El centro... ¿qué es?

Imagen de fbolear
Fernando Bolea Rubio

Ideológicamente los votantes parecen confusos. Se apuesta por un partido concreto y de repente por otro de ideas contrarias, sin quizá saber bien quién era uno y es el otro. Pero, ¿cuál es el motivo? Aparte de la incoherencia que se manifiesta, da la sensación de que participar asiduamente en ciertas tertulias de TV; influye más en los electores, que las ideologías y el pensamiento real de los políticos utilizados que en ellas intervienen. ¿Serán las televisiones privadas las que ganen las elecciones? Algunas cadenas se lo proponen y hasta cambian de rocín en función de las encuestas. Con omisión del PP, sus preferencias pasan de Podemos (PO) a Ciudadanos (C´s); si bien nunca al PSOE, al ser para ellas el enemigo a batir por intereses desconocidos y tal vez impuros que algún día se conocerán. Todo lo cual es preocupante, ya que además de potenciar a partidos y candidatos desconocidos en la responsabilidad política; puede suponer un enorme desengaño, para sus votantes de buena fe.

Últimamente, el que acarrea mas trofeos es C´s con el relato de decir que son de centro. Sin embargo, el centro ¿qué es? Porque en mi opinión no es nada. Una simple estupidez de la política. Se ha dicho que el perfil del centrista es gente políticamente apática, de posición moderada, menos comprometida. Es también el punto de confort, de no mojarse. Hay de todo, votantes mucho más indecisos y volátiles, los que se suman al caballo ganador. Es una retórica. Es una apelación al voto útil. Ante ello yo digo, menos centro político y más realidad ideológica y social. Dado que se ha de saber, que el centro como tal nunca gana. Si lo hace por añadidura, como complemento, una vez que los partidos de izquierda y derecha han asegurado los votos de sus afines políticos e ideológicos, a los que tienen que dedicar la máxima atención. Por lo tanto, tienen sentido y son reales las formaciones de centroizquierda y de centroderecha, no así el centro como único valor.

E incluso, ningún partido es puramente de centro. Esa figura electoral no existe. Los partidos que se dicen de centro han sido y son en realidad de derechas, disfrazados con esa falaz careta. En España existió la Unión de Centro Democratico (UCD), con el mensaje del centro-centro que le sirvió para ganar las primeras elecciones democráticas hasta el año 1982, en las que se disolvió como un azucarillo, pasando la mayoría de sus miembros a partidos de derechas, con algún caso excepcional a los de izquierda.  Pero la UCD era en realidad un partido de derechas y como tal el movimiento sindical lo consideró siempre. Así, engañaron a algunas personas durante un tiempo, pero a todas no.

UPyD con la exsocialista y hoy definida a sí misma como socioliberal, Rosa Díez; igualmente se decían de centro y ahora son, un partido en descomposición que hasta han desaparecido de las encuestas. Estos pueden ser buenos ejemplos, de lo que con Ciudadanos puede ocurrir. Sería una simple flor de un día, que por si misma se marchitaría cuando los electores comprobarán sus primeras gestiones de gobierno. En el resto de la Unión Europea, el centro no gobierna. Lo hacen la derecha liberal o la izquierda socialdemócrata, como consecuencia de muchos años de experiencia política y democrática. El candidato socialista, Pedro Sánchez, ha declarado estos días que el PSOE ganará a “las dos derechas, a la de Rajoy (PP) y a la de Albert Rivera (Ciudadanos)”.

Asimismo, en las diferencias filosóficas entre conservadores y progresistas, el centro no juega ningún papel. Los conservadores se oponen a los cambios. Los progresistas aman el progreso y la evolución. Mas los centristas ¿qué hacen? Escuchar la lluvia cuando llueve y ponerse a la sombra cuando calienta el sol. En definitiva, nada. Ven pasar el mundo sin intervenir en él. Los progresistas persiguen el “progreso indefinido” en lo social, económico, político e institucional en lo que al Estado se refiere. En ese sentido es totalmente opuesto al conservadurismo, sin dejar ningún espacio para que el centrismo se pueda asentar en él. De tal manera, que los votantes de centro no son ni siquiera progresistas, que es un calificativo hermoso que engrandece a las personas que lo son. Sin ser de izquierdas ni progresista, para que se vive en este injusto mundo de lamentaciones, del paro, inestabilidad laboral, bajos salarios, con derechos y libertades arrebatados, de la pobreza extrema; si por estas injusticias, no se sabe ni quiere luchar.

Con Ciudadanos yo tengo la duda, de que no se bien si son de derecha o de ultraderecha. Por el hecho, de que en las Elecciones Europeas de 2009, se presentó la coalición electoral Libertas-Ciudadanos de España, de la que formó parte el líder de C´s, Albert Rivera. Se le acusó de haberse presentado con un partido xenófobo y eurófobo. El cabeza de lista de España fue el expresidente de la ONCE y de Telecinco, Miguel Duran, habitual participante en tertulias de TV como El gato al Agua e Intereconomía de dudosa objetividad. La lista fue un fracaso, al lograr únicamente 22.903 votos, un 0,15%, y ningún eurodiputado. En todo caso, aquello le valió a Rivera duras criticas por aliarse con partidos ultraderechistas europeos. Estas cosas no se olvidan, ni se deben olvidar.

 En las elecciones catalanas de 2006, Albert Rivera apareció sin ropa en el cartel electoral. ¡Tan joven... y tan ligero de cabeza! ¿Verdad?

 

         30.10.2015                                                                                      Fernando Bolea Rubio

                                                                                                                  Sindicalista

Añadir nuevo comentario

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Páginas