EL ESPÍRITU DEL 15-M ME ATRAPÓ...

Imagen de eanadons
Elena Anadón Santafé

 

Y ya no puedo ver las cosas como antes. Durante años los que salíamos a manifestarnos teníamos más de 40 tacos y muchas canas. De repente, los jóvenes salieron a la calle y todos rejuvenecimos. Este espíritu es evocado en momentos de profunda indignación, por ejemplo en 2004 por el tratamiento a los atentados de los trenes “¿Quién ha sido?”, pero ahora ha venido a quedarse.

El espíritu del 15-M viene a transformar todo lo consolidado, desde cómo elegir a los gobernantes hasta cómo afrontar la deuda o el déficit. Tras el 15 de mayo de 2011, el espíritu se filtró en los barrios y las plazas y disolvió poco a poco la resignación “Sí, se puede”. Provocó Mareas que inundaron la tierra hasta entonces seca. Se filtró en un partido político que no es un partido político sino una metodología. Se está filtrando en coaliciones de ciudadanos que nadie sabemos lo que son, pero en las que sí sabemos cuál es el objetivo y la “prioridad 1”: las personas. Nos conecta también con todas las heridas del planeta.

El espíritu no pide sangre pero no confía en nadie y exige tributos muy altos: transparencia absoluta en la gestión de los gobernantes y capacidad de revocación de los mismos, consulta permanente a la ciudadanía, tolerancia cero ante la corrupción... y más cosas.

Los atrapados a veces tenemos dudas ¿será éste el camino? pero se nos disipan cuando vemos los índices de pobreza, de exclusión social, la tasa de paro, la evolución de la contratación, los comedores sociales, la mendicidad en cada esquina, las mafias. Las dudas se nos disipan cuando vemos (o vislumbramos) la corona al desnudo, la desfachatez o la prepotencia de muchos políticos, los vericuetos de la justicia, las cuentas en los paraísos fiscales. Sí, será difícil hacerlo peor, muy difícil.

Cuando el espíritu te atrapa comprendes que el enemigo no es una persona, ni una organización; no es Draghi, ni Putin, ni Obama, ni un decreto de Gallardón, ni siquiera un perverso Tratado de Libre Comercio. Los verdaderos enemigos son los dragones que viven dentro de nosotros: la pasividad, la ignorancia, el sectarismo y el miedo, pero el espíritu es muy activo, es muy sabio, es universal y no tiene miedo. Es muy etéreo y sutil, como todos los espíritus, pero es muy poderoso. De hecho, con un soplo, puede derribar castillos inexpugnables.

El espíritu del 15-M no descansará en paz mientras haya trabajadores sin trabajo, familias sin casa o niños sin merienda.

 

 

 

 

Elena Anadón Santafé

 

  • José Ramón Villanueva Herrero

    En estos días, los medios de comunicación nos han acercado a la angustiosa situación de los enfermos afectados por la hepatitis C (VHC) y, a la vez, ha quedado patente la insensibilidad marmórea de nuestro Gobierno ante este drama, ante su falta de una rápida y adecuada respuesta en defensa de la salud, y con ello, de la vida, de este colectivo de ciudadanos. Este Gobierno, que no dudó en aportar cantidades ingentes de dinero público para salvar los fiascos de la banca privada, de las autopistas privadas deficitarias, de insuflar fondos a las compañías eléctricas, resulta que ahora es incapaz de movilizar los recursos presupuestarios necesarios para paliar este drama. Y es que entre todos los recortes que nos ha impuesto la derecha gobernante del PP, el recorte sanitario resulta especialmente inaceptable, porque tiene consecuencias dramáticas cual es la muerte de las personas afectadas por esta enfermedad.

  • Fernando Bolea Rubio

    En Grecia debido a las elecciones anticipadas del 25 de enero y por sus posibilidades de ganar, suenan los tambores del partido de izquierda radical Syriza, llegando su eco hasta aquí, a través del español Podemos. Ahora se hace política ruidosa, de mucho ruido. Syriza y Podemos son ruido con más ruido. Cuando a la hora de la verdad, estos partidos no serán en la Unión Europea ni ruido o el ruido de dos cascabeles solitarios sin efectividad. ¿A quien quieren engañar? Hacen ver que son potentes fuerzas políticas, capaces de dar la vuelta a la política y a la economía europea; aunque en realidad no serán casi nada, en ese Parlamento Europeo tan amplio. Acaso ser pulgas en el trasero del capital. Porque además, la izquierda socialdemócrata es la única, que puede llegar a tener capacidad y poder para cambiar Europa, e internamente a cada uno de sus países. Sin su abrigo, los ruidosos pasarán frío.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Cuando el pasado 17 de diciembre Barack Obama y Raúl Castro decidían normalizar las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, todos éramos conscientes que ello suponía un hito histórico que ponía fin a una situación anacrónica, al último vestigio de la Guerra Fría en América Latina.

  • Fernando Bolea Rubio

    El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en su carrera hacia la presidencia del Gobierno español, tendrá que sortear grandes piedras en el camino. Pero hay piedras y piedras. La piedra PP, la piedra Podemos, la piedra IU son todas ellas previsibles, si bien difíciles de esquivar. Aun así, las dificultades no se le acaban allí. Ahora tiene una tremenda piedra en punta más sensible de librar, puesta internamente por la Presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz; al postularse también, casi con total claridad, para ser asimismo candidata socialista en las Elecciones Generales de 2015. En una operación que a mi no me gusta nada, al considerarla más debida a la ambición e interés personal de la aspirante, que por necesidad electoral del partido.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    En estos últimos años, diversas investigaciones han rescatado la meritoria labor llevada a cabo por algunos diplomáticos españoles a favor de la población judía durante la Shoáh, el Holocausto nazi, entre ellos, los aragoneses Ángel Sanz Briz y Sebastián de Romero Radigales. Pero, mientras que es bien conocida la actuación del zaragozano Sanz Briz a favor de los judíos húngaros en Budapest, no lo es tanto la de Romero Radigales, natural de la localidad oscense de Graus y que tuvo también un importante papel humanitario a favor de los judíos sefardíes en Grecia durante la II Guerra Mundial, tema éste estudiado por la historiadora Matilde Morcillo.

  • Fernando Bolea Rubio

    La política no es un juego de niños, ni de economistas teóricos sin más. Hay que entrar en el campo de juego, jugando por la banda izquierda y el centro, como sabe hacer el PSOE; resultando un juego de centroizquierda, que para la izquierda será el único ganador. Sin embargo, el acercamiento puntual al centro, para los socialistas no ha de suponer pisar la zona impropia del neoliberalismo; como el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero hizo, con el apoyo del PP, al modificar el articulo 135 de la Constitución, sin tan siquiera un referéndum.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Frente a los repetidos empeños en reducir los salarios de los trabajadores con la coartada de así lograr una mayor competitividad económica, y cuando el documento Reflexiones sobre el mercado de trabajo: continuar la reforma elaborado por la FAES y dirigido por Miguel Marín apunta la peligrosa idea de suprimir el salario mínimo interprofesional y el seguro de desempleo, hay que reivindicar otras alternativas que resulten más justas socialmente y más audaces desde una perspectiva fiscal.

  • Fernando Bolea Rubio

    Ahora que parece que todo se quiere echar abajo, con cuatro frases sin más; procede recordar como ha sido la evolución ideológica y política en el país, con sus defectos y aciertos, para evitar lo malo que puede llegar y promover lo mejor. Así diré, que la política bien entendida es aquella que se fundamenta en el buen conocimiento de la misma; para en ella tener capacidad personal, de saber separar los espejismos de lo conveniente. Sin que modelos o propuestas interesadas ajenas, nos lleguen a confundir. La política es cultura y la política también se aprende. En esa educación, la juventud se tiene que esforzar, dado que el voto de la rabia, crispación, incultura, desesperación, los conducirá seguro a empeorar su estado en vez de mejorarlo. Hasta los votos llevados por la ilusión hay que meditarlos.