embargo se irá en la dirección correcta. Lo ideal es que se implanten empresas nuevas del tamaño que se demanda, por lo que también se ha de seguir peleando en ese sentido, al ser la pieza capital.  

Lo anterior, nos lleva directamente a la tremenda pregunta, ¿Cuántas empresas medianas y grandes quedan con capital español en Aragón? Pocas, ¿verdad? Cuidado con esta desventaja local. ¿Y, que ocurre con la industria, que para salir de la crisis nadie la menciona? La industria no tiene quien la represente. Hace falta sentimiento industrial y llegar a la conclusión, de que es el único sector con capacidad motora para, junto a los demás, levantar el país. La industria es una ventaja segura siempre. ¿Dónde están los ministros que menos valoraban la industria, diciendo que, había que apostar por el sector servicios, dado que en España iba a ser el fundamental. Sin menospreciar a este, ¿el sector servicios nos esta sacando ahora de la crisis? Ni este sector, ni el primario pueden ser la solución esencial, dado el débil estado de la agricultura. Solo queda el sector secundario, la industria, dispuesta siempre a recibir inversiones y capacitación, para cruzar los Pirineos y llegar a las zonas más remotas... si se impulsa con interés, acierto y determinación. Hay que dar una patada industrial a la crisis, demostrando al mundo, la capacidad española de superación. 

25.11.2010                  Fernando Bolea Rubio,   Sindicalista    

  • José Ramón Villanueva Herrero

    En los momentos actuales, ante la irrupción en el panorama político de peligrosos populismos derechistas de corte autoritario, cuando no abiertamente fascistas que apelan a las pasiones y a la visceralidad en sus mensajes políticos, resulta más necesario que nunca que los sectores progresistas reafirmen su defensa de los valores de la memoria democrática que, a fecha de hoy, sigue siendo una de

  • José Ramón Villanueva Herrero

    El 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer, se ha convertido en una profunda reivindicación y defensa de los derechos de la mujer en sentido amplio, a la importancia de la misma en la sociedad actual y, en consecuencia, en la lucha contra e

  • José Ramón Villanueva Herrero

    En pleno fragor pre-electoral, en estos días en que se recuerda el 80º aniversario de la triste muerte en el exilio de Antonio Machado, nos viene a la memoria aquellos versos del poeta cuando en su célebre «Retrato»

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Durante la última década la Unión Europea (UE) ha sido golpeada por una creciente marea de un euroescepticismo cuyas olas, bien fueran debidas a las consecuencias de la crisis económica global o bien a los efectos de las políticas migratorias, h

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Resulta evidente que la crisis global iniciada en 2008 ha socavado los cimientos de nuestro modelo de Estado del Bienestar y esta devastación ha tenido un soporte ideológico, el neoliberalismo, que ha dado muestras de una codicia desmedida, abanderando así un agresivo fundamentalismo antisocial. Este fenómeno ha sido analizado por Naomi Klein en su libro Doctrina del shock, obra en la que condena de forma contundente los abusos de lo que llama “capitalismo del desastre”...

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Con profunda tristeza he sentido el fallecimiento el pasado 28 de diciembre del escritor israelí Amós Oz, al que siempre he admirado no sólo por su calidad literaria sino también por su firme compromiso ético y polí

  • José Ramón Villanueva Herrero

    La XXI Conferencia sobre Cambio Climático celebrada en París en 2016 fue decisiva para afrontar el gravísimo problema del calentamiento global que afecta a nuestro planeta. Allí se ratificó el conocido como Acuerdo de París en el cual se fijaron una serie de medidas para lograr la reducción de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y, de este modo, como se señalaba en su artículo 2º, “reforzar la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático en el contexto del desarrollo sostenible y de los esfuerzos por erradicar la pobreza”. Este Acuerdo, del cual se ha desentendido con la irresponsabilidad que lo caracteriza el presidente norteamericano Donald Trump, pretende limitar el aumento de la temperatura media global del planeta por debajo de los 2º C con respeto a los niveles pre-industriales y hacer esfuerzos para limitar dicho aumento a 1,5º C, así como el de lograr emisiones netas de carbono cero en la segunda mitad de este siglo para así conseguir un equilibrio entre las emisiones y la absorción de las mismas, en lo que se conoce como “Neutralidad en carbono” o “nueva economía hipocarbónica”, objetivo éste que ya contemplan las legislaciones de Francia, Islandia, Nueva Zelanda o Suecia.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Europa salió de los tiempos de tinieblas del Medievo gracias al Humanismo del Renacimiento. Fue entonces cuando, recuperando los valores de la cultura clásica, este movimiento filosófico, intelectual y cultural, reemplazó la visión teocéntrica imperante por el antropocentrismo, esto es, por dar valor y significado al ser humano como medida de todas las cosas, a la vez que impulsaba una moralidad altruista y un anhelo de construir un mundo más justo para el conjunto de la humanidad: ahí están, por ejemplo, las ideas de pensadores como Tomás Moro y su célebre Utopía, obra en la cual plasma el sueño de una sociedad ideal, justa y solidaria.