LA HISTORIA POR DESCUBRIR

Imagen de jbbuteraa
José Benito Butera Aured

entre otros “DICCIONARIO BIOGRAFICO DEL SOCIALISMO ESPAÑOL HASTA 1936”, donde saltando de una a otra de las que en ese sitio aparecen; topé con un dato que me llenó de sorpresa por un lado, y de orgullo por otro. La sorpresa saltó del siguiente modo: Leoncio Ortega Peinado fundador de la agrupación socialista de Madrid, natural de Mallen.

Con esta escueta información he  pretendido llegar a profundizar en la vida de este hombre del que yo creía aragonés de raíz.

Su fe de bautismo nos sitúa en el año 1857, el día trece de enero; sus padres son José  Ortega y Juana Peinado, cónyuges, naturales, aquel de Aldabía, provincia de Almería, y esta de Trillo en la de Guadalajara. Es el segundo hijo del matrimonio.

Estamos situados ya en el nacimiento de Leoncio. Entre los datos de esa mini biografía  – diez líneas – nos llevan también a su muerte; el dieciséis de enero del año 1908 en Madrid (El Socialista 24 de enero de 1908, nº 1142).

Con estas dos fechas se puede comenzar a averiguar algo sobre un hombre que a sus veintiún años, tiene unas inquietudes políticas y sociales que en aquellas fechas eran muy pocos los que de ellas hacían bandera. La liberalidad y el republicanismo estaban en boga, en el mundo político; en el social era la Asociación Internacional del Trabajo la que canalizaba las inquietudes de los obreros, bajo el paraguas ideológico de Carlos Marx, en España entre otros Pablo Iglesias seguía esos presupuestos revolucionarios.

Las averiguaciones posibles son. Su nacimiento accidental en Mallen (Zaragoza), su ubicación en Madrid, consta en el primer documento registrado, (Padrón de moradores) en 1890, en el que consta su residencia en Madrid en 1863, contaba entonces con seis años. Allí casó, tuvo descendientes y murió en enero  de 1908, con cincuenta y un años – de gravísima enfermedad –. Su profesión cajista de imprenta, es esta profesión la que lo liga al socialismo, hasta el punto en que a sus veintidós años figura entre los firmantes del acta fundacional del Parido Socialista Obrero – Español, con posterioridad – que como es sabido tiene el núcleo fundacional entre los adheridos a la ya por entonces veterana Asociación del Arte de Imprimir.

Juan José  Morato, quien en 1925 dejó plasmado en una obra que tiene como título, el de esa asociación, con la apostilla de… La cuna de un gigante, en clara referencia a la Unión General de Trabajadores; también nos habla de este aragonés de nacimiento, que además de trabajar en dos empresas en las que coincidió con Pablo Iglesias ( Enrique Teodoro y Viuda de Muniesa ) formó parte de la directiva de la asociación del arte en la difícil época, y también histórica – la huelga de tipógrafos en 1882, que arrastró a cuatrocientos obreros de treinta imprentas en su comienzo y concluyó con la resistencia y el triunfo de trescientos obreros que pertenecían a veintiséis imprentas –. En esas fechas y ante el encarcelamiento de la directiva del Arte casi en su totalidad, y por si se alargaba la situación se nombró una ejecutiva paralela que actuaría según las circunstancias; en esa ejecutiva figura Leoncio, como secretario segundo; posteriormente fue elegido también, como miembro de la mesa de discusión.

También el mismo autor nos lo sitúa como compañero de trabajo del destacado activista del socialismo, Antonio García Quejido, así como de otros con cierto nombre dentro de la asociación como Desgracias Nafarrete y alguno más.

En cuanto a su ligazón con la fundación del PSOE, figura entre los veinticinco firmantes del acta fundacional, de los que dieciséis pertenecen al oficio de la tipografía, y constatada su afinidad con Pablo Iglesias ya que en esas fechas trabajaban juntos en la imprenta de Muniesa; hay que suponerles además de su ideología marxista y sus reivindicaciones laborales, algún otro grado más de intimidad, como puede ser la colación diaria en la tasca Casa Labra donde se fundó el partido obrero. Esta afirmación tiene su base en el domicilio que por aquellas fechas tenía Leoncio, situado al final de la calle Embajadores cerca de la Puerta de Toledo – calle de Roda – y el trayecto a recorrer para asistir a su trabajo que hay que suponerlo por aquel entonces en el Madrid de los Austrias, donde estaba el negocio de cualquier tipo que en aquella villa se desarrollaba era un trayecto de cierta consideración para hacerlo en el corto espacio de tiempo entre la jornada de mañana y la de tarde, por eso en aquella tasca centenaria se juntarían los del gremio del arte de imprimir, a comer su magra ración traída desde su casa en el modesto atillo que por entonces se estilaba, y que trabajando en las inmediaciones de la Puerta del Sol, se acercaban hasta esa tasca para consumir un cuartillo junto con las viandas que les habían preparado en su casa.

Nota los datos históricos estan sacados de J:J: Morato y José Félix Tezanos, además del Archivo Municipal de Madrid y el Obispado de Tarazona.

Añadir nuevo comentario

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Páginas