Las misiones pedagógicas: El papel de la UGT.

Imagen de aliebanac
Alfredo Liébana Collado

          El presente artículo resume el interesante papel de acción cultural desarrollado por las "Misiones Pedagógicas" en el inicio de la época republicana haciendo un especial hincapié en algunos aspectos poco conocidos respecto a las vinculaciones sindicales de algunos de sus protagonistas más destacados, tanto en la UGT como en la FETE, fue publicado en el 2007 en dos publicaciones sindicales de Madrid con motivo de una exposición divulgativa sobre las mismas realizada por el Ministerio de Cultura y que ha recorrido muchas ciudades españolas.

La magnífica exposición presentada por el Ministerio de Cultura en el Conde Duque (desde el 22 de diciembre y que dura hasta el 11 de marzo) es una excelente ocasión para valorar el afán pedagógico y de cultura popular del gobierno republicano.

El organismo que lo llevó a cabo fue el Patronato de Misiones Pedagógicas, institución que fue creada al efecto por el gobierno el 29 de mayo de 1931, siendo su presidente Don Bartolomé Cossío y su secretario Luís Álvarez de Santullano, estando en su constitución vinculado al Museo Pedagógico (que fue fundado en 1888 y reorganizado en 1932) y a la Institución Libre de Enseñanza en su inspiración, formando parte de su patronato destacados intelectuales, pedagogos, maestros y profesores, aunque en algunos casos también sindicalistas, circunstancia que se obvia en la exposición.

Fotografía: Clase en el campoLa presencia del secretario general de la Federación de Trabajadores de la Tierra Lucio Martínez Gil no es casualidad, es un firme compromiso de la UGT por facilitar la acción republicana de llegar a las zonas campesinas más alejadas con su política de cultura popular. Rodolfo LLopis como presidente de la Federación de Enseñanza de UGT (en ese momento además Director General de Primera Enseñanza), destacado pedagogo y político, es otro caso a tener en cuenta. Otros afiliados destacados son Francisco Barnés y Ángel Llorca. Por no citar al propio ministro Fernando de los Ríos, uno de los animadores de la AGM (FETE) en los duros tiempos de la dictadura.

Se indica que el principal fin de las Misiones Pedagógicas era acercar al mundo rural la cultura general, la moderna orientación docente y la educación ciudadana. En la exposición la función docente queda en un segundo plano, primando la cultural (lógico en una exposición financiada por el Ministerio de Cultura), pero todavía más si nos referimos a la formación de maestros, en la doble vertiente de maestros que van a conocer estilos de vida y zonas de España a donde puede que tengan que desempeñar su trabajo y quieran hacerlo mejor, y en la de los maestros rurales de estos lugares que se encontraban lejos de las novedades pedagógicas del momento y que tenían siempre en las Misiones sesiones específicas para mejorar su trabajo. El papel destacadísimo de profesores de Normal y de alumnos de la misma en la composición de las Misiones era una buena muestra de ello. La colaboración de algunos inspectores como animadores fue sin duda fundamental. Entre todos ellos hubo multitud de afinidades personales y societarias, y entre ellas no hay que minusvalorar la sindical. Muchos tenían o habían tenido dicho compromiso, otros lo tendrían en el futuro, entre otras razones, por comprobar las carencias que este país tenía en tantos rincones de España.

La República había llegado con un apoyo más urbano que rural, asumiendo desde el principio que España debía superar no sólo su aislamiento exterior sino también el interior. No era posible una democracia sin ciudadanos conscientes, no se podía dejar todo en manos de unos caciques que tenían una visión feudal de sus tierras y que eran reacios a cualquier cambio. Era necesario ventilar culturalmente esas zonas que habían tenido un único referente: una Iglesia anclada en Trento.

Las Misiones Pedagógicas llevaron lo mejor de la República tras de sí, intelectual y humanamente, pero aprendieron sus componentes también mucho de los sitios a donde iban. Llevar las raíces de lo español y descubrirlas a su vez en los sitios más alejados, era una acción profundamente patriótica. Les marcó a todos en su trayectoria vital, pero a quien más fue al maestro del pueblo como prolongador de esa visita, de ahí la necesidad de mejorar las bibliotecas escolares (se donaban 100 libros) y de la proyección social de las mismas.

La ingente labor de cultura popular realizada en la guerra civil no se entiende sin este primer proceso, de gran intensidad en el primer bienio y muy recortado en el segundo. Llevar el teatro, la pintura y la música como artes clásicas, y el cine como arte nueva, haciéndolo con la más alta calidad posible a sitios muy aislados, solo se puede hacer si existe un gran entusiasmo y fe en un futuro mejor, esa fue su gran virtud. Paralelamente a la acción de las Misiones funcionaba con similares fines de divulgación cultural el teatro universitario dirigido por Federico García Lorca y organizado por la Unión Federal de Estudiantes Hispanos (UFEH), eso sí en poblaciones rurales algo menos aisladas, realizando 21 recorridos frente a más de 200 de las Misiones.

 Destacando aquellos que tuvieron además un significativo papel sindical indicamos por ejemplo los contenidos del primer congreso de la AGM (FETE) de inicios de abril de 1931, donde se habían discutido tres ponencias: la primera “Escuela humana o de clase” presentada por José Salgado, que luego dirigiría misiones pedagógicas como la de marzo de 1936 en Ciudad Real. En dicho debate participó Ángel Llorca director del Colegio Cervantes de Madrid, uno de los inspiradores más señalados de las Misiones, especialmente en lo relativo a la formación de maestros. La segunda por Manuel Muiño Secretario de la Federación de Edificación (Construcción) “Aspiraciones del proletariado en la educación”, en la que hubo un debate sobre la enseñanza rural. La tercera presentada por Pablo de Andrés Cobos “Formación y selección de los trabajadores de la enseñanza” director del Grupo Escolar Claudio Moyano de Madrid que participó en cinco misiones y escribió “La aldea y el maestro”.

Cobos participaría posteriormente como delegado de Barcelona en el segundo congreso de FETE de abril de 1933, teniendo una intervención destacada en el mitin de clausura, donde hace un canto a la formación en la casa del pueblo de “educadores de muchedumbres…capaces de despertar al proletariado campesino” (cita de la crónica del Congreso de “El Socialista” del 14 de abril), en el mismo mitin también participó Rodolfo Llopis defendiendo la labor educativa de la República.

Vicente Valls es elegido vocal en la ejecutiva elegida en enero del 34 y presidente en la del primer congreso extraordinario de abril de 1934. Participa en cinco Misiones y fue director de seis cursos para maestros para preparar las mismas.

Daniel González Linacero profesor y director de la Escuela Normal de Palencia fue vocal de la ejecutiva de la FETE en Palencia en 1933. Organizador principal de una semana pedagógica regional (Asturias y Castilla) de la FETE en abril de 1934 (en el catálogo figura una foto de la misma con Fernando de los Ríos, pero no se indica su relación con la FETE). Colaboró en tres de las Misiones.

Por otra parte, habría que citar a José Luís Sánchez Trincado, inspector que participó en las Misiones y que fue el director de la Revista de Pedagogía en el período en que fue órgano teórico de la FETE en 1938 y formó parte de la dirección de la cooperativa de material didáctico de FETE. La revista Escuelas de España tuvo en su redacción a los principales miembros relacionados con la FETE como Cobos, Bayón y Herranz. Siendo muchos de sus colaboradores misioneros y sindicalistas.

Juan Vicens fue el inspector de las bibliotecas donadas por las Misiones, y a su vez, sería uno de los principales responsables del sindicato de Archivos, Bibliotecas y Museos que se constituyó e integró en la FETE al inicio del conflicto.

Entre los documentos expuestos figura un texto y planchas originales de un artículo del nº 19-20 de “Escuela de Trabajo” órgano de la Asociación de Trabajadores de Orense ATEO (asociada a la FETE) dedicado a las Misiones escrito por un maestro rural interino (en la exposición no se indica ninguna relación con la FETE).

En definitiva las Misiones Pedagógicas fueron un proyecto de la República que muchas personas hicieron posible, gracias a una gran amplitud de miras y a una generosidad humana y social realmente admirable.

 

Artículo publicado en la revista UNION de UGT madrid febrero de 2007 y en Aula Sindical revista de FETE Madrid en enero 2007.

Añadir nuevo comentario

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Páginas