EL ESPÍRITU DEL 15-M ME ATRAPÓ...

Imagen de eanadons
Elena Anadón Santafé

 

Y ya no puedo ver las cosas como antes. Durante años los que salíamos a manifestarnos teníamos más de 40 tacos y muchas canas. De repente, los jóvenes salieron a la calle y todos rejuvenecimos. Este espíritu es evocado en momentos de profunda indignación, por ejemplo en 2004 por el tratamiento a los atentados de los trenes “¿Quién ha sido?”, pero ahora ha venido a quedarse.

El espíritu del 15-M viene a transformar todo lo consolidado, desde cómo elegir a los gobernantes hasta cómo afrontar la deuda o el déficit. Tras el 15 de mayo de 2011, el espíritu se filtró en los barrios y las plazas y disolvió poco a poco la resignación “Sí, se puede”. Provocó Mareas que inundaron la tierra hasta entonces seca. Se filtró en un partido político que no es un partido político sino una metodología. Se está filtrando en coaliciones de ciudadanos que nadie sabemos lo que son, pero en las que sí sabemos cuál es el objetivo y la “prioridad 1”: las personas. Nos conecta también con todas las heridas del planeta.

El espíritu no pide sangre pero no confía en nadie y exige tributos muy altos: transparencia absoluta en la gestión de los gobernantes y capacidad de revocación de los mismos, consulta permanente a la ciudadanía, tolerancia cero ante la corrupción... y más cosas.

Los atrapados a veces tenemos dudas ¿será éste el camino? pero se nos disipan cuando vemos los índices de pobreza, de exclusión social, la tasa de paro, la evolución de la contratación, los comedores sociales, la mendicidad en cada esquina, las mafias. Las dudas se nos disipan cuando vemos (o vislumbramos) la corona al desnudo, la desfachatez o la prepotencia de muchos políticos, los vericuetos de la justicia, las cuentas en los paraísos fiscales. Sí, será difícil hacerlo peor, muy difícil.

Cuando el espíritu te atrapa comprendes que el enemigo no es una persona, ni una organización; no es Draghi, ni Putin, ni Obama, ni un decreto de Gallardón, ni siquiera un perverso Tratado de Libre Comercio. Los verdaderos enemigos son los dragones que viven dentro de nosotros: la pasividad, la ignorancia, el sectarismo y el miedo, pero el espíritu es muy activo, es muy sabio, es universal y no tiene miedo. Es muy etéreo y sutil, como todos los espíritus, pero es muy poderoso. De hecho, con un soplo, puede derribar castillos inexpugnables.

El espíritu del 15-M no descansará en paz mientras haya trabajadores sin trabajo, familias sin casa o niños sin merienda.

 

 

 

 

Elena Anadón Santafé

 

  • Fernando Bolea Rubio

    A veces los deseos se vuelven espadas contra sí, sino se saben contener. Es cierto también, que para conseguir los sueños se elaboran estrategias que, en algunos casos salen mal, aunque inicialmente parezcan relevantes. Como la que el histórico socialista, Alfonso Guerra, menciona en su articulo: “Conversaciones de interiores” publicado en la revista Tiempo (20-26 de febrero). En él asegura que según personajes importantes del Partido Popular (PP); la estrategia del asesor, Pedro Arriola, para mantener la primacía electoral del partido pasaba por provocar la división de la izquierda. Apoyando la transformación en grupo político de las asambleas de protesta del 15-M, es decir, ayudando a Podemos.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Los atentados cometidos por terroristas islamistas en París o Copenhague han puesto de manifiesto el riesgo que, para nuestras libertades y modelo de convivencia, supone la creciente amenaza del fundamentalismo yihadista, de los defensores de la “guerra santa”, la versión más radical, violenta y cruel del Islam. Ante esta situación, si durante el s. XX la amenaza para la libertad y la democracia procedió del fascismo, en este nuevo siglo, el peligro que se vislumbra cada vez con mayor nitidez es lo que el historiador Antonio Elorza ha denominado”yihad global”. Es por ello que los más exaltados partidarios del radicalismo islámista pretenden lanzarse al asalto de Europa, empezando por la recuperación de Al Andalus. La escritora judía británica Bat Ye’Or, advertía recientemente del riesgo de un fatal destino islámico para Occidente, convertido, según ella, en “Eurabia”. Pero, pese a estos funestos vaticinios, pese que el Estado Islámico (EI) ha amenazado a Occidente con que “esclavizaremos a vuestras mujeres, conquistaremos vuestra Roma y destruiremos vuestras cruces”, esto no deja de ser un delirio fanático, a pesar del riesgo latente de sufrir atentados sangrientos y dolorosos, como nos recuerda la memoria trágica del 11-M de 2004.

  • Fernando Bolea Rubio

    Cuando leemos un buen libro disfrutamos de él, sin pensar en la cantidad de páginas que el autor habrá desechado y vuelto a escribir, hasta finalizar su obra. Lo bien hecho requiere determinación e interés en cambiar lo malo por bueno, para ofrecer lo mejor. En política ocurre lo mismo. Y, si se trata del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), el empeño ha de ser máximo, por la honra que supone salvaguardar la ideología socialdemócrata y al Partido Socialista que la representa. Ese tesoro ideológico y político que los mayores con su sabiduría y esfuerzo nos han dejado, para ser soporte y punta de lanza social de las generaciones de hoy y de siempre. En mi opinión, esta es la máxima responsabilidad que el secretario general Pedro Sánchez tiene: Poner al mejor PSOE a punto, para ofrecerlo a los ciudadanos y ganar las próximas elecciones. Lo que requiere recibir el apoyo sin zarandajas de los afiliados y simpatizantes, siempre que las acciones a realizar sean bienintencionadas, reales y necesarias.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Resulta frecuente en estas últimas fechas escuchar diversas declaraciones del Gobierno tendentes a transmitir el mensaje de que España está saliendo de la recesión, que está superando la crisis económica. A esta ofensiva de optimismo gubernamental tendente a paliar el enorme desgaste sufrido por el Gobierno del PP como consecuencia de la dura política de ajustes y recortes que ha aplicado, se están dedicando con fervoroso entusiasmo tanto Rajoy como algunos de sus ministros, especialmente De Guindos, Montoro o Fátima Báñez, pues no es casualidad que entramos en un año electoral complejo e incierto y hay que convencer a fieles y ajenos del supuesto horizonte de “bonanza” económica lograda gracias, dicen, a las “reformas” aplicadas por la derecha gobernante.

  • Fernando Bolea Rubio

    Cuando algo se derrumba hay que saber por qué. Cuando la política cambia de rumbo peligrosamente, hay que enumerar los errores cometidos reparándolos sin nuevos riesgos de fisura. Ahora el edificio de la socialdemocracia se tambalea, la izquierda se debilita, surgen partidos políticos desconocidos. La ciudadanía esta inquieta. Los viejos luchadores democráticos e idealistas de izquierdas, hablan críticamente de lo que sucede para evitar traspiés, pérdidas de tiempo, desengaños; pero no se les escucha lo suficiente. Ya que no deja ver lo que puede ocurrir, la venda de la indignación, de la perdida de confianza en el Partido Socialista durante cuatro años (desde la caída real de Zapatero en mayo de 2010, hasta la elección de Pedro Sánchez en julio de 2014), la ligereza ideológica en la izquierda.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    La muerte del rey Abdalá bin Abdul-Aziz al Saud ocurrida el pasado 22 de enero ha producido olas de adulación hacia el monarca fallecido, entre ellas, la de Felipe VI, el cual se trasladó a Riad a presentar sus condolencias “en su nombre y en el del Gobierno y el pueblo español” para así expresar “el más sincero sentimiento de pesar por la tristísimo noticia”. Pero las palabras huecas y los elogios hacia su figura no pueden ocultar la dura realidad: el rey Abdalá representaba un régimen tiránico cuya existencia debería indignar al mundo civilizado. Pero el pragmatismo político y los intereses económicos consiguen el prodigio de convertir a reyes déspotas en buenos amigos de Occidente, a gobernantes criminales en políticos clarividentes...y este es el caso del monarca fallecido. Recordemos algunos datos.

  • Fernando Bolea Rubio

    A los hijos se les quiere mucho y a los padres también. Y a los hermanos, primos, a la familia en general. Así diré, que el PSOE es una familia ideológica. Con sus amores puros y sus desavenencias. Pero no una familia más. Ella es el socialismo español, o si se prefiere la socialdemocracia europea, la mayor organización de izquierdas existente. La que ha levantado los Estados del bienestar, para las clases trabajadora y media baja. El socialismo y la socialdemocracia de siempre, en la que han confiado millones de personas para conseguir una emancipación que las alejara de la miseria y hasta del hambre. Con sus ansias de libertad y de derechos, debido a la opresión que sufrían. Eliminando la explotación juvenil y en el trabajo. Buscando la igualdad de oportunidades, el reparto de la riqueza, la protección el Estado, las ganas de vivir.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    En estos días, los medios de comunicación nos han acercado a la angustiosa situación de los enfermos afectados por la hepatitis C (VHC) y, a la vez, ha quedado patente la insensibilidad marmórea de nuestro Gobierno ante este drama, ante su falta de una rápida y adecuada respuesta en defensa de la salud, y con ello, de la vida, de este colectivo de ciudadanos. Este Gobierno, que no dudó en aportar cantidades ingentes de dinero público para salvar los fiascos de la banca privada, de las autopistas privadas deficitarias, de insuflar fondos a las compañías eléctricas, resulta que ahora es incapaz de movilizar los recursos presupuestarios necesarios para paliar este drama. Y es que entre todos los recortes que nos ha impuesto la derecha gobernante del PP, el recorte sanitario resulta especialmente inaceptable, porque tiene consecuencias dramáticas cual es la muerte de las personas afectadas por esta enfermedad.