EL SOCIALISMO SE VIVE EN EL TAJO

Imagen de fbolear
Fernando Bolea Rubio

 

 

 

Los mayores debates políticos y sindicales, se dan entre los compañeros y compañeras en los puestos de trabajo. Ni redes sociales, ni plazas con 300, porque antes de escuchar, escribir o hablar en esos sitios, en las que yo llamo “tribunas laborales de tajo”, se ha oído y dicho por adelantado lo sustancial. Eso supone, que millones de personas mantienen entre ellas un debate propio y directo que, en la política se desconoce. Pero no así los sindicalistas, al trabajar y vivir junto a los asalariados sus inquietudes y demandas.

Además de la gran labor divulgativa de la radio, hay grandes fabricas, como GM España, que a las 5,15 de la mañana ya hay vendedores de periódicos en las puertas de entrada. Por lo que desde el primer momento de la jornada, los trabajadores más inquietos están bien informados y en disposición de comentar la actualidad, al mismo nivel que los más aguerridos tertulianos y tertulianas. Ahora con los smartphones y tablets, se pueden leer y analizar las noticias hasta en los autobuses de desplazamiento. Cuando yo llegaba a la fabrica a las 8 de la mañana, me encantaba oír a compañeros del turno de las 6, que me hacían importantísimos razonamientos políticos y sindicales sobre la actualidad del día. En las empresas medianas y pymes generalmente ocurre lo mismo.

Cabe decir en apoyo de esta tesis que, durante la dictadura no existía libertad de prensa, los medios estaban manipulados al servicio del régimen (aunque los periodistas pronto jugaron un importante papel), con TV española que era una cueva de ocultación. Sin embargo, de pronto el franquismo se encontró con el pueblo español ocupando las calles para pedir democracia y libertad. ¿Cómo se logro ese fantástico prodigio? Evidentemente, la parte más importante fue debida al movimiento obrero, que hablaba en los tajos y se supo organizar en las empresas. La clarificación de ideas en las cadenas de montaje, en los talleres de mantenimiento y de todo tipo, en las cafeteras, en las áreas de descanso, en cualquier actividad y momento de la jornada es primordial. Esta es la fuerza de los trabajadores de siempre.

Digo lo anterior, porque es principalmente a los “debates de tajo”, donde el secretario general socialista, Pedro Sánchez, tendría que llegar con cierta prioridad, llevando a ellos el socialismo del nuevo Partido Socialista Obrero Español. Los trabajadores y el movimiento sindical lo agradecerían y al partido le iría bien. En mi opinión, el socialismo más real se vive en el trabajo.

En las tribunas laborales de tajo, los sindicalistas socialistas estuvimos defendiendo y aupando a Felipe González hasta el año 1982, cuando alcanzo la presidencia del Gobierno y durante el primer año de su mandato. Mas pronto llego el punto de inflexión y el final del apoyo, por la reforma laboral de 1984 en la que se impulso la contratación temporal. Aunque erróneamente la apoyo la secretario confederal de acción sindical de UGT, no yo; su gran fallo fue, que no se tuvieron en cuenta las opiniones de tajo. Dado que las mismas, rechazaban totalmente la ampliación de la eventualidad, porque no iba a mejorar la tasa de paro (de 20,6% en ese año) como así ocurrió, e introducía los contratos basura, los cuales han sido y siguen siendo el cáncer laboral del sistema laboral español.

Para el profesor del IESE, Sandalio Gómez: “Esa reforma consiguió elevar la contratación temporal en España, pero no consiguió reducir la elevada tasa de paro. A partir de entonces el crecimiento de la temporalidad resulta evidente. En 1985 los contratos indefinidos fueron el 8,76% y los temporales el 91,24%”. Todos los Gobiernos posteriores, le dieron más patadas a la pelota de la temporalidad.

En la fabrica, aparte de por estar tajantemente en contra, nos dimos cuenta enseguida que si hubiéramos seguido defendiendo al Gobierno, se hubiera puesto en peligro la continuidad de la propia UGT. Por lo que los mensajes en las cafeteras y en las asambleas, cambiaron de orientación pasando de la alabanza a la critica; acabando todo aquello, en la huelga general de 14 de diciembre de 1988 (14-D), la cual ha sido la mayor de todas las realizadas hasta hoy.

Este episodio sobre Felipe, lo tendría que tener muy en cuenta Pedro Sánchez, para que aquella lamentable situación no se llegue a repetir. El Gobierno tiene la responsabilidad de gobernar no solo para los trabajadores, también atendiendo demandas empresariales y de toda la sociedad; en consecuencia, las relaciones con los sindicatos en ocasiones se vuelven tensas, aunque de ninguna manera han de ser de ruptura. El partido socialista sin UGT-CCOO y las opiniones laborales en general favorables, fracasará siempre. La experiencia lo señala así.

El nuevo PSOE de Pedro, goza ahora de expectativas favorables en el mundo del trabajo y sindical. Ahora bien, la confianza necesita ser correspondida. Por eso, en su cartera debería llevar para atajarla a la necesidad real, la vieja ola de la eventualidad desbordante, para evitar los sangrantes abusos laborales que origina. Llega a ocurrir lo siguiente: Un joven, ingeniero, con ingles fluido, trabaja en una empresa de ingeniería con un contrato de 12 horas al mes, cuando hay veces que en un solo día ya las hace, además de efectuar como mínimo cuatro horas por jornada durante toda la mensualidad. En total trabaja sobre 100 horas mensuales, todo ello por 300 euros al mes, a 3 euros la hora. La cotización de 12 horas, me imagino que la tendrá sin fecha concreta, para que el empleador falsee la legalidad en caso de accidente. ¡Pura vergüenza!

Esta siendo una realidad, hacer firmar mínimos contratos en fraude de ley, obligando en los parciales y eventuales, a realizar al día muchas mas horas de las fijadas en ellos, sin cobrar ni tener cotización de ese tiempo extra ilegal. En 2008, la juventud y los salarios más bajos, aspiraban a ser como mínimo “mileuristas” (UGT Aragón realizo una campaña en ese sentido). Pero se ha ido para atrás vergonzosamente, porque lo que actualmente se va imponiendo son los “seiscientoseuristas”, con flecos que llegan a los “trescientoseuristas”, como es en el caso denunciado.

Ante lo cual y hasta que el PSOE gobierne o haga algo: ¿Las patronales no tienen nada que decir, delatando a los sujetos sin escrúpulos que realizan estos contratos? ¿Y los inspectores de trabajo que hacen? ¿Los sindicatos están presionando lo suficiente para evitarlo? ¿Los propios afectados se revelan ante esas sangrantes injusticias? Me temo, que todos hacen menos de lo que deberían. Estando tan extendido el mal, que solo con decisiones políticas firmes, esta tamaña injusticia se enmendará. El que exista más de un 10% de eventualidad, no es de un país ni de unas empresas competentes y socialmente responsables. Según la EPA del segundo trimestre del año, en España la tasa de temporalidad es del 23,93%. Antes de la crisis llego ha a ser del 33,3%, cuando en el conjunto de la Unión Europea era del 14,5%. En el paro registrado de agosto, la contratación fija ha sido tan solo del 6,43%.

Ante este estado de cosas, los jóvenes eventuales que no se quejan por miedo a perder el puesto de trabajo, suelen decir que más valen 300 euros que nada. Para ellos, el sistema laboral español es de una autentica explotación y como una cárcel. Por consiguiente, la política socialista y el sindicalismo han de realizar acciones urgentes, tanto individual como colectivamente, para romper esas cadenas. Políticamente, desde el Parlamento y el Boletín Oficial del Estado. Sindicalmente, denunciando ante la Inspección de Trabajo cada abuso que se detecte, sin que tenga que hacerlo directamente el trabajador afectado que no se atreve. Llegando con los procedimientos a los Tribunales, la prensa, y hasta donde sea menester. Los sindicatos son órganos de defensa de los trabajadores y están para eso. Siempre al menos, que el trabajador se afilie al sindicato.

Una viñeta decía: “Vale, no me pague, acepto trabajar por la comida. No tan rápido, ¿cuánta comida?” Hay que ir como mínimo a nominas de cuatro cifras. ¡Que menos!

De todo esto y de mucho más, se habla en los tajos. De la desesperada situación de los parados y del drama que sufren si son mayores. Del futuro de las pensiones, cuando el Gobierno popular agote el Fondo de Reserva de las mismas. Del debilitamiento de la negociación colectiva y el arrinconamiento de los convenios. De donde trabajarán las hijas e hijos. De que la derecha quiere convertirnos en un país de albañiles sin trabajo y camareros explotados, porque su mentalidad no le da para más. ¿No saben que la industria existe?

A todo este aluvión de problemas, se tendrá que enfrentar Pedro Sánchez. ¿Su nuevo socialismo será capaz de solventarlos? Yo pienso que sí. Si bien en ese fin, la clase trabajadora tiene que apoyarlo. Y, el movimiento sindical estar vivo, empujar y volver a confiar en el PSOE. Porque si no es con él... todo será, una ocasión perdida.

 

 

      1. Fernando Bolea Rubio

 

Sindicalista

 

 

 

 

Añadir nuevo comentario

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Páginas