LOS INTELECTUALES EN DEFENSA DE LA REPÚBLICA: El Congreso Internacional de Escritores Antifascistas mientras Valencia es la capital de la República

Imagen de aliebanac
Alfredo Liébana Collado

          El término intelectual se refiere al grupo social que elabora o transmite una escala de valores y por lo tanto las raíces de la cultura. La llegada de la república fue básicamente una creación de intelectuales como respuesta al régimen anterior ya agotado. La FETE cobra un papel significativo de puente entre los que elaboran y transmiten estos valores.
          Al producirse el golpe de Estado que la pone en riesgo, la gran mayoría de los intelectuales estaban con el gobierno democrático, vinculados a organizaciones que le apoyaban, los que no, se agrupan en nuevas organizaciones y publicaciones para defenderlo.
          Los pocos que apoyan a los militares que como Millán Astray gritan “muera la inteligencia”1 tienen su origen fundamental en el sustento ideológico de la mayoría de la jerarquía católica y de sus intereses, o en aquellos que piensan en una España fascista con base en el tradicionalismo o el falangismo (fundamentales para la defensa del modelo agrario caciquil en riesgo). Es cierto que algunos muy conocidos se mantuvieron al margen en el conflicto –la tercera España- (a pesar de haber sido fundamentales en la formación de la República) al encontrarse decepcionados con su evolución. No hay que olvidar para ser equilibrados, que una parte termina comprometida en un bando por circunstancias geográficas. 

El mensaje cultural esencial de la primera etapa de los gobiernos de la república fue la creación de escuelas. La Institución Libre de Enseñanza (ILE) fue su germen ideológico, al mantener que la cultura y la educación transformarían la sociedad, coincidente con la tradición liberal ilustrada y con los planteamientos racionalistas de Ferrer y la tradición anarquista y socialista.

En la guerra civil existieron organismos impulsores de carácter estatal o regional (Ministerio de Instrucción Pública, Ministerio de Propaganda, Consejería de Cultura y Comisariado de Propaganda de la Generalitat, etc.) donde estas raíces se mezclaron, formándose además un entramado propagandístico con multitud de organizaciones participantes como Milicias de la Cultura, Cultura Popular, Altavoz del Frente, Hogares del Soldado, Clubes de Educación dentro de las unidades del ejercito, etc. Siendo un importante instrumento para intentar lograr la victoria, con la idea que un soldado que conoce por qué combate, es más eficaz en el orden militar. La gradación de los mensajes iba desde “la cultura os hará libres” a “con el fusil conquistemos los libros”, pero tomando siempre como motivo básico la denominada cultura popular, con una gran heterogeneidad de los mensajes y en su difusión. Hay un factor interesante en el carácter interactivo de los murales, que eran refritos y adaptaciones de las grandes campañas realizadas en los distintos ámbitos republicanos y en la que participaban en su elaboración los receptores. La difusión cultural comprendía la lucha contra el analfabetismo, edición de obras literarias y artísticas, música, teatro y cine. Se organizaron otros organismos similares en hospitales, fábricas y colectividades agrarias.

La FETE tiene un importante papel al participar en la gran mayoría de los organismos que tienen que ver con la difusión cultural y con la acción educativa. Su secretario general Cesar García Lombardía era el Director Gral de Enseñanza Primaria y participa en los dos gobiernos de Largo Caballero, donde las organizaciones sindicales cobran un papel político, lo mismo ocurre posteriormente con el primer gobierno Negrín. De ahí, que no sea fácil distinguir la acción sindical de la gubernamental en el campo cultural y educativo del momento. Muchas de las iniciativas de la FETE terminaron generalizándose institucionalmente y siendo protagonizadas por organismos de participación múltiple, y el sindicato aplicando las institucionales como propias.

Por otra parte es de destacar que el mensaje cultural republicano más profundo fue fundamentalmente elaborado por aquellos que no estaban militando en las organizaciones políticas, pero sí se sentían vinculados a la idea de la defensa de la democracia y de la república como expresión de la misma, y en general a la izquierda, curiosamente un número significativo de ellos eran profundamente católicos y humanistas. El II Congreso Internacional de Escritores es uno de los foros donde se expresa esta heterogeneidad en el compromiso en defensa de la república, su carácter internacional está relacionado con la convulsa situación de los años treinta, con el ascenso del fascismo en diversos países y en el importante papel que realiza la Unión Soviética en el campo de la difusión cultural en su país y en la agrupación de escritores en 1934, que promueven la celebración del I Congreso Internacional de Escritores en París en 1935. Se constituye allí la Asociación Internacional de Escritores en Defensa de la Cultura ya con sección española, decidiendo celebrar el siguiente congreso en Madrid en 1937, la guerra civil precipita la situación, algunos escritores vienen a las Brigadas Internacionales, lo que hace que la convocatoria al realizarse tenga una enorme repercusión internacional. Desde 1936 la dirección es llevada por Bergamín y Alberti.

Además al inicio del conflicto aparecen diversas revistas culturales: Hora de España (de gran nivel, desde enero de 1937 a noviembre de 1938 se editan 23 números, contando entre otros con Altolaguirre, Dieste, Gaya, Gil-Albert, María Zambrano, Emilio Prados y Ángel Gaos, colaborando también Antonio Machado con sus prosas de Mairena, León Felipe, Dámaso Alonso, Miguel Hernández, Rafael Alberti, Joaquín Xirau entre otros), Mirador en Cataluña, Estudios (libertaria) y Nueva Cultura en Valencia. En el frente Armas y Letras de Milicias de la Cultura, Amic en Cataluña, Nuestro Ejercito y el Comisario editadas por el Comisariado de Guerra con importantes colaboraciones de literatos. El Mono Azul (agosto de 1936, 46 números) hoja de impacto de la Alianza de Intelectuales Antifascistas (AIA) en la que participan entre otros Alberti, Bergamín, Ramón J. Sender, María Teresa León, Gaya y Zambrano.

El Congreso se inaugura el 4 de julio de 1937 en la sede del Ayuntamiento de Valencia, mientras es capital de la república, durando hasta el 11 de julio, haciendo una visita al frente madrileño, finalizando sus sesiones en Barcelona. Es inaugurado por un discurso de saludo de Negrín como Jefe de Gobierno, sobre un fondo de dos lápidas: una de los escritores fallecidos antes del conflicto desde el último Congreso de París (entre los que estaban Máximo Gorki y Valle Inclán) y otra de los intelectuales muertos en el conflicto hasta el congreso, destacando García Lorca, Leopoldo Alas, el compositor burgalés Antonio José, Félix Bárzana (maestro de origen asturiano, dirigente de la FUE y de la FETE, miembro de la ejecutiva de Madrid en 1934 y de la nacional en el III congreso en junio de 1936, muerto en los primeros días de combate, que dio el nombre al batallón de FETE que participó en la defensa de Madrid, dentro del quinto regimiento de milicias, hasta su incorporación al ejercito popular en enero de 1937) -en la lápida de la foto se lee Bárcena- y León Le Boucher (químico, profesor de la Universidad de Valencia y primer secretario del Sindicato de Enseñanza Media y Superior de FETE en 1936, fallecido en 1937 en el frente de Pozoblanco en Córdoba).

Entre los intervinientes destacan: Julio Álvarez del Vayo como Comisario de Propaganda, señalando la lucha contra el analfabetismo en las trincheras; Bergamín, Tolstoi (URSS) y José Mancisidor (Mexico); Joaquín Xirau profesor de filosofía de la Universidad de Barcelona en nombre de la FETE (que reproducimos literalmente**).

En Madrid se realizan varias sesiones del 5 al 8 de julio: el 5 y 6 en la Residencia de Estudiantes intervienen el General Miaja; Juan Marinello (Cuba); Juan Mª Aguilar por el MIP; Nicolás Guillén (Cuba); Cesar Vallejo (Perú) que se refiere a la defensa por el 5º regimiento de los tesoros artísticos del palacio de Liria y Vicente Huidobro (Chile). El 7 en el cine Salamanca donde intervienen M Teresa León y André Malroux (Francia). El 8 en la Residencia de nuevo, se lee un mensaje de Romain Roland y Jean Cassou (Francia); Kisch (Alemania) e intervienen Bergamín y Marinello.

El Congreso continua el 10 de julio de nuevo en Valencia, destacando una intervención de Fernando de los Ríos (en ese momento Embajador en USA), donde hace un recuerdo emotivo del asesinato de Lorca, indicando que fusilaron la poesía, no al poeta, y señala la dimensión de la represión asesina producida en Granada: 6 catedráticos de universidad, incluyendo al rector, 5 de los 11 diputados de izquierda, un nutrido grupo de profesionales y 14.000 obreros. Indica que la situación actual es similar a la de 1808 cuando los ojos del mundo veían en el levantamiento español frente al ejército napoleónico un impulso de libertad que alentaba otros movimientos similares. Hoy resume: “España busca una defensa de la individualidad con conciencia de comunidad, frente al fascismo, que tiene una visión coercitiva de la misma sobre el individuo”.

Otros intervinientes en esta sesión fueron Stern (Alemania), Tzara (Francia), Ilya Ehremburg (URSS), Julen Benda (Francia), Antonio Machado (quien indica la importancia de escribir para el pueblo con vocación internacional, tomando como referencia el Quijote) y por último Diego Martínez Barrio saluda como Presidente de las Cortes.

El 11 julio prosigue en Barcelona el Congreso en el Palau de la Música Catalana con Alberti, Pozas (jefe del ejercito del Este), Jaume Serra (de la asociación catalana) y Lluis Companys que cierra como Presidente de la Generalitat.

El 16 se desplaza el Congreso a París con la intervención de Heinrich Mann (Alemania), Chamson (Francia), Bergamín, Guillén, Neruda (Chile) y Louis Aragón (Francia). El 17 de julio intervienen Bertolt Bretch (Alemania), Sender, Pellicer (Mexico) y J R Bloch (Francia). Sender indica que la lucha contra el fascismo es un deber humano por la paz, la dignidad y la libertad. El 18 termina el congreso con una reunión a puerta cerrada para las conclusiones.

Entre las actividades paralelas realizadas en España destacan dos conciertos: uno en Valencia de música popular española dirigidos por los propios compositores Manuel Palau, Chapí, Rodolfo Halfter y Salvador Bacarisse y otro de música clásica en Barcelona con la “Heroica” de Beethoven dirigida por Pau Casals y el “Concierto para violonchelo y orquesta” de Hayden interpretado por él mismo. En Valencia además se representó la obra teatral de García Lorca “Mariana Pineda” dirigida por Altolaguirre.

En París se realizó otro festival de música popular española y se leyeron poemas de Lorca. A los que se unieron conjuntos de coro y orquesta de París y Nueva York.

La repercusión en los medios escritos españoles y extranjeros fue extraordinaria.

 

Nota: Como detalle curioso las invitaciones para la asistencia al segundo congreso en la sesión barcelonesa se indica que pueden recogerse, entre otras 6 instituciones en los Casals de cultura CENU-FETE.

 

Joaquín Xirau:Nacido en Figueras en 1895, muerto en México en el exilio en 1946. Doctor en Filosofía y Derecho. Discípulo de de Cossío y muy influido por Ortega. Fue pensionado por la JAE para visitar diversas universidades francesas, belgas, suizas y rusas. Profesor de filosofía, primero de Instituto en Vigo, luego de Universidad en Zaragoza y desde 1923 de Barcelona, en el exilio lo fue en la Autónoma de México.

En 1930 crea el seminario de Pedagogía en la Universidad de Barcelona, siendo sus alumnos fundamentalmente maestros que aspiraban a ser directores escolares. El estatuto de la Universidad Autónoma de Barcelona de 1933 desarrolló dichas funciones en la sección de Pedagogía, ampliándolas a EEMM y a la Inspección.

Miembro de la Unió Socialista de Catalunya y de la FETE-UGT. Da a conocer las principales corrientes de la filosofía europea en España. Su obra principal es “Amor y mundo”. Sus obras completas han sido agrupadas en tres tomos: Escritos fundamentales; escritos sobre educación y sobre el humanismo hispánico; y escritos sobre historia de la filosofía. Escribió en el exilio “Manuel Bartolomé Cossío y la educación en España” como homenaje a su maestro.

 

León Le Boucher Villén: nacido en Ancona (Italia), estudia Química en la Universidad Central de Madrid. Miembro fundador y secretario de la primera junta directiva de la sección valenciana de la Real Sociedad de Física y Química en 1930. Pensionado por la JAE en Alemania cinco meses en 1931/32. Profesor de Química, primero en Sevilla y luego en la Universidad de Valencia desde 1932. Director del laboratorio de aduanas del Grao de Valencia en 1932. Posteriormente sería Secretario de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Valencia desde el verano del 36. Miembro del PSOE, de las JSU y dirigente de la FETE-UGT.

** Texto de la intervención en el II Congreso Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura (Valencia-Madrid-Barcelona-París, 1937) JOAQUÍN XIRAUFederación Española de Trabajadores de la Enseñanza (FETE)

La Federación Española de Trabajadores de la Enseñanza me ha hecho el honor, gran honor para mí, de nombrarme su delegado en esta asamblea. En nombre de ella voy a dirigiros sólo dos palabras, dos breves palabras, porque he venido en rápido viaje y no traigo preparado nada de lo que tengo que decir.

 

Recordaré, como lo he recordado hace un momento con uno de los maestros, trabajadores de nuestra Enseñanza, de los más ilustres, que la Federación Española de Trabajadores de la Enseñanza tiene en el frente una gran cantidad de hombres, consagrados habitualmente a las tareas del espíritu, y que tienen en este momento en sus manos las armas. Pero, con las armas en la mano, los trabajadores españoles de la Enseñanza no han olvidado, ni tan siquiera en el frente, que son representantes de la cultura y del espíritu. En el frente, en los momentos más trágicos de esta lucha, no olvidando su misión esencial, se han consagrado a organizar escuelas, y en los frentes de batalla funcionan, organizadas por los trabajadores de la Enseñanza, escuelas dedicadas a los milicianos y los soldados. Con tal éxito, que en uno sólo de los frentes de batalla, en el frente de Toledo, funcionan actualmente, con pleno éxito, veinte escuelas, sostenidas íntegramente por los soldados que asisten a ellas y en los demás frentes ocurre cosa análoga.

 

Con esto se pone de relieve una paradoja profunda que afecta a lo más radical de nuestra lucha. Se pone de relieve que en esta lucha de los trabajadores, de los trabajadores de la Enseñanza y de los demás trabajadores, se lucha por la vida, es decir, por el espíritu, es decir, por el ocio, y que aún en los momentos más agobiantes en que está en peligro inminente la vida, se lucha por el ocio y por la vida. Como ha dicho en su admirable disertación mí querido amigo Bergamín, no es miedo a la muerte el que tienen aquellos que tienen mucho miedo, sino miedo a la vida. Pero yo añadiría que el miedo a la vida es siempre miedo a la muerte; que el miedo a la muerte y el miedo a la vida se identifican en un solo miedo. Los que temen a la muerte son los que están próximos a la muerte, los que, en vida, llevan ya implícita la muerte. Los viejos temen la muerte. Los jóvenes dan a vida, no temen nunca a la muerte, porque les sobra vida para darla...

Nueva Cultura, Valencia, núms. 4-5, junio-julio, p. s./n. 1937

 

 

 

Bibliografía:

  • II Congreso Internacional de Escritores para la defensa de la Cultura (tres tomos) Manuel Aznar Soler.1987 Generalitat Valenciana.

  • Otra vez el ayer- Andrés Trapiello. Crónica de la Guerra Civil Española 1996.

  • Cultura 1923-1939 José Carlos Mainer Historia de España T-9 Tuñón de Lara. Ed Labor. 1981.

  • La cultura durante la guerra civil. Manuel Tuñón de Lara. La guerra civil. 1997.

  • La institución libre de Enseñanza en Catalunya. Buenaventura Delgado. 2000 Ed Ariel Barcelona.

  • La revista de FETE “El Magisterio Español” 1936-1939 editado en Valencia en 1937.

  • La Universidad de Valencia de la monarquía a la república (1919-1939) Mª Fernanda Mancebo. Instituto de Cultura Juan Gil Albert Universidad de Valencia 1994.

 

1 La contestación de Unamuno como rector de la Universidad de Salamanca fue: Éste es el templo de la inteligencia, y yo soy su sumo sacerdote. Vosotros estáis profanando su sagrado recinto. Yo siempre he sido, diga lo que diga el proverbio, un profeta en mi propio país. Venceréis pero no convenceréis. Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis, porque convencer significa persuadir. Y para persuadir, necesitáis algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil que penséis en España. He dicho.

 

Artículo publicados por Alfredo Liébana, profesor de secundaria, en la revista Aula Sindical nº 55  de FETE Madrid. Y Treballadors de l´Ensenyament FETE UGT PV de la Federación de Trabajadores de la Enseñanza FETE UGT de Valencia en enero 2008

Añadir nuevo comentario

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Páginas