INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO EN ARAGÓN

Manuel Silva / Encarna Samitier

 

19/2/2004

 

Pilar de la Vega: Y a mi izquierda, hemos buscado una persona que hubiera estado involucrada en un momento determinado de estos últimos veinte años en el tema y una persona que representase a la opinión pública, es decir, lo que los medios de comunicación habían recogido de la evolución del tema a lo largo de estos años.

 

La persona de mi izquierda es Encarna Samitier, subdirectora del Heraldo de Aragón, la hemos elegido porque es una periodista que siempre ha tenido una especial sensibilidad en los temas de investigación, educación y desarrollo, los ha cuidado desde sus primeros años en el Heraldo porque siempre se ha dedicado a ellos, y luego desde su puesto de responsabilidad actual ha seguido manteniendo un interés y gran capacidad para entenderlos, con la dificultad que ellos tienen.

 

La prueba de esta dificultad es que hoy es el día que menos gente hay, porque todos los días hemos llenado esta sala, pero cómo ven es un tema difícil, duro, que hasta hace que tengamos menos público que cualquier otro día.

 

Además el Heraldo de Aragón, el medio que representa Encarna, ha tenido una especial sensibilidad en tratar estos temas desde hace ya bastantes años, desde una primera serie que hizo para explicar a los aragoneses lo que se investigaba en nuestra tierra a su cuaderno especial que hace los martes, “Tercer Milenio”, por todo esto es por lo que buscamos a Encarna Samitier para estar hoy aquí.

 

A mi derecha está Manolo Silva, que yo creo que todos las personas que estamos aquí lo conocemos sobradamente, él fundamentalmente esta aquí porque en un momento determinado de su trayectoria académica e investigadora en Aragón tuvo responsabilidades en el área de investigación de la Comunidad Autónoma y actualmente es Catedrático de la Escuela Superior de Ingenieros y Director de la Escuela.

 

Desde el primer momento estuvo en el CONAI, formado en la época de Santiago Marraco para desarrollar un proyecto de investigación en esta tierra, y más tarde fue su Director.

 

También asumió y todavía tiene esa responsabilidad, un tema que el CONAI desarrolló en cooperación con la CAI, que fue el proyecto CAI-CONAI sobre proyectos de ayuda para jóvenes investigadores que quisieran salir a Europa, proyecto que se creó en el momento en que España se integró en la Comunidad Económica Europea.

 

Ahora está en la Real Academia de Ingeniería, es un Ingeniero “ilustrado”, le interesa mucho la historia y acaba de publicar no hace mucho los dieciséis años del CAI-CONAI.

 

Por todo esto y por su responsabilidad en aquel momento, su capacidad crítica y su capacidad de análisis de estos veinte años, es por lo que nos pareció que era la persona indicada para poder estar aquí esta tarde.

 

Le voy a ceder la palabra primero a Encarna Samitier y después a Manolo Silva, y como todas las tardes espero que haya un debate animado porque nuestro deseo es publicar lo que aquí hablamos en una publicación que haremos a final del ciclo de “Pensando Aragón”, por eso grabamos todas las intervenciones.

 

 

 

Encarna Samitier: Muchas gracias a Pilar y a la Fundación Bernardo Aladrén por darme la oportunidad a mí personalmente y a mi medio, que como decía Pilar tiene el suplemento “Tercer Milenio” que ha cumplido diez años y que realiza una gran labor de divulgación, por participar en este ciclo, el cual me parece que tiene un enunciado precioso que es “Pensar Aragón”, yo creo que del pensamiento se puede pasar a la acción y que nos sigue haciendo mucha falta pensar Aragón.

 

Me encantó que me invitaran a este ciclo, pero me dio cierto respeto y hasta miedo el tema de la investigación porque aunque es verdad, como ha dicho Pilar de la Vega, que siempre me han interesado mucho estos temas de Universidad, enseñanza, investigación y desarrollo, es más discutible lo que ha dicho de la capacidad de entender.

 

Por eso yo vengo con modestia y humildad a compartir con ustedes lo que he podido vivir como periodista en ese acercamiento que mi ocupación como redactora encargada de Enseñanza y de Universidad me ha permitido vivir.

 

Yo tengo una anécdota que me gustaría contarles. Cuando era redactora de Universidad conocí a Manuel Silva porque se inauguraba el Centro Politécnico Superior y a mí, desde ese momento, se me abrió un mundo, me pareció que eran gente muy interesante, que estaban luchando por pensar y desarrollar Aragón.

 

Cuando vine aquí a las Juntas de Gobierno y veía reunidos a todos los miembros de la Comunidad Universitaria y a la vez pensaba que eran señores y señoras que estaban, por ejemplo, desarrollando las encimeras de las cocinas Balay, me pareció muy atractivo, me pareció que era una cosa que se aplicaba, que lo que yo veía en este edificio tan solemne y tan antiguo era tan moderno como que se estaba traduciendo en encimeras de Balay.

 

Y me pareció entonces y me sigue pareciendo ahora, que quizá tenemos pendiente el trasmitir a la sociedad esto que les acabo de contar, que en definitiva los investigadores y la gente que está en la Comunidad Universitaria y en otros ámbitos que luego nos explicará Manuel Silva, como el AULA DEI o el IPE, en todos los ámbitos investigadores, al fin y al cabo están mejorando nuestras vidas en todos los aspectos.

 

Como les decía, me pareció temerario pero acepté la invitación y me puse a pensar qué había pasado en estos veinte años que se nos plantean como marco temporal de referencia para compartir con ustedes estas reflexiones, no quiero entrar en detalles de quiénes son los gestores de la investigación, qué organismos hay, y a datos más concretos, porque creo que lo puede hacer mucho mejor Manuel Silva desde su experiencia de gestor, investigador y de responsable ahora de ese programa europeo.

 

Yo creo que a simple vista es muy fácil afirmar que se ha avanzado mucho en estos veinte años, eso es innegable, en concreto hay aquí una persona, Manuel López, a quien yo también quería citar porque solamente en los últimos tiempos contamos con una Ley de Ciencia que no habíamos tenido durante esos veinte años, hemos tenido un Plan Autonómico de Investigación, hay que preparar el segundo, se están creando cada vez más institutos universitarios de investigación y si ahora diéramos un salto hacia atrás nos encontraríamos con iniciativas como el CONAI, el ITA, el CONSIT, la Fundación Circe, el Instituto de Ciencias de los Materiales, y en definitiva nos encontramos con una realidad que son 200 grupos de investigación compuestos por gente de alto nivel, de gran calidad y reconocidos en este momento por la Consejería del Gobierno de Aragón, esto es una realidad y es muy positiva, pero cuando los periodistas nos ponemos a pensar nos ponemos un poco críticos y yo creo que también nos han invitado para eso.

 

Esta realidad que acabo de comentar muy esquemáticamente está allí y es buena, pero también nos tendríamos que plantear si podríamos haber avanzado más rápido y con más facilidades, y si nos respondemos que sí, intentar de cara al futuro que los fallos que se han cometido en este trayecto no se repitan y se haga hincapié en los elementos que han sido positivos.

 

Si nos fijamos en estos 200 grupos de investigación una gran parte de ellos, yo creo que el 80%, pertenecen a la Universidad y también gran parte de la financiación que se destina a la investigación, por lo tanto debemos observar esa evolución de la investigación y el desarrollo en el marco de la evolución de la Comunidad Autónoma, de su evolución política, puesto que la Comunidad Autónoma desde el Estatuto de Autonomía tiene atribuida la competencia de la política científica en coordinación con la política del Gobierno Central y puesto que se está desarrollando en gran parte en la Universidad.

 

Cuando tenemos este marco de la Comunidad Autónoma que tiene esta competencia y de la Universidad, nos encontramos con una historia política de la Comunidad Autónoma que como todos ustedes saben ha sido una historia de inestabilidad, desde la preautonomía ha habido un desfile de Presidentes que a su vez ha dado lugar a un desfile de Consejeros encargados de estos asuntos y en algunos casos ha dado lugar a unos cambios importantes en la Administración Autonómica.

 

No se ha generado de esta manera un marco de estabilidad que haya propiciado programas a largo plazo y tampoco ha propiciado un esfuerzo inversor sostenido o al menos lo ha dificultado, y a mí me parece, pero luego viene Manuel Silva con muchísimo más conocimiento de causa, que tampoco se ha buscado un marco externo que podrían haber sido las Cortes de Aragón, por ejemplo, para intentar alcanzar pactos por la ciencia, la investigación y el desarrollo, mientras si se ha hecho en otros ámbitos de la Comunidad.

 

Hemos tenido experiencias de acuerdos sociales y laborales por ejemplo, pero no hemos tenido o no ha llegado a buen puerto ese pacto que podíamos haber tenido y que se podría haber dado por ejemplo en las Cortes de Aragón, una experiencia interesante que si recuerdan cuando se produce la iniciativa frustrada del Rubiatron, la polémica consiguiente en ese momento genera un desfile muy interesante de científicos por las Cortes de Aragón que se convierten en un foro muy interesante, que se abrió a la comunidad científica pero ahí quedó la cosa y yo creo que podían haber sido escenario de debates más interesantes.

 

También echo a faltar, pero me pueden corregir si me equivoco, no he visto con la frecuencia que debiera o el grado de compromiso que desearíamos, la foto del encuentro de los responsables políticos, universitarios, de la gente que esta en la investigación y de los representantes empresariales y sindicales.

 

Antes comentábamos con una persona de UGT que es muy difícil confluir aunque hay avances, yo creo que todo el rato vamos a estar hablando de ambivalencias, hay un avance pero a lo mejor no a la velocidad que quisiéramos, mañana publicaremos en el Heraldo y en todos los medios de comunicación, supongo, que la que la Universidad se aprieta el cinturón, que es la primera vez que la institución hace un recorte generalizado en las asignaciones a las unidades, pero que los presupuestos aumentan un 11’5% en gran medida porque han aumentado los ingresos destinados a investigación; es un claroscuro en el que yo creo que nos vamos a mover cuando se habla de este asunto constantemente, es una sensación ambivalente.

 

Manuel Silva esta mañana cuando hemos comentado por donde íbamos a llevar las intervenciones, utilizaba el término “agridulce”.

 

Este era el marco político muy brevemente, un panorama complicado en la Universidad que es dónde están los investigadores desarrollando su tarea, ese 80%, luego están AULA DEI, el IPE y otros organismos.

 

La Universidad también en estos años de los que estamos hablando ha vivido momentos de una evolución muy complicada y a mi modo de ver a veces demasiado al ralentí, cuando les he comentado que el Estatuto de Autonomía recoge que la Comunidad de Aragón va a tener la competencia de la política de investigación, en ese momento a principio de los años 80, la Universidad por buenas causas, porque venimos de la transición, de un cambio sociológico y político muy importante, está en plena crisis de masificación, está volcada en atender a una cantidad ingente de alumnos que ha llegado, lo cual es bueno, pero eso le impide dedicar esfuerzos de todo tipo a la investigación, a la segunda parte muy importante de lo que tiene que hacer, simplificando todo mucho.

 

Esa nueva etapa de la Universidad que se democratiza, tiene esa parte indiscutiblemente buena, pero esto lo recuerdo yo de mi época de redactora que cubría Universidad, yo he hecho estas informaciones de Universidad oyendo a muchos profesores de la Universidad de Zaragoza quejarse de que ha existido el riesgo de que se pierda en excelencia académica, en calidad, en cierta competitividad, es decir que hay ahí un marco político y universitario complicado para que los investigadores desarrollen su labor en condiciones favorables y eso a pesar de que tenemos una comunidad universitaria, científica, investigadora, en todos los ámbitos, en Humanidades, en Agroalimentaria, en Ciencia y Tecnología, de primer orden.

 

Yo recuerdo a un colaborador del Heraldo de Aragón, Pedro Marijuan, que siempre cita que aquí en Aragón se había dado una eclosión de investigadores de todas las áreas, comparable a la que se dio en Edinburgo en el siglo XIX, que fue un movimiento muy destacado de científicos y que no tiene parangón los nombres que podríamos citar con nuestra población y con los recursos dedicados a la investigación.

 

Entre Ciencias y el CPS ahora, a riesgo de quedar mal con mucha gente, tengo que nombrar a los Indurain, Dopazo, Oro, Valero, Silva, la Universidad ha dado personas que han ocupado cargos muy destacados como Badiola, Vicente Salas en el ámbito económico, si me voy a las letras tenemos a Mainer, Ejido, Borrás, Jesús Delgado en el campo del derecho, es decir una lista muy grande que demuestra que hay un potencial humano enorme.

 

Cuando yo estaba haciendo esta lista y estaba repasando, he manejado mucha hemeroteca del Heraldo de Aragón, salía Luis Oro recordando científicamente unas palabras de Menéndez Pelayo en 1894 en las que decía: “En la política científica española falta continuidad en el esfuerzo científico”; y añadía Luis Oro: “Lo que más pena me da es que actualmente tenemos una generación de jóvenes científicos impresionante y está casi olvidada”. Estas declaraciones de Luis Oro son de hace unos meses, pero hace solamente unos quince días han estado aquí reunidos los jóvenes investigadores de toda España poniendo sobre la mesa sus condiciones precarias laborales y vistiendo de naranja, cosa que era muy llamativa, para recordar que se les exprime como a naranjas y que pese a que en Aragón en concreto ha mejorado de alguna manera su situación nos queda mucho camino para mejorar sus condiciones y para mantener su ilusión.

 

Hablamos por lo tanto de un marco de dificultad, el español, que lo tenemos de fondo y del que creo que no me tocaba a mi hablar, el de la inestabilidad política aragonesa y el de la evolución más bien lenta de la Universidad.

 

Para ejemplificar cómo he vivido y cómo he visto muy de cerca esto, a mí me gusta siempre recordar el ejemplo gráfico del nacimiento del campus del ACTUR, que viví de testigo y de redactora mientras Manuel Silva estaba estrenando ese campus del CPS que se ha convertido en puntero, en ese momento a los periodistas nos chocó mucho que hablaba la gente del CPS de que allí había que crear un campus científico-tecnológico y ellos hablaron del Silicon Valley aragonés y español, y como a los periodistas nos gustan mucho las frases llamativas y nos gusta mucho tener titulares rápidamente hablamos mucho de esto, pero desde esa propuesta del campus científico-tecnológico hasta hoy, han pasado muchos años y no se ha llegado a lo que entonces se soñaba, con la velocidad que se soñaba, con los miembros humanos que hay en ese Centro y en la Universidad.

 

De tal manera que en junio pasado de 2003 el actual Director del CPS, Rafael Navarro, escribía también en el Heraldo que “La inversión de cerca de 4.000 millones de pesetas para construir en el campus del ACTUR un Centro Integrado de Investigación que alojará al Instituto Tecnológico de Aragón, al Centro Europeo de Empresas e Innovación, al Instituto de Carboquímica, los dos centros universitarios del área tecnológica, que son el CPS y la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica, es el germen para que el Parque Científico Tecnológico sea una realidad más lógica y alcanzable”, es decir se ha avanzado pero todavía se habla de que será el germen, son muchos años, yo creo que honestamente se podía haber ido más deprisa.

 

He hablado del campus tecnológico porque es muy llamativo y porque también los periodistas que tenemos que hacer autocrítica, seguimos un poco las modas que la sociedad demanda y han estado muy de moda durante todos estos años y con razón, las Ingenierías, las Telecomunicaciones, la Informática, todo lo que se ha movido en torno a este campus científico-tecnológico, pero podemos hablar de todas las investigaciones que se están realizando en estos momentos con aplicaciones prácticas para la vida de la comunidad aragonesa, desde la Humanística que pone en valor el Mudéjar o nuestro pasado arqueológico, aunque solemos visualizarlo menos pero esta allí y está contribuyendo a vertebrar el territorio, a generar riqueza y a potenciar el turismo, por no hablar de la investigación médica por ejemplo en temas de Alzheimer, yo recogía unas quejas de José Manuel Sarasa Barrio que investiga en ese campo, y él decía que todavía cuando alguien vale mucho se tiene que marchar fuera de Aragón.

 

José Manuel Sarasa reclamaba que Aragón debe apostar más por la investigación científica y recordaba que países hasta hace poco subdesarrollados como Corea, Taiwán o Malasia han aumentado su inversión en I+D del 0’1 al 1’6% de su producto interior bruto y se han convertido en las potencias industriales que son ahora, en Aragón creo que no llegamos al 1% , estamos lejos del 1%, “ los émulos de Ramón y Cajal”, concluía Sarasa, “no tendrían que salir de Aragón de esta manera, pero ahora tienen que seguir saliendo”.

 

En la misma línea argumentaba José Antonio Rojo también en un especial del 23 de abril, ponía como ejemplo el caso de Irlanda, que decía que es un país parecido en población y circunstancias a Aragón, que lleva 10 años apostando decididamente por las Tecnologías Informáticas y ha pasado de ser una sociedad agraria con una renta per cápita inferior a la española a convertirse en una sociedad moderna con una renta que ya ha alcanzado la media europea, eso ha sido posible, decía José Antonio Rojo, por una profunda colaboración entre responsables políticos y su Universidad, participando en la creación de empresas nuevas e incentivando la implantación de la mayoría de las multinacionales del sector informático.

 

Esto que había escrito José Antonio Rojo, lo enlazaba con una conversación que mantenía recientemente con Antonio Valero responsable de la Fundación Circe, estábamos hablando por mi responsabilidad en el periódico de las cosas que él lleva entre manos y él comentaba una idea de la que yo me he querido apropiar para esta charla, cito copyright, “la Universidad y la sociedad deben cambiar el chip y no considerar a las empresas como financiadoras, como una fuente de dinero sino como socios en una empresa común”.

 

Con Antonio Valero comentábamos acerca del riesgo de que exista todavía un “prurito victoriano” de que no se debe hablar de dinero, de negocio, a la hora de hablar de investigación y desarrollo, pues pensábamos que quizá sería un complejo que no lleva a ninguna parte, que desde luego en Universidades extranjeras que han avanzado como Harvard o Yale, por poner algún ejemplo, no han tenido empacho en buscar financiación, en hacerse socios de las empresas y en tirar para adelante.

 

Todas las personas de la Universidad con las que he hablado para preparar esta charla y con las que he hablado a lo largo de mi experiencia profesional, reflexionan acerca de que esta sería la vía para que los buenos profesionales, los profesionales cualificados, no se tuvieran que marchar de Aragón, una persona del Instituto de Estadística de la DGA dice irónicamente pero con tristeza que en Aragón somos expertos en formar a muy buenos profesionales ponerles un lazo, empaquetarlos y mandarlos fuera.

 

José Antonio Rojo en ese artículo que les decía citaba 600 profesionales que cada año se van fuera, con Manuel Silva esta mañana comentábamos que también habría que reflexionar acerca del tipo de empleo que estamos creando en Aragón, que no hay que despreciar nada, todo es válido, pero también tener la valentía de poner sobre la mesa, tanto los medios de comunicación, como los políticos, la comunidad universitaria y la sociedad aragonesa, por ejemplo, el caso de PLA-ZA indiscutiblemente es bueno, es una apuesta buena y está ahí, pero vamos a pensar también qué otro tipo de puestos de trabajo queremos que se creen en Aragón, si queremos que sean de más cualificación, puestos de trabajo como los que pueden crearse por ejemplo en torno a las investigaciones de Circe sobre energía renovables, pero podríamos dar muchísimos más ejemplos que ustedes dominarán, es decir, el tejido social, el empresarial y el político junto con los medios de comunicación, deberían de unirse para pensar Aragón y para aplicarlo con rapidez.

 

La última reflexión que les quería hacer y ya acabo, es que igual que yo he visto que avanzaba con mucha calidad pero lentamente ese campus científico tecnológico del Actur, por ceñirnos a un ejemplo concreto, yo he visto que la gente más destacada de la Comunidad Universitaria lleva años pidiendo menos burocracia, más autonomía, más agilidad en la toma decisiones, que 40.000 personas al mismo tiempo no tengan que ir al mismo sitio, al Rectorado, a mover un papel, a mí me parece y lo he escrito y lo hemos mantenido en el Heraldo de Aragón, que hay que tener en cuenta esa petición de que, al igual que Aragón ha tenido más autonomía política, que la Universidad estudie fórmulas de más autonomía para los campus, eso es a mí me parece que es una buena reivindicación, y lo que hemos observado también es que año tras año no se coge ese toro por los cuernos, que surge el tema periódicamente en los debates preelectorales, cuando hay elecciones a Rector, como ahora, pero no se acaba de sustanciar ese tema, a mí me parece que debería zanjarse de una manera o de otra y en cualquier caso que debería garantizarse que los equipos investigadores de la Universidad de Zaragoza tengan agilidad y puedan ser competitivos de una manera similar a lo que puedan ser las buenas empresas privadas, en conclusión, ganar en agilidad, autonomía y competitividad son las tres ideas fuertes que yo les quería exponer.

 

Todos los sectores que he citado, pensando juntos Aragón, según la invitación que nos hace Pilar de la Vega y la Fundación Bernardo Aladrén, yo creo que conseguiríamos poner en valor ese capital humano y conseguiríamos superar esos temas de los que también han hablado en el ciclo, superar esos mitos aragoneses que están allí pero que si sólo los dejamos en mitos y no lo convertimos en algo práctico nos pueden llegar a lastrar, también desearía que todo lo que se está diciendo aquí se recogiera en el segundo Plan Autonómico de Investigación que se va a elaborar, es bueno decir que es el segundo, y también en los programas políticos, que habrá que ver qué dicen sobre la I+D, también que se hablara de ello en las elecciones para el Rectorado que están a la vuelta de la esquina, pero eso seguramente será motivo de otro encuentro.

 

Muchas gracias por su atención, le cedo la palabra yo misma a Manuel Silva.

 

 

 

Manuel Silva: Muchas gracias. Se suele comenzar este tipo de intervenciones diciendo que es un placer, y es cierto, estar entre ustedes, pero debo de confesar que alguna vez he pensado que no fui lo suficientemente enérgico con Pilar cuando me llamó por teléfono y le expliqué que yo en temas de gestión de I+D estoy realmente en la lontananza, que sólo tengo una actividad muy placentera por cierto, en relación con la CAI, con el programa Europa, pero que en temas de gestión de investigación y desarrollo, como en el atletismo y el deporte en general, hay que estar ejercitando los músculos, entonces ella me dijo que ellos querían un personaje un poco como yo, un poco analfabeto en el tema de hoy y como no fui enérgico aquí estoy.

 

Obviamente al sugerir la idea de la lontananza pensé que lo que me pedía era un telescopio, pero pensaba que no es tampoco la cuestión, ni siquiera el microscopio que sería mucho del análisis fino y detallado, así que como soy ingeniero de sistemas utilizaré un poco a Gerard Devasné y un poco con herraminetas de biólogo el macroscopio.

 

Iremos viendo el sistema que tenemos o por lo menos como yo lo percibo, los elementos, la relacione y las políticas, obviamente la visión será incompleta, es imposible de otra forma con el tiempo que hay y además de las capacidades y además una advertencia preliminar, con las prisas tanto Encarna como yo no hemos nos hemos dejado la bola de adivinar en casa con lo cual preguntas sobre qué pasará en cinco o diez años serán para otro día que nos traigamos la bola.

 

En cualquier caso por decirlo de forma menos coloquial y ya muy científica un personaje tan reconocido como Niels Bohr, decía que “la predicción normalmente es muy difícil, sobre todo si se trata del futuro”, o en el mundo de la economía Samuelson, Nobel en Economía, decía que “la Economía sólo es ciencia cuando se trata de predecir el pasado”, o en tono mucho más popular permítanme que recordarles aquel graffiti tan célebre que decía que “el futuro ya no es cómo era, porque el futuro nos está pisando los talones” y además las direcciones en las que va son bastante impredecibles.

 

Hay anécdotas a millares, desde la clásica del jefe de patentes en Nueva York a finales del siglo XIX que dice: “vamos a tener que cerrar la oficina porque ya se ha inventado todo”, pero ésta es tan clásica y decimonónica que ya no nos sirve, hasta otra mucho más técnica, Ken Olsen el Ingeniero Jefe y Vicepresidente de DEC, estoy hablando del año 82, dijo categóricamente en la prensa que no imaginaba para que podían querer las personas un computador en casa, a los dos años a apareció el PC para el gran público y la revolución que hemos ido viendo.

 

Hay que decir que el periodo que nos han marcado, veinte años, tampoco es tanto, hay que recordar que hay tecnologías como la información, que hoy en día a unidad de coste constante se ha multiplicado la potencia de acceso, de cálculo y de memorización por diez mil, fíjense lo que es esto, si los pisos hubieran reducido por diez mil su coste un piso de hace veinte años de 5 millones de pesetas hoy costaría unas 500 pesetas con lo cual el problema de mudarse sería más la pereza mental y la mudanza propiamente dicha.

 

Y ya en el marco más general recordar que estamos en un momento que para la historia de la técnica es absolutamente trascendental, por primera vez en la historia hemos dejado de conjugar la técnica en terceras personas, ellos los artefactos, para empezar a conjugar en primera persona, nosotros los seres vivos, no sólo los biomateriales, que ya no son los materiales industriales que se insertan en forma de prótesis, sino que estamos haciendo materiales nuevos, incluso todo lo que abre la bíoingeniería con la decodificación del genoma, el ADN, etc., es decir que estamos ante un panorama absolutamente fantástico y cambiante.

 

Digamos que en términos gastronómicos, que es un poco más poético que puramente de gestión I+D, yo creo que la salsa que tenemos en estos veinte años es un poco agridulce porque hay un componente dulce y es que hoy tenemos mucho más que antaño, entendiendo por antaño hace dos décadas, hace dos décadas que había básicamente en Aragón, la Universidad, estaba el CSIC, estaba el SIA que era entonces el INIA y poco más, y hoy en esta sopa de letras o de acrónimos que podemos utilizar está el CONAI-CONSIT, tenemos una Ley de Investigación, el ITA, WALQA, el Zaragoza Logistic Center, los Institutos Investigación como el I3A, BIFE, el IINA, el CIRCE, el LITEC,etc, es decir tenemos muchos más elementos en la guarnición, esa es la parte dulce y la parte agria es que si hacemos un poco de análisis vemos cual es nuestra representación en el contexto nacional, estamos donde estábamos, en el 3’3% de lo nacional, lo miremos como lo miremos, en volumen de financiación, publicaciones, patentes y esto que quiere decir que básicamente hemos corrido mucho pero para quedarnos en el mismo sitio, es decir, como decía Ortega y Gasset, se no se estaba moviendo el suelo y nosotros nos hemos ido quedando prácticamente dónde estábamos, en sentido de porcentaje.

 

Y esto dicho de otra forma, es que en otras Comunidades Autónomas lo que ha ocurrido es que unos han corrido más y nos han ganado la partida en términos relativos y otros han corrido menos y nosotros sólo estamos en el pelotón medio sin habernos distanciado enormemente.

 

A esto hay que añadir que al postre se le pone una guinda para no autoflagelarnos, porque partíamos de una situación relativamente positiva, nuestro PIB se estima normalmente en el 3’3-3’1 % y nuestro sistema de investigación prácticamente se puede decir que está por encima del PIB, si además de esto se añade que la población de investigadores es del orden del 2’5% del nacional y se produce el 3’3%, quiere decir que nuestro sistema es pequeño pero matón, relativamente eficiente dentro del contexto nacional.

 

Hay que decir que en esta travesía está claro para mí que a Aragón, en el Estado de las Autonomías, le ha tocado bailar con una de las más feas y esto creo que ya está pasado en términos políticos, hay que recordar que hemos tenido la autonomía 147 no la 151, hay que recordar que Aragón es triprovincial, con lo cual la ventaja que tienen algunas Comunidades que son monoprovinciales donde las Diputaciones Provinciales se insertaron directamente con el Gobierno regional desapareció, para el FEDER hemos sido mirador de reojo, no hemos sido objetivo 1, etc.

 

Es decir, en cierto modo está guinda lo que quiere decir es que si hemos llegado también es un paso, lástima que se podía haber hecho bastante más en algunos casos.

 

A modo de esquema lo que trato de presentar esta reflejado en estas transparencias, hablaremos muy rápidamente de España en Europa y Europa en el mundo, para ver alguna magnitud de este tipo de evolución, Aragón en Europa y vaya por Dios, ya veremos por que digo esto, Aragón en España manteniendo el tipo más o menos como decíamos y Aragón en Aragón donde sí que afirmo que se podía haber hecho mejor, es perceptible.

 

En estos veinte años yo creo que se puede decir con claridad que ha habido épocas trepidantes y ha habido épocas sesteantes.

 

En el marco europeo lo primero que hay que decir es que el Consejo Europeo de Barcelona en marzo de 2002 dijo que para el 2010 planteaba un horizonte donde el Esfuerzo de Investigación, que es la relación entre lo que es I+D con respecto al porcentaje de PIB, tenía que se del orden del 3% en Europa, hay que decir que en la Unión Europea en el año 2000 es de 1’86% es decir, tiene que mejorar Europa, pero es que España tiene el 0’96%, pensar que en 2010 España esté en el 3% es el cuento de la lechera, sobre todo mirando las evoluciones que tiene otros países competidores en el entorno mundial como EEUU o Japón que ya tiene prácticamente el 3’5%, pero si además a esto añadimos que el PIB de Estados Unidos o de la media europea es superior al PIB español, todavía hay que corregir más, es decir, nosotros para llegar a esas cifras que se están pidiendo tendríamos que multiplicar casi por cinco el esfuerzo investigador que tenemos hoy en día a nivel nacional.

 

Nuestra relación con Europa ha sido siempre negativa en I+D en lo que concierne a los balances, pero muy positiva en lo que es internacionalización de la investigación y ese retorno a estado prácticamente el 53% en Empresa, un 26% en Universidades y ahí tenéis una relación de lo que corresponde a unas cuantas Comunidades significativas; obsérvese que Aragón ha retornado del nacional el 2’3%, muy por debajo del PIB actual, es decir que si España lo ha hecho mal con respecto a Europa, nosotros lo hemos hecho mal dentro del contexto español.

 

Esto era para dar algunos datos, las pérdidas relativas entre retornos y contribución están entre el 1 y el 3% entre unos años y otros.

 

Hay que decir que en relación con Europa ha habido Comunidades, que son todas las que están aquí citadas: Castilla La Mancha, Valencia, Cataluña, Andalucía, Castilla León y Galicia, que han aprovechado en términos relativos el tirón europeo mejor que nosotros.

 

Ahí tenéis la progresión que está teniendo por ejemplo Andalucía, donde ha habido una monótona creciente, mientras que en Aragón empezamos en el 1’5 y en “grosso modo” nos hemos quedado en él, en el quinto Programa Marco estábamos en el 1’4, hay que decir que no solo la tendencia ha sido plana sino que el nivel con respecto al PIB ha sido negativo, en la Comunidad Vasca como referente alternativo, el crecimiento ha sido sustancioso pero sobre todo con respecto al nivel del PIB que tiene esa Comunidad ha sido claramente importante.

 

Y como partimos de un estado extraordinariamente centralizado al crecer toda la periferia Madrid ha perdido, no es que Madrid lo haga peor, es que lo hacen mejor los de alrededor.

 

Con respecto al marco español ya hemos visto lo que es España en Europa, vamos un poco en el furgón de cola, pero no somos los últimos, afortunadamente hay otros.

 

Aragón en vez de tener el 0’96 que tiene aproximadamente España de esfuerzo, estamos en el 0,69 es decir escasamente el 72% de lo que se hace en España y vemos casos como el de Cataluña que tiene 1’10 el País Vasco 1’38 y Madrid el 1’75 lo cual quiere decir que para ponernos al nivel por ejemplo del País Vasco, tendríamos que multiplicar por dos el esfuerzo, cantidad impensable por lo menos en cinco o seis años.

 

Esto es información genérica sobre lo que es el porcentaje de empleo, de gasto interno en actividades de I+D y está muy claro que la línea grande que hay ahí es Ingeniería y Tecnología y en segundo lugar lo que serían Ciencias Exactas y Naturales.

 

Esta tabla que no pretendo que la lean, simplemente es para decirles que hay una cosa que me ha llamado mucho la atención, he estado mirando las cifras estos días y es que en Química no tiene el comportamiento típico que tiene la distribución de la Química a nivel nacional y tiene su raíz en que el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que tiene siempre un porcentaje del 20%-30% en lo que es Investigación Científica básica, la Química la tiene un poco dejada de la mano y no llega a a más del 10%, quizás históricamente es que muchos de los Químicos del Consejo se han ido hacia temas de Calidad de Vida, Bioquímica y Medio Ambiente, esto hace que, si nos fijamos, la Universidad trate prácticamente casi el 90% de la Química, mientras que por ejemplo la Física que ponemos ahí como alternativa, es escasamente el 50% y entonces el comportamiento de la Química es muy parecido a lo que pasa con Ciencias Humanas y Sociales.

 

En lo que concierne a indicadores de las Comunidades Autónomas, en Aragón hay que decir que el total concedido en los seis últimos años de programas nacionales ha sido del orden del 3’3% siendo el número de investigadores escasamente el 2’5%, entonces la financiación de Aragón ha sido del 3’3% mientras tenemos el 3’14 de PIB luego lo que se llamaría la Intensidad de Investigación de Aragón sería del 1’05 siendo el 1 la media nacional.

 

¿Cómo se ven estas cifras en porcentaje de financiación? Pues ahí lo tenemos, sobre el porcentaje de financiación nacional, en Calidad de Vida hemos recuperado el 1’04 cantidad anormalmente baja, en Medio Ambiente el 4’97, etc, y a la derecha tenemos una columna que lo que indica es la intensidad, donde hay dos cantidades por debajo del 1 lo cual indica que hay problemas potenciales en Calidad de Vida, en Ciencias Humanas y Sociales y Economía y destaca el 1’72 que hay en Química, pero en Química hay que decir que esa dejación por parte del CSIC y una dejación también en la Comunidad de Madrid, hace que haya coeficientes de intensidad en Química enormes en otros sitios, en Asturias 2’23, en la Rioja el 2’08, en Castilla la Mancha el 2’07 y es que Madrid tiene el 0’75, es decir, Madrid ha dejado el 25% con respecto a la media nacional, pero como su peso es tan grande al distribuirlo por la periferia, los números salen ligeramente decentes.

 

Si tuviéramos un país, que yo no lo quiero, donde no contara Madrid, corrigiendo sin Madrid esos índices dan ya una aproximación mucho más realista de lo que es la investigación, por ejemplo se observa que la Química 1’55 como coeficiente de intensidad está muy próximo a lo que es la Física o la Astronomía que es lo que nos dice la intuición en este entorno, que estaría en 1’44.

 

La producción científica española ha crecido de forma sustancial desde hace dos décadas, prácticamente se puede decir que tomando como referencia el 6-7-8 Guindes, la referencia internacional de publicaciones, del orden de unas mil publicaciones por año se ha incrementado este índice, donde Madrid representa el 30% y Cataluña el 25%, con lo cual los dos sumados representan más de la mitad del pastel nacional y Aragón el 3’3% que decíamos anteriormente, es decir estamos en una situación de neutralidad pero hemos ido salvando los muebles.

 

Otro tipo de producción es la producción de patentes, que es un poco la expectativa tecnológica, desgraciadamente no tengo información sobre si las patentes están en uso o no, si están o no protegidas, simplemente la declaración de patentes y aquí hay que hacer una anotación histórica, el sistema de patentes que se pensaba hasta hace unos diez años que se había inventado en Italia, se ha demostrado históricamente que se hizo en España y la primera patente se hizo en 1478 por los Reyes Católicos para un molino de mano.

 

Y empezamos pronto pero reblamos poco, en lo que es la producción de patentes de España en Europa el 0’7% del total, en lo que es patentar en Estados Unidos el 0’2% es decir, niveles muy bajos incluso con respecto a lo que representa el PIB de España en el contexto Europeo.

 

Y en España contando el horizonte 1998-2001 se han hecho unas 1700 patentes donde lo que sí me interesa resaltar es que en términos relativos Aragón ha hecho el 4% lo cual quiere decir que está por encima del PIB, es decir en este aspecto estamos ligeramente por encima de lo que es la media.

 

La financiación que se recibe en Aragón está prácticamente en una relación, hablando de proyectos no de programas de formación de personal, en una relación cuatro que nos viene de Madrid, dos que viene de la Unión Europea y una que ha sido la apuesta de la Diputación General de Aragón.

 

Al hablar de cómo se ha hecha la gestión desde el Gobierno de Aragón, lo primero que hay que decir es que en el año 1983 se crea el CONAI, comenzaba la Autonomía Plena, estamos en la época de Santiago Marraco y ahí realmente hubo un acto de creación en el sentido etimológico del término, fue una etapa ilusionante donde se ponían piedras a un edificio que teníamos la conciencia que había que ir construyendo y hay que reconocer que una etapa en la que la DGA no tenía unas competencias importantes hizo la apuesta desde el principio creando el CONAI.

 

Esta agencia de financiación de investigación autonómica, es la segunda nacional, la primera fue la CIRIT en Cataluña, incluso el Plan Nacional de Investigación y la Ley fue posterior, es del 86.

 

Al poco tiempo de crearse, el CONAI tiene un hijuelo que en forma de ITA, el Instituto Tecnológico de Aragón que aparece en el año 84 y hay que dejar un poco para anécdota que en los primeros papeles que a mí me tocó redactar en el CONAI, lo llamábamos de broma el JIT, que no tiene nada que ver con el “just in time”, nos copiaron los japoneses después, era el “Juslibol Institute of Technology”.

 

Poco después en el año 86 se hace un acuerdo con la CAI que da lugar al Programa Europa, del que hablaremos posteriormente y que fue un programa absolutamente singular en el panorama nacional, en el año 94 después de una cierta travesía del desierto el CONAI produce el borrador de la Ley de Investigación para Aragón, pero son momentos políticos complicados con sillones que van de un lado para otro y cosas parecidas y al final la prudencia indica que el borrador debe quedarse en un cajón.

 

En ese momento en política de publicidad sobre lo que se hacía y de transparencia, se publica el libro “Década de política de Investigación en Aragón” en el año 94 y además nos implicamos fuertemente en lo que es la Comunidad de Trabajo de los Pirineos en el año 95.

 

En el año 95 el CONAI desaparece y lo sustituye el CONSIT que tiene una larga travesía del desierto con problemas importantísimos hasta que milagrosamente Manolo López se hace cargo y ha dado un impulso del que luego hablaremos.

 

Empieza el CONAI con presupuestos muy modestos, los 40 millones del año 84 iban creciendo progresivamente hasta el entorno de los 350 millones aproximadamente que es lo que se tiene a la altura de 1993, esto es simplemente para decir que la política del CONAI se coordinó en particular con la CICYT y que además desde el CONAI se financió tanto al ITA como al SIA.

 

En lo que es esfuerzo en formación de personal del CONAI primera década es manifiesto, se concedieron más de 400 becas para hacer tesis doctorales y del orden de 50 para hacer postdoctorados, el apoyo en aquella época estuvo fuertemente sesgado hacia Ciencias Agrarias y Ciencias Biomédicas seguido de Humanas y Sociales en lo que es financiación de proyectos.

 

En el año 94 termina el CONAI y en el año 94 el nuevo Gobierno que entra impide que se falle la convocatoria de proyectos y en el 95 no saca convocatoria de proyectos, hasta el año 96 no se falla la convocatoria del año 94 y a pesar de eso la ejecución presupuestaria durante esos años es realmente anómala, el año 95 no tengo los datos pero hemos calculado que podría ser del orden del 40%, pero ya veis que en el 96 es aproximadamente la ejecución presupuestaria del 50% y en el 97 vuelve a ser alrededor del 40%, hasta que a partir del 98 la situación se regulariza hasta que empezamos a tener un funcionamiento más o menos normal.

 

En lo que es el reparto de área de subvenciones, en lo que se hace por el CONSIT y tomando como referencia el año 2000 una vez más destacan en este marco las Ciencias Experimentales y Matemáticas y las Ciencias Agrarias y Veterinarias en lo que es financiación.

 

Los dos últimos años que hemos vivido están bajo el impulso de Manolo López que da un borrador de la Ley de Investigación y lo que es dificilísimo, consigue que los políticos lo aprueben, porque hacer leyes se pueden hacer pero que se aprueben realmente es más difícil, establece un Plan Regional de Investigación, da mecanismos para la reestructuración de los grupos de investigación y grupos de excelencia emergentes y grupos consolidados, hace una labor fantástica en lo que es cofinanciación de infraestructuras para poner en funcionamiento una serie de Institutos de Investigación, potencia “Aragón Investiga” como un mecanismo para hacer que la sociedad perciba la labor de la investigación y consigue un significativo aumento presupuestario, pero luego volveremos sobre ello.

 

Dentro de lo que son los trabajos del CONAI hay una cosa que creo que es importante y haremos el paréntesis muy rápidamente, que es hablar de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos, a Aragón en la Comunidad de Trabajo de los Pirineos, nunca llegué a saber porqué, le tocó ser responsable de la Investigación, Desarrollo e Innovación y esto llevaba bastantes años, estamos hablando del año 1993 y se nos encargó al CONAI directamente que pusiéramos en marcha esa comisión que no terminaba de arrancar nunca.

 

Allí lo que observamos es que había un problema de reticencia del resto de nuestros socios porque en temas de investigación nuestros socios eran como quién dice el “primo mayor de Zumosol”, eran bastante mayores que nosotros, eran el País Vasco, Cataluña, Midi Pyrénéen,Languedoc-Rousillon y Aquitania, y Navarra y nosotros éramos parecidos.

 

Allí hubo que hacer una función de liderazgo y de puesta en marcha muy complicada que cristalizó con una serie de hermanamientos y funcionamientos que se hicieron tanto en Jaca como en Fort Romeu, y el resultado de ello fue que se pusieron en marcha dos tipos de actividades, proyectos de I+D+I, y redes temáticas siempre transpirenaicos y siempre multiequipos al menos trece de ellos.

 

Para terminar con este tema, si acaso la evaluación diez años después que es donde estamos ahora es que se ha perdido una oportunidad, aquello se lanzó pero se ha dejado morir bastante y esto es una pérdida estratégica de Aragón, que tenía que haber hecho mucho más, haber apostado personalmente ya que tenía la responsabilidad.

 

Esto es simplemente la subvención que Aragón está dando en los años 1999 y 2000, las cantidades son modestas pero al menos esta ahí.

 

El programa Europa es otra de las actividades que cuelga de lo que es el CONAI y arranca operativamente en el año 87, aunque se crea en el año 86, fue CAI-CONAI hasta su extinción en el año 95 y CAI-CONSIT hasta ayer como quien dice, porque ya se va a constituir la nueva comisión que vuelva a llamarse un poco como la anterior.

 

Yo quiero resaltar aquí que han sido diecisiete años de ayuda continuada por parte de la CAI en un programa sin precedentes en el contexto nacional, no voy a hablar de que sean unas cantidades económicamente desmesuradas, lo que es importante en el tema de investigación, lo que nos ha faltado siempre en España es la continuidad.

 

Tuvimos un momento relativamente esplendoroso en el XVIII, desapareció, volvimos a levantarnos con la Junta de Ampliación de Estudios que volvió a desaparecer y este tipo de cuestiones han sido periódicas, es un mal endémico que tenemos y yo creo que hay que tener muy claro que el sistema de I+D es tan fuertemente inercial que los procesos de tipo biológico, las fermentaciones biológicas, son mucho más fuertes que los procesos de reacción industrial y coste que estoy tirando piedras en mi propio tejado, pero lo que es importante es una política continuada, no los picos y después olvidarnos, eso no sirve para casi nada, el sistema es fuertemente inercial e incluso tiene poca memoria para según que cosas.

 

Esto es, digamos en “grosso modo” lo que es el Programa Europa que yo lo valoro de forma mucho más rápidamente, ha permitido 20 años de investigadores de Aragón en Europa financiados por la CAI, con lo que respecta a países de destino para que tengamos una idea de quiénes son los vecinos preferidos, hay que decir que arrancó el programa Europa con Alemana y Francia como destinos preferidos y al final se terminaron imponiendo Reino Unido y Francia, la participación de las distintas áreas de investigación en este contexto, hay que decir que Ciencias básicas, Ciencias Humanas y Sociales, han sido los que han usado más el programa con diferencia.

 

Y llegamos a lo que es la Ley de Investigación que está como quien dice todavía calentita, lo que se tiene aquí es una estructura de planificación y gestión con una serie de niveles, una Comisión Interdepartamental de Ciencia y Tecnología para coordinación interna, una coordinación con algunas OPIS y la Universidad de Zaragoza como gran elemento y un Consejo Asesor de Investigación que tiene la función de asesoramiento.

 

No vamos a entrar en los objetivos, simplemente decir que hay un deseo piadoso dentro de este contexto que es decir que objetivo 1’5% de PIB como intensidad de financiación, y además se dice eso con una frase muy interpretable “En los próximos años queremos estar ahí”, claro los próximos años hay que entender que puede ser eso, si son 2, 3, 5 ó 35, ya veremos.

 

Hay que decir que en el año 2002 el esfuerzo de investigación es del 0´75 es decir que lo que se está diciendo, que es brutal, es duplicar, ya veremos.

 

Dentro de este contexto se hace el Registro de Investigación en la Comunidad Autónoma y se crean una serie de registros de Centros Investigadores a título individual o en forma de grupos y se han llegado a reconocer como grupos consolidados un centenar aproximadamente y del orden de una cuarentena de grupos de investigación.

 

En la difusión y creación de una conciencia social, aquí hay que hablar de la iniciativa “Aragón Investiga” una vez más con la CAI y el esfuerzo paralelo que los medios regionales están haciendo, muy en particular el Heraldo de Aragón y no porque esté Encarna aquí, sino porque se puede demostrar históricamente, que es desde hace tiempo, desde la época en que que se hizo unos retratos de los grupos de investigación a doble página, una de esas fotos la tenemos en el Seminario del Departamento y cuando nos vemos decimos qué jóvenes éramos entonces, hasta el “Tercer Milenio” que ha cumplido ya diez años, y ahora hay una iniciativa mucho más reciente del Periódico de Aragón, que es “Idear”, que va colaborando en ese sentido.

 

Otro de los aciertos de la gestión que se hizo en estos dos últimos años es que los becarios de investigación dejan de ser becarios durante los cuatro años, el periodo completo y los dos últimos años se les reconoce un contrato laboral, el efecto que ha tenido esto es inmediato, el número de solicitantes de becas se ha multiplicado por ocho, realmente era algo que estaba ahí y que era muy importante tener en cuenta.

 

Dentro de Centros de Investigación el más histórico que yo creo que podemos decir que tenemos en la región, exceptuando evidentemente la Universidad de Zaragoza, es el heredero de la antigua granja modelo que se instaló en la Restauración, estamos hablando del último cuarto del XIX, que se transforma en el INIA, llega el SIA y hace muy poco se ha transformado en el CITA, que es el Centro de Investigación de Tecnología Agraria, con el cumplimos más que un centenario y además es pieza importante en un campus nunca suficientemente apreciado creo, dentro del contexto regional, que es el campus de Montañana en todo lo que es lo agroalimentario, donde está no sólo el CITA, sino que ésta el CSIC, con Aula Dei, con parte del IPE, pero es que también está un elemento muy desconocido para muchos que es el Instituto Agronómico del Mediterráneo, que es una auténtica ventana al mundo donde está continuamente fluyendo cantidad de profesionales de absoluto primer nivel.

 

Tengo que reconocer que en mis viajes por el extranjero en países muy distintos, hablando con colegas de otras áreas, Zaragoza en muchos casos era reconocida por el Instituto Agronómico del Mediterráneo, es un organismo autónomo desde hace muy poco, desde el 2002, es decir ha dejado la tutela directa de lo que es la Administración y ahora está encuadrado en el Departamento de Ciencia, Tecnología y Universidad, personal investigador importante, 118 personas, personal administrativo incluso más importante en relación, tiene 170 personas, el presupuesto es del orden de 1500 millones de pesetas, 9 millones de euros, de los cuales el 70% viene de la financiación del Gobierno de Aragón y la cartera de proyecto es una cartera en términos relativos no muy grande, de 1’74 megaeuros de los cuales sí que llama la atención, y eso sí que es un tema estratégico a repensar, es que sólo el 6% es financiación de contratos, el resto es financiación pública.

 

El Instituto Tecnológico de Aragón es creación del año 84 a iniciativa del CONAI, es el JIT, es casi veinteañero, tiene etapas intermedias erráticas, con edificios con cerámicas italianas inhabitables desperdiciando el terreno y gastándose todo donde no hacía falta, pero yo creo que hoy está bastante centrado.

 

Organismo autónomo desde el año 99 los ingresos por actividad en el año 2003 fueron del orden del 7’2 megaeuros, que es una cantidad significativa, el 42% en proyectos de investigación, cerca de un 20% en ensayos de calibración y formación que es una actividad que está realmente renqueante desde hace unos años en el ITA, del orden del 10%.

 

Personal unas 140 personas laborales prácticamente, más 40 becarios y el presupuesto total que tiene este centro hoy en día es del orden de unos 12 megaeuros, es decir unos dos mil millones de pesetas.

 

El crecimiento desde el año 95 hasta ahora, los últimos siete años, ha sido del orden de un mega euro por año, por así decirlo, encontró el camino, se enderezó al hijo pródigo.

 

Otros elementos que aparecen sobre el tapete, Walqa, que es esencialmente una apuesta política, donde tiene un pretendido fenómeno de arrastre sobre la Universidad el ITA y que habrá que ver, apenas con un año de funcionamiento no se puede emitir juicio sobre él prácticamente, es un parque tecnológico, sectorial en las TICs, realmente es el sector donde prácticamente el 33% de los parques de iniciativas que se están haciendo en este país está centrado, tiene una quincena de empresas con unas 250 personas, las apuestas son aún incipientes y esto para que se pueda dar un juicio, un periodo de maduración razonable sería de una década, con lo que habría que esperar un lustro para tener una idea un poco más clara, de todas maneras se requiere un esfuerzo muy fuerte para que una actuación como ésta se consolide realmente. Lo que es la investigación en este parque está por ver, hasta ahora realmente más que un parque tecnológico es un polígono industrial tres estrellas Guía Michelín.

 

Otras iniciativas de inspiración tecnológica, el Centro Europeo de Empresa e Innovación, que está en el campus del Actur, que es un vivero, incubadora, como se le quiera llamar, que está inicialmente en Zaragoza pero que también se implantó en Teruel y en Huesca, que está haciendo un papel importante, que tiene ya una decena de años pero que yo creo que le hace falta al Centro Europeo de Empresa una empresa que mostrar claramente como efecto de arrastre, y aquí el problema principal yo creo que está en la insuficiencia de los instrumentos de capital riesgo que tenemos en la región, la financiación capital riesgo yo creo que es un instrumento que hay que potenciar, y digamos que suena que va a ir por ahí la cosa pero a ver si llega a tiempo.

 

El Zaragoza Logístic Center, en el entorno de PLAZA, es una operación de marketing muy bien montada donde se ha vendido un terreno, que es un recurso como el agua, un punto donde confluyen una serie de recursos de transportes importantes y el desafío que tenemos que eso no sea simplemente un polígono de almacenamiento y distribución, ni siquiera de producción.

 

Y hay una actividad donde hay colegas más entusiastas que yo al respecto, que es el ZLC donde hay el apoyo del MIT, quiero decir que por lo que yo conozco el MIT no juega totalmente en la operación, es simplemente una venta de producto, no ha dicho vamos a desarrollar y casarnos en este tipo de actividad, sino lo que yo sé hacer te digo no se qué, tu lo das y si eso va bien sigo contigo y si no corto, dejo de cobrar y ya me iré a otro sitio.

 

Entonces hay ahí un riesgo en todo lo que es potencialidad, es importante pero también es un riesgo importante.

 

Y también hay un riesgo por que lo que es la logística, que es un nombre un tanto pretencioso de raíz militar como ocurre muchas veces en la técnica, y con un sufijo, que los que sean lingüistas percibirán rápidamente, terminado en “ica” que quiere decir “ciencia de” como las Matemáticas, Física o Química, yo me tendría que remontar como ciencia al Trivium, la logística para algunos es bastante retórica, entonces habría un poco que ver donde nos colocamos.

 

Otra iniciativa que tiene potencial y hay que verlo, y además es una casualidad pero quizás tampoco suficientemente sabido, en Calatayud está la Academia de Logística del Ejército, a lo mejor algo habrá que hacer allí, ver qué es lo que hay.

 

La Villa Digital es otra iniciativa, es una especie de parque urbano de TICs en Zaragoza, como en el caso de Plaza hay una gran operación inmobiliaria o de terreno de polígono muy fuerte y el desafío es que eso no se quede simplemente en una operación inmobiliaria.

 

Hay además un montón de Institutos de Investigación y yo sí que lamento aquí poder decir que me saltaré montones, porque la diversidad de fórmulas que hay, el sistema se ha hecho complejo, dicen que la biodiversidad es buena por lo tanto somos bastante buenos; hay fórmulas de la Universidad de Zaragoza con el Consejo como es el ICMA, CESIC con la DGA y con la Universidad de Zaragoza como es el LITEC, Institutos Universitarios como el I3A, el BIFI, el INNA, el de Catálisis, fundaciones como es el Circe que ahora se transforma en Instituto, etc.

 

La red se ha ido tejiendo y yo diría que el futuro es nuestro, ya que no es lo que era, es decir que por narices nos lo vamos a topar. Y dicho esto, ustedes perdonen.

 

 

 

Pilar de la Vega: Como ven yo llevaba razón, creo que era la persona más indicada para que pudiera hacer justamente esta historia de estos veinte años, porque fue protagonista en aquel momento, sigue siendo protagonista y porque como ven, tiene una finura especial para analizar las situaciones.

 

Yo querría darle la palabra antes de empezar el debate, y si quiere hablar, a Manolo López, ya que está aquí presente y yo le veía que asentía con la cabeza a las cosas que planteaba Manolo Silva, entonces si Manolo quiere dar alguna explicación o añadir algo, porque Manolo López es una persona que estuvo también en los comienzos del CONAI, que ha vivido muy bien todos estos procesos de investigación, que ha tenido responsabilidades en la Universidad y ya que ha sido citado por Manolo Silva y Encarna Samitier como la persona que ha sido capaz de retomar algo que Manolo Silva hizo y es cierto, hizo un proyecto de Ley de la Ciencia que en aquel momento no pudo salir y que Manolo ha sido capaz de sacar delante y por eso se le ha reconocido públicamente.

 

Entonces si Manolo López quiere comentar, plantear o decir algo estaría muy bien porque así lo recogeríamos nosotros después en nuestra publicación.

 

 

 

Manolo López: Lo primero dar las gracias a las referencias que se han hecho por mi trabajo, yo lo único que puedo decir es que siempre he tenido un gran respeto por el trabajo que ha hecho Encarna desde el Heraldo, yo creo que el Heraldo ha sido el medio que claramente ha trabajado por el I+D en Aragón y que ha trabajado también por una política en la Universidad, no en el sentido de que se haya inmiscuido en la política de la Universidad, sino por generar conocimiento, opinión pública, alrededor de lo que pasa en la Universidad, de manera que ese respeto posiblemente es lo que obedece como respuesta a sus palabras.

 

Y con Manolo es mucho más fácil porque Manolo sabe que yo le tengo una gran admiración personal, es un hombre que como ha dicho Pilar tiene una extraordinaria capacidad de obtener conocimiento, de transmitirlo y de dar una visión muy completa de las cosas, lo he visto en I+D, lo he visto con los uniformes de los ingenieros, lo he visto con todo, lo primero era esto.

 

Lo segundo, yo estoy muy de acuerdo con las dos intervenciones, con la de Encarna y con la de Manolo, con las dos, y sobre esto me gustaría simplemente decir las dos cosas que me han surgido en la cabeza y que creo que están un poco en el fondo de lo que se ha dicho.

 

La primera es que, como Manolo ha dicho muy bien, la percepción que se tiene cuando se está en el Gobierno en estos temas y luego se está en los órganos nacionales de coordinación de la investigación, es que Aragón no está mal, es decir si comparamos con las Comunidades que pueden tener un peso relativo equivalente al nuestro nosotros estamos siempre diciendo más cosas en I+D que ellos, es decir el factor del recurso humano en Aragón es proporcionalmente mayor a lo que da nuestro peso en inversión y nuestro peso global en el sistema que, como has dicho muy bien, está prácticamente igual al PIB.

 

Esto yo creo que es una característica de Aragón en todo, y es que no destacamos, estamos donde tenemos que estar, y a mí esto, en el caso de I+D me atrevo a decir que no debería ser así.

 

Por un lado estamos entre los dos polos pesados en el I+D en España, que es la Comunidad de Madrid, que supone según parámetros, pero nos debemos quedar con la cifra, entre el 25 y el 40% del peso del I+D nacional, está allí según lo que veamos, y por otro lado Cataluña que según lo que veamos, está entre el 15 y el 25%, sin embargo lo que pensamos que debe ser Aragón para el futuro, en el que nos situamos diciendo que nuestra fuerza es nuestra posición estratégica en el país, nos debía hacer decir convencidamente que el peso del I+D en Aragón tenía que ser proporcionalmente mayor a lo que supone Aragón en el peso nacional, yo creo que deberíamos ser ambiciosos y decir que deberíamos estar en el 5 ó 6% de lo que sería el I+D en el país, esto es lo que nuestros recursos, en mi opinión y lo que nuestra definición geoestratégica de Aragón debía exigir.

 

Segundo, dada la estructura social que hay en Aragón en el que no hay un sector productivo de gran peso, excepto el caso de G. M. que es excepcional y que contribuye a la riqueza regional pero que realmente no está implicada básicamente en su desarrollo, dada la estructura social de Aragón, dado también y yo quiero decir aquí con claridad que creo que la Universidad por sus circunstancias es el principal protagonista de la investigación pero carece de capacidad para liderarlo, en mi opinión el gran motor de este tirón sólo puede ser el político, sólo puede venir desde el Gobierno, y también dice mi experiencia que cuando el Gobierno toma iniciativas la Universidad tiene capacidad de secundarlo pero no de crearlo.

 

Yo en este sentido le seguiría diciendo al Gobierno que la apuesta por el I+D es definitivamente una apuesta estratégica para Aragón, muchos Comunidades lo dicen, no es nada nuevo, pero yo sinceramente creo que en Aragón es relativamente más importante esta apuesta que en otros sitios, por lo que quiere ser Aragón.

 

En este sentido creo que la creación del Departamento de Ciencia y Tecnología es un poco el reflejo de esto, y en este sentido el éxito o no de la gestión del Departamento yo creo que va a tener mucho que ver con el éxito o no de realmente colocar el I+D en un objetivo político importante.

 

Indiscutiblemente Encarna ha dicho antes una cosa con la que estoy absolutamente de acuerdo, y es que las cuestiones estratégicas deberían estar apoyadas por pactos políticos, yo siempre he echado de menos que cuestiones como el I+D o la educación, no formen parte de los grandes pactos que deben de estar en el fondo del país, pactos en los que se pueda acordar en qué se está de acuerdo y en qué vamos a discrepar, eso forma parte del lenguaje político perfectamente, pero al menos unos objetivos mínimos deberían de estar en el fondo de un acuerdo político pensando en un Aragón para el futuro.

 

 

 

Pilar de la Vega: Gracias Manolo, ves cómo te tenía que dar la palabra, porque tu aportación iba a ser valiosa y así la tendremos en constancia cuando hagamos nuestra presentación de estas jornadas.

 

 

 

M.Silva: Estamos acostumbrados a pensar que la I+D es una especie de subsatélite de los sectores industriales o administrativos concretos, hoy la I+D está globalizada y es un sector “per sé” y es algo que no es nuevo, si observamos simplemente la facturación que se hace a través de la OTRI de la Universidad, en los años 1987-2000 prácticamente el 60% de la facturación es fuera de Aragón, pues ahí hay un potencial evidente, no sólo hay que apoyar a los otros sectores sino que es un sector “per sé”.

 

 

 

E. Samitier: Yo el otro día le preguntaba a Antonio Valero, a quien ha citado también Manuel Silva, que por qué hay esa variedad de fórmulas. Hemos hablado de la fundación Circe, los Institutos, hay toda una serie de modalidades para la investigación, yo no sé si Manuel Silva ha dicho irónicamente que la biodiversidad era buena, pero yo me pregunto si tendríamos que ir al modelo mejor, si hay muchos, si hay pocos, yo les lanzo la pregunta tanto a Antonio Valero como a Manuel Silva y a quién quiera intervenir por supuesto.

 

 

 

Antonio Valero: En primer lugar gracias por las palabras elogiosas, pero aquí lo único que hay que hacer es trabajar y ya está.

 

Yo creo en las interfases, es decir no entiendo que la Universidad tenga un sólo enchufe con el exterior, la Universidad debe estar conectada, como están las neuronas unas con otras, por muchos contactos y además siempre dinámicos y variables y siempre creando nuevos circuitos, es decir para mí la Universidad no es más que un sector más de una sociedad y además es un sector que debería de ser el líder intelectual.

 

Yo sinceramente frente a ese triunfalismo, que se ha hecho mucho, yo justamente soy bastante pesimista y soy pesimista desde el trabajo y desde lo duro que es sacar aquí nada.

 

Recuerdo que hace unos cinco o seis años un colega mío que estaba en el Instituto Politécnico de Lausanneme dijo: “Oye, Antonio, me gustaría la fórmula que has desarrollado tú para por montarla en Virginia porque me han dado una plaza”. Creó algo parecido a Circe y al cabo de dos años tenía 7 millones de dólares de presupuesto y a partir de ahí lógicamente creciendo, y ahora es uno de los centros clave en Virginia de pilas de combustible.

 

El sistema de sexenios por ejemplo me parece una auténtica salvajada que está llevando a los universitarios primero a hacer una investigación de cara a las publicaciones, y no sólo eso, sino que las oposiciones, las plazas y todo, se están ligando continuamente a un sistema de sexenios que nos hace simplemente estar pensando en que si yo publico en el PhysicalReview, resulta que con eso hemos resuelto el problema de la investigación en el mundo.

 

A mí me parece que una región pobre y una región mediocre como es Aragón necesita un liderazgo intelectual fuerte, hay problemas importantes en esta región, por ejemplo uno de ellos, para mí fundamental, es el tema de quiénes somos, lo que ha sido Aragón y lo que es, esto es una mediocridad frente a la historia que tiene esta región, aquí los investigadores de letras deberían de levantarnos el ánimo y decirnos lo que somos, lo que hemos sido y lo que deberíamos ser, es decir ahí habría una necesidad de liderazgo de los investigadores de letras en el sentido de decir que tenemos que pensar que Aragón tiene derecho a existir en el mapa como existe Cataluña o el País Vasco.

 

En segundo lugar, desde un punto de vista tecnológico, más que pensar en las empresas que existen habría que pensar en las empresas que no existen y que podríamos crear.

 

 

 

Pilar de la Vega: ¿Alguna participación más?

 

 

 

Intervención: Yo quería aprovechar un dato que ha dado Encarna para hacerle una pregunta a Manolo Silva, ese dato que ha dado de más de 600 titulados superiores cada año que estamos formando y que terminan trabajando por falta de ofertas aquí, en Madrid, en Barcelona, incluso en países europeos, eso es un síntoma de muchos cosas y lo que querría ver, yo creo que ya no es un año o dos, son varios, es una tendencia que ya es demasiado acusada.

 

Ante ese dato hay muchas posturas, decir que esto es cuestión de tiempo, de generaciones, que el proceso de industrialización en Aragón llegó posteriormente que a Cataluña y al País Vasco, que son generaciones sucesivas, que hace falta iniciativas empresariales nuevas, que es cuestión de esperar, etc.

 

Yo en ese sentido Manolo te preguntaría, ya se que el profesor universitario, el investigador, con cumplir con su trabajo y mantenerse competitivo en su campo apenas llega, pero ¿cabría de alguna manera la posibilidad de que no todos ellos pero algunos, o discípulos suyos como en otros países ha ocurrido, se incentive que sean también ellos generadores, no actores pero si generadores, de esas iniciativas nuevas, en esos nuevos campos de la ciencia, de las tecnologías etc. que permitirían que esos titulados superiores que estamos perdiendo no se perdieran?, ¿cómo ves el asunto?

 

 

 

M. Silva: Al principio dije que nos habíamos dejado la bola de cristal en casa, pero creo que aquí si que hay elementos claros, primero la alternativa de formarlos o no formarlos para mi no se puede plantear, hay que formarlos, obviamente, en todos los sentidos.

 

Y segundo, el problema no es porque la Universidad sola forme más o forme mejor, hace falta poner presión en la caldera.

 

Es frecuente viniendo de los viajes de Frankfurt, de Madrid o Barcelona encuentres antiguos alumnos que están en Europa o en Barcelona, muchos de ellos queriendo venir y un poco quejándose de que aquí no hay apuesta realmente política por el desarrollo de empresas en la región, es que realmente estamos como quien dice con el grifo de agua caliente abierta pero es que hemos abierto también el tapón, y se está yendo en una parte.

 

Yo viví una experiencia en Grenoble cuando estuve en mi época doctoral. Grenoble era un sitio por ahí perdido donde se hicieron unas Olimpiadas blancas y aquello cogió una poco de fama, tenía una Universidad técnica importante pero que no terminaba de arrancar como centro de producción, hasta que políticamente se decidió hacer en el entorno una serie de parques tecnológicos importantes y apoyarlos y entonces empezó a quedarse la gente, cuando das expectativas la gente se queda, pero si no las ves a título personal es muy duro.

 

Hace escasamente un mes viniendo de un viaje de Nantes cogí un avión y venía un chaval, antiguo alumno de la Escuela, además se suelen presentar como “Qué tal Don Manuel” y molesta muchísimo eso de “Don Manuel” porque antes te llamaban Manolo, él me decía: “hemos estado queriendo montar una empresa” y me estuvo dando las características de lo que quería hacer, “y me tengo que ir al Parque Tecnológico de la Universidad Autónoma de Barcelona porque aquí no me ayudan”. Y le dije que esperase; hablé con los amigos del IAF y les dije que estudiaran el caso, no le consiguieron dar una solución alternativa; todo lo que era el apoyo que se le daba en Barcelona a un chaval que tiene el piso aquí, que trabaja en Barcelona normalmente, pero que trabaja dos días aquí por correo electrónico y sólo va tres días a Barcelona cuando no está de viaje, que la novia está aquí y se van a casar, es decir, que tiene todas las claves clarísimas para quedarse, y no se puede quedar.

 

Ahí faltan estructuras, falta capital riesgo y falta apostar y yo no digo que el discurso del agua esté mal pero hay otros discursos.

 

 

 

Pilar de la Vega: Justamente la semana pasada estábamos planteando el tema del agua y en el gran debate que hubo sobre el tema, que sí que hubo un debate acaloradísimo, también las personas con responsabilidad política que estaban, reconocieron, porque desde el público se planteó, que quizá lo provoqué yo, porque en el segundo debate que hicimos estuvimos hablando de la identidad de Aragón y cuáles serán las señas de identidad, y estábamos planteando de que no debería ser el agua y parece ser que todo el mundo concluía que era la formación de capital humano y que la clave sería no la formación, sino el capital humano, que una de las señas de identidad de esta tierra era su capital humano, pero si el capital humano se va, ese es el gran problema, esto es lo que está saliendo de los debates de estos días aquí. Emilio tienes la palabra.

 

 

 

Emilio: Yo quería apuntalar un poco, estamos tocando todo en algún momento de manera más elegante y en algún otro momento menos, yo quería comentar tres cosas que se han dicho. Ahora se está hablando de las empresas, yo por mi trabajo he viajado por todo el mundo y no conozco Universidades potentes sin empresas relativamente cercanas, no existen.

 

La Universidad y la empresa tiran juntos, es cierto que desde el Estado se puede subvencionar más o desde la DGA en este caso, pero si no hay un tirón empresarial de alguna manera no andaremos.

 

Un segundo punto es que se necesita una cierta especialización, no podemos apuntar desde la Universidad a todo y además esos modelos ya existen por ahí y están funcionando, o se cogen unas cuantas especializaciones concretas, que además ya hay algo, o tampoco funcionará.

 

Para mí un tercer punto es lo que acabáis de tocar, la culpa ya no la podemos echar a ningún lado, echémonosla a nosotros mismos, si estamos todo el día, y el otro día lo recordamos también, hablando del agua todo lo que hablemos del agua no lo hablamos de lo otro y eso personalmente a mí, lo he manifestado aquí y a muchos de los presentes muchas veces, me produce auténtico dolor.

 

Con el discurso del agua yo personalmente creo que no vamos a ningún lado y además lo estamos detrayendo a lo que estamos hablando.

 

Y hay un cuarto punto que también lo ha dicho la mesa y también lo he hablado con la gente que está aquí, corremos pero si no corremos más estamos en el mismo sitio pero un poco para atrás, porque el reto real ahora viene en gran parte de Asia, China etc. y eso va a ir, yo no tengo bola de cristal pero lo que veo cuando viajo, va a ir mucho más rápido de lo que ha venido sucediendo estos últimos años, de manera que como decíais en la mesa, con todo lo que hemos corrido estamos parecido, pero ahora o corremos mucho más o los próximos años ya no estaremos ahí por el tipo de velocidad que están llevando otros países que antes no estaban.

 

 

 

M. Silva: Estoy pensando en Oxford, ellos tienen sus relaciones, pero no porque estén en el entorno directamente, sino porque su marco es mucho mayor.

 

Algo que no comenté, por qué por ejemplo Aragón tiene un retorno tan enormemente bajo en los fondos europeos, sobre todo en el último Programa Marco, el quinto, y lo que va a venir, porque son de I+D+I, y la I última, la de innovación, pesa bastante y la innovación no la puede hacer la Universidad ni el Consejo de Investigaciones Científicas, ni el CITA, hace falta un sustrato empresarial alrededor, realmente eso está fallando aquí, lo que pasa es que hay que tomar conciencia y tratar de poner los medios para que eso se desarrolle, es como cuando uno va a comprar un equipo HIFI a nadie se le ocurre comprar un Marans de 400 W y después poner dos latas de sardinas de altavoces, es decir, por muy magnífica que sea la Universidad si no tiene el entorno alrededor aquello no va a sonar bien.

 

Eso por un lado, por otro lado lo que planteabas de especialización, por supuesto, si es que la diversidad de temas, la velocidad a la que se va, o apuestas o te quedas atrás y además la correlación entre lo que es formación y lo que es sector de actividad tampoco está clara, y aquí en Aragón tenemos un ejemplo muy claro, tenemos la satisfacción de decir que la Facultad de Ciencias de Zaragoza tiene una tradición en Química importantísima y un grado de especialización importantísimo, ¿el sector industrial químico tiene correlación en la región con lo que es eso?

 

Pues me atrevo a decir que no.

 

Entonces hay elementos que están fallando, sólo producir sólo emitir, tiene que haber alguien que te escuche, hay que desarrollar el sistema en su conjunto y por supuesto a mí no se me ocurrirá jamás decir que la culpa es de los empresarios, bastante tienen muchos con seguir el camino, lo que pasa es que desde los niveles políticos hay que hacer un diagnóstico y tratar de facilitar la tarea, si no se hace desde ahí con pactos estables, eso no vale, lo decíamos al principio, aquí no valen políticas de picos aquí de pronto mucho y de pronto nada, oscilante, eso no vale, no se saca ni el valor medio, es un sistema que es bastante inercial y amnésico.

 

 

 

E. Samitier: Yo también apuntaría que para correr me parece muy importante que la Universidad en concreto también se sacuda las inercias a las que hacía referencia.

 

Manuel López ha hablado de la necesidad de un liderazgo político, Antonio Valero ha dicho un liderazgo intelectual y yo creo que habría que haber una tensión positiva que movilizara tanto a la Universidad como al Gobierno para que se notara más esa velocidad, porque efectivamente, si no nos van a arrollar porque los cambios vienen muy rápidos.

 

Y a mí como periodista el asunto de qué hay además del agua, lo estamos viviendo en los medios como en toda la sociedad aragonesa, además de lo que se está contando del agua que hay que contarlo y los medios lo tenemos que reflejar, yo creo que hay que dar un paso más y decir efectivamente para qué y cómo el agua, no olvidar los otros temas, al revés, sacarlos a la palestra, pero a veces nos sentimos los medios de comunicación en un círculo vicioso porque tampoco desde la sociedad afloran o nos llegan fácilmente otros puntos de interés, se va detectando que los hay, es obvio que los hay, pero a veces se nos lleva por delante la riada y entre todos deberíamos ingeniárnoslas para hacer sitio también a las otras preocupaciones y además al final vendría a ser todo lo mismo, que es: cómo dibujamos el futuro, cómo y para qué utilizamos las cosas y por qué y para qué protestamos, que hay que hacerlo.

 

 

 

Pilar de la Vega: ¿Alguna intervención más?

 

 

 

Intervención: Buenas tardes, yo querría comentar que me da la impresión de que aquí se está viendo la investigación quizás desde un mundo muy reducido que es el universitario, yo quizás, de los que estemos aquí quizás sea el que menos idea tengo de investigación y eso tiene unos convenientes y unas ventajas, que lo puedes ver un poco desde fuera.

 

Ha comentando Manolo que su presentación, de alguna forma, eran los últimos veinte años de investigación en Aragón, ha hecho referencia también a que la investigación es algo que se ha dado hace siglos, y es cierto, lo que yo creo es que el escenario que tenemos ahora mismo es diferente porque lo que hasta hace unos años podía ser un factor importante, el tener investigación en una Comunidad, en una nación era algo importante porque te daba ventajas con respecto a los demás, ahora posiblemente sea una necesidad de supervivencia, porque ahora con la globalización han cambiado las cosas mucho, y ahora necesitamos investigar no para ser mejores, sino para no quedarnos atrás, para no ser los peores.

 

Y por otra parte, eso que se comentaba sobre si se lleva o no se lleva retraso, yo quería hacer dos referencias a dos momentos importantes en Europa en lo que se refiere a lo que se debe hacer con la investigación, lo habéis comentado antes también, en el Consejo Europeo de Lisboa es cuando de alguna forma se marcó el objetivo de alcanzar una economía europea que fuera la primera del mundo, pero basada en el conocimiento, y sólo dos años después en el 2002 en Barcelona, es cuando se decidió marcar como objetivo para el 2010 ese 3% de inversión en el PIB de media para toda Europa, y además otra cosa importante que se define en Barcelona es que el porcentaje de participación de las empresas fuera de dos tercios del total.

 

Aquí también se ha estado comentando la importancia de las empresas, yo creo que en este nuevo escenario que estamos pensando para Aragón es fundamental, estáis comentando que tenemos un gran factor humano, que es cierto y tenemos además otra cosa, tenemos una industria con riesgo de desaparecer, ahora se está hablando de la deslocalización, hace unos años se hablaba de empresas que se marcharon en el sector textil, por la mano de obra, en el sector del cableado, ahora se está hablando en Cataluña de que se están marchando las empresas, pues frente a esto tenemos que reaccionar y tenemos que reaccionar todos.

 

Comentaban que desde el mundo político, yo creo que el mundo político tiene que llevar la iniciativa pero no puede ser el único, yo creo que aquí en ese pacto que se hablaba, es fundamental que participe toda la sociedad, tienen que estar los políticos, la Universidad, deben estar las empresas y también toda la sociedad, entonces si conseguimos que esto sea un objetivo de todos y todos nos pongamos de acuerdo en cómo debemos actuar yo pienso que el futuro de Aragón en investigación puede ser bueno.

 

 

 

Gabriel: A mí me sale la vena de no sindicalista en ejercicio, habéis hecho una referencia a la calidad en el empleo, simplemente una aportación sin entrar en datos anecdóticos, decir que muchas de las empresas que se han establecido al calor de esa nueva nomenclatura no están aportando en el factor humano calidad en el empleo, simplemente es una afirmación, no voy a citar pero que por lo menos se tenga en cuenta en una jornada como esta, porque alguno de los dos intervinientes lo ha citado, por tanto como pequeña aportación.

 

Yo, desde la óptica de antiguo sindicalista en ejercicio, siempre he visto a los empresarios de las empresas como los que tengo en frente y sin embargo ahora quiero hacer una reflexión, con el modelo de empresas que tenemos qué posibilidades de investigación podemos hacer y lo pregunto a los dos porque creo que tampoco sería lógico que siempre estuviéramos a la contra de las empresas y no decir bueno, tenemos un tejido productivo muy concreto y evidentemente tampoco nos podemos permitir todas las alegrías, porque algunas empresas también es verdad que tienen algunos problemas estructurales tremendos a la hora de llegar a fin de mes, con esto no les estoy salvando las espaldas.

 

Entonces qué tipo de investigación o de I+D+I sobretodo la I última, la innovación, se podría hacer en una Comunidad como la nuestra, evidentemente no quiero cargar todo en el lado de las empresas, a lo mejor lo podría cargar en las organizaciones empresariales, que en su colaboración con el ámbito universitario siempre han estado a la contra y nunca han estado en clave de aportación, pero me refiero al tejido empresarial y al tejido productivo que produce.

 

 

 

M. Silva: Básicamente lo que decía sobre qué tipo de investigación, yo creo que el planteamiento no es exactamente así, yo creo que el sistema tiene que tener distintos niveles y si se observa la PYME aragonesa, en un gran porcentaje los problema que tienen no son ni de investigación y desarrollo ni de innovación, son de salir del paso, entonces instrumentos como el son el CITA, el ITA, etc. que todavía ellos mismos tienen dificultades para acceder a ellos, hablaba el otro día con Manolo Muniesa cuando me di cuenta de que esta semana teníamos esto, y él decía “Nosotros tenemos problemas para llegar a las PYMES” y ellos no son investigación, ellos son de desarrollo en adelante ellos no hacen investigación.

 

 

 

E. Samitier: Pero problemas para llevar a las PYMES, ¿por qué?

 

 

 

M.Silva: Pues porque las PYMES viven cogidas con el hoy o con el ayer, por la mentalidad, y porque están muy personalizadas y que conste que no las estoy criticando insisto, bastante tienen con sobrevivir en muchos casos, lo que pasa es que las autoridades políticas tienen el deber moral y ético de ir a ello, en vez de estar en otras guerras.

 

 

 

E. Samitier: El otro día hablando del agua, ahora que hemos citado que si el agua lo tapa todo y qué hacemos con el agua, hablábamos en un debate sobre Yesa, sobre la cota de Yesa y alguno de los participantes citó como ejemplo la industria transformadora Navarra y decían que allí iban muy por delante de lo que se estaba haciendo en el campo aragonés.

 

Nosotros también citamos como ejemplo que tuvo muchos problemas la piscifactoría que se estableció en El Grado porque no le dejaban utilizar el agua para eso, en fin, supongo que poniendo en relación las materias primas, la localización con las necesidades, pues a lo mejor por allí se debería discurrir más, planificar y prever más si se puede.

 

 

 

Intervención: Sólo quería apuntar una idea, quizás no nos damos cuenta en el discurso que mantenemos de en qué Comunidad Autónoma estamos, estamos en una Comunidad Autónoma que tiene 1.200.000 habitantes rodeados de las mayores Comunidades Autónomas con capacidad de atracción, es decir que cuando nos comparemos con nuestra capacidad de actuación debemos hacerlo con Asturias y con Murcia, no podemos hacerlo con Madrid o Barcelona, esa es la amenaza constante que tiene el progreso en nuestra Comunidad Autónoma.

 

Pero tiene una tremenda oportunidad y la tremenda oportunidad es que también está ahí, y vivimos en un mundo en el que como se está diciendo continuamente, la comunicación empieza a no ser un problema, ni la física, ni evidentemente la de las ideas, es decir no hace falta tener un gran desarrollo empresarial o tener un desarrollo empresarial equivalente a los recursos humanos que podemos tener aquí, para conseguir mayor desarrollo en I+D, es decir se puede con conseguir de fuera, lo que va a ser más difícil es que la atracción que supone Madrid o Barcelona para empresas puedan ser compensadas con la atracción que supone Zaragoza, pero lo que sí que podemos compensar es la atracción de una buena oferta de I+D, por consiguiente insisto, los recursos humanos son el principal beneficio que tenemos y la posición que tenemos es nuestra amenaza y nuestra oportunidad, y creo que debemos verlo así.

 

 

 

Emilio: Por llevar un poco la contraria yo no me quiero comparar con Asturias que es una región totalmente en declive porque ha vivido del Estado y es la que más fondos por habitante le han llegado y le llegan en todo el siglo pasado y sigue, y no va a ningún lado, me quiero comparar con Navarra y ahí es donde hay liderazgo de unas personas concretas a lo largo de años, que eso es muy importante, es lo que se ha dicho antes, yo también creo en el largo plazo, no creo que haya ningún resultado ni a dos ni a tres años, sino que es plantear unas cuestiones muy concretas y seguir en ellas.

 

Navarra que esta aquí al lado está haciendo una especialización en tecnología del automóvil apoyado por el Gobierno Navarro, en tecnología de energías eólicas apoyado por el Gobierno Navarro, en sanidad a partir de una serie de hospitales, también apoyado, que ya me gustaría que lo tuviéramos en Aragón y tienen muchísimos muchos menos habitantes y están aquí al lado, entonces no me sirve el ejemplo que me has dado, y ya sé que Aragón somos los que somos, pero es que hay ejemplos que están al lado.

 

 

 

M. Silva: Básicamente a lo que decía Manolo, entiendo lo que dice.

 

Yo he sido durante muchos años piragüista, hacíamos entrenamientos corriendo fondo y yo siempre me pegaba al que corría más que yo, aunque fuera por delante, si yo lo que quería era llegar tenía que pegarme a ése, no me puedo coger la referencia del que viene por detrás.

 

Y el problema es que si los demás corren más que tú, tú vas perdiendo terreno y eso es lo que nos está ocurriendo, lo que decíamos de alguna forma al principio, entonces en ese sentido yo creo que efectivamente hay que mirar a Cataluña, a Navarra, a Valencia, al País Vasco y a Madrid, hay que mirarlos a ellos, otra cosa es que hay que ponerlos a escala, es decir, son seis millones en Cataluña aquí somos un millón doscientos, cinco veces más, el PIB es del orden de unas siete veces más o seis y medio más, bueno pues pongámoslo en escala, seamos realistas, no seamos utópicos, pero no miremos lo que está pasando con Asturias, que como decía Emilio es clarísimamente una región que está en declive.

 

Yo prefiero mirar lo otro y tener la sensación de que no llego, a tener la sensación de que bien voy, voy holgado, voy por delante del que va atrás.

 

Por otra parte, y me atrevo a decirlo delante de una historiadora, a mí me interesa mucho la historia pero creo que mitificamos la historia de Aragón, este problema que estamos discutiendo ahora mismo lo ponemos en dos épocas importantes, la primera el Renacimiento, en el Renacimiento las grandes personalidades de la ciencia y de la técnica de Aragón se fueron todos, ¿dónde murió Servet?, ¿dónde estuvo Pedro Juan de Lastanosa?, ¿dónde estaba Martín Cortés? Estamos hablando de un médico, de un ingeniero, de un cosmógrafo, estaban fuera.

 

Vamos a uno de los periodos áureos, el XVIII, ¿dónde estaba Azara?, ¿dónde estaba Asso?, ¿dónde estaba Piquer y Arrufat? Todos fuera.

 

Lo que pasa es que yo no quiero ser estructuralmente pesimista, yo creo que hay unos problemas, en aquel momento era un mundo completamente distinto, las comunicaciones tenían otra forma absolutamente distinta, no se parecen pero no mitifiquemos el pasado tampoco.

 

 

 

Pilar de la Vega: Muchas gracias a todos, ha sido un placer estar aquí esta tarde, la verdad es que es el día que menos gente ha habido, lo cual es simbólico de lo que significa la I+D, analicémoslo, lo hemos llenado todos los días con un público más variado, con más representatividad política, sindical y hoy no, lo cual es significativo. Simplemente lo quiero poner de manifiesto, para que también analicemos nuestra propia situación.

 

Les quiero agradecer muchísimo que hayan venido, hemos estado menos tiempo pero creo que el debate ha sido realmente espléndido, además el público lo conocerá porque lo vamos a publicar.

 

El miércoles que viene vamos a hacer el siguiente tema que va a ser sobre la gestión autonómica y la calidad de vida, es decir, analizaremos si estos veinte años de gestión autonómica han mejorado la calidad de vida de los aragoneses, porque estamos planteando determinados temas: de identidad, agua, infraestructuras, investigación.

 

Lo vamos a hacer el miércoles, cambiamos de día, en este caso viene un representante del poder político porque hemos ido combinando, que será Eduardo Bandrés, el Consejero de Economía, no podíamos traer a la Consejera porque lleva sólo unos meses, tenemos que traer a alguien que llevase todos estos años trabajando en este tema.

 

Eduardo Bandrés estuvo en la primera legislatura de diputado, ahora es Consejero y pensábamos que era la persona adecuada para venir aquí, ya que hemos pensado en personas representativas con una historia de trabajo de determinados temas en esta tierra, y el periodista será Plácido Díez.

 

Y terminamos el viernes con los dos Presidentes, el que empezó la Autonomía, Santiago Marraco, y con el Presidente actual, Marcelino Iglesias, que son dos visiones, dos realidades de estos veinte años.

 

Muchas gracias y hasta el próximo día.

 

ponente1: 
Manuel Silva / Encarna Samitier

Añadir nuevo comentario

Filtered1 HTML

  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • You may post Display Suite code. You should include <?php ?> tags when using PHP. The $entity object is available.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Global tokens will be replaced with their respective token values (e.g. [site:name] or [current-page:title]).

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunat sirve para determinar que usted es una persona real y no software mal intencionado
1 + 13 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Páginas