LOS OLVIDADOS

Imagen de jbbuteraa
José Benito Butera Aured
Su trascripción, a la que no me resisto, ya que una vez leída por mí, – y recuperando viejos modos de las Casas del Pueblo – lo hago en voz alta para los demás; es la siguiente:

    "Nuestros muertos – Matías Pastor – De Zaragoza nos llega la triste noticia de que allí ha fallecido nuestro correligionario Matías Pastor. Esta noticia es tanto más sorprendente cuanto que no hace muchos días sabíamos que el camarada Pastor se hallaba en condiciones de salud que no hacían sospechar su muerte.

    Matías Pastor era uno de los veteranos de la organización socialista zaragozana, y siempre cumplió sus deberes; mereció la confianza de sus compañeros para el desempeño de cargos  importantes, en los que siempre cumplió a satisfacción de todos.

    Realizó una meritoria labor en la Junta local de Reformas Sociales, a la que perteneció muchos años.

    La muerte de Pastor ha sido muy sentida por toda la clase trabajadora zaragozana, pues era considerado como un excelente amigo por cuantos le trataron.

    Reciban la compañera e hijos de Pastor y los compañeros de la Agrupación Socialista de Zaragoza nuestro pésame por la pérdida de tan excelente camarada."

Hacía tiempo que veníamos hablando del desconocimiento que actualmente tiene la Organización de aquellos que nos precedieron en la militancia y en la dirección del Sindicato. Los que, con migo comentaban ese desconocimiento, y sabiendo de mi malsana curiosidad; como si metieran su dedo en mi ojo, hablamos de Matías Pastor y de lo que habría que ver de él, para conocerlo algo más de lo que se le conoce; y les ha dado resultado.

La necrológica del encabezamiento, es la de sus compañeros de ideal. Otros compañeros? Los redactores de Heraldo de Aragón que en la segunda página del periódico, hacen un obituario del difunto, que lo comienzan así: A última hora y a punto de terminar nuestra tarea llega la noticia de la muerte de Matías Pastor…  Y digo compañeros porque en aquellas fechas la mayoría de los trabajadores de Heraldo eran de la Sociedad del Arte de Imprimir.

No reproduzco esta otra necrológica en su totalidad, por no hacer de esto una copia literal de lo que se dijo en aquel momento sobre este hombre. Destacan su buen juicio en los asuntos peliagudos, que mientras estuvo en los distintos y varios cometidos para los que fue elegido por la organización para representarla y que no fuero pocos. 

Una vida corta tenía; cincuenta y cinco años, cuando se produjo su óbito.

Todo esto es lo leído; pero ahora viene lo investigado, que es el objeto de este trabajo. Y ahí, a falta de certificar el dato, ya que el archivo que tiene que proporcionarlo, en estos momentos está cerrado por reformas que se están realizando en su ubicación, que además tampoco es seguro que se pueda conseguir esa información – certificación – ya que no se sabe si existirá. El documento en cuestión es la partida o fe de bautismo de Matías Pastor, ese documento que me falta, es para ratificar el dato encontrado, cuando como es mi táctica; cuando quiero saber de alguien, recurro al Padrón Municipal, del año que corresponda.

Conocía la fecha de defunción de nuestro hombre 12 de diciembre de 1921. Partiendo de ahí el padrón a consultar es el de 1920 – se efectuaban cada cinco años – y en ese padrón, me surge la sorpresa, que le da sentido al resto de lo que plasmo en este escrito.

Ese documento nos sitúa a Matías Pastor afincado en Zaragoza en 1890. La casilla correspondiente al tiempo de residencia, indica treinta y un años. Ya sabemos exactamente cuando viene a Zaragoza.

En cuanto a los datos que figuran en la Gran Enciclopedia de Aragón – consultada la versión OnLine – hay que decir, y este es el objeto de este trabajo aclararlos, que Matías Pastor no nació en Santander. Esa raíz atribuida, proviene del artículo que en el número 34 de Vida Nueva publicó su compañero Isidoro Achón y que es, el que ha dado píe al equívoco. Supongo yo, mi deducción se basa en lo copiado de lo escrito en ese artículo […] Y no sólo arraigaron en él convicciones socialistas que conocía a la perfección; era también un convencido anticlerical. Siendo muy joven, y como consecuencia de una pulmonía, se vio en la necesidad de ingresar en el Hospital de Santander de donde fue expulsado, en  plena gravedad, por negarse a recibir auxilios espirituales. […]  En Zaragoza se tenía la convicción de que procedía de Bilbao, y también es cierto que Matías Pastor residió en esa villa; en el periódico El Socialista correspondiente a su número 120 publicado el veintidós de junio de 1888, hay una carta que encabezada con el título de “Carta de Bilbao”  firma las iniciales M. P. que son atribuidas a nuestro hombre.

[…] La época en que Pastor se entregó a la defensa de la idea socialista, en plena juventud, eran otros tiempos que los presentes. Se luchaba, no sólo con la indiferencia e incomprensión de los trabajadores, a quienes iba dirigida la  propaganda y las verdades científicas y sociales de Marx, cada vez más arraigadas  y afianzadas en los hechos, sino, además, con la hostilidad de los propios obreros, de los partidos políticos, de los patronos, de las autoridades, del ambiente enrarecido y hostil, consciente o inconscientemente, enemigos del socialismo. […] nos dice Isidoro. Esta reiteración de la juventud de Matías y su ubicación en distintos lugares; creo es la que ha dado píe al equivoco, de atribuirle una raíz santanderina, cuando su cuna fue el turolense pueblo de Urrea de Gaen. Allí nació el veinticuatro de febrero de 1866, y de allí partiría, solo o quizá lo hicieran sus padres, esta cuestión la dejo para otros, puesto que su averiguación es compleja y además  cumplido mi objetivo; fijar el lugar de nacimiento, ya que aun siendo imposible, o muy difícil su constatación documental, el dato está avalado por una firma clara y de hermosa letra que es la que nos garantiza la veracidad de lo insertado por Matías Pastor en su empadronamiento de 1920.

La dificultad de documentar el nacimiento de nuestro hombre, estriba en que su villa natal estuvo en el Aragón republicano y el párroco de ese lugar me ha manifestado la destrucción de los cinco libros de la Iglesia, en aquello malos años de la guerra civil; de todas las formas hay todavía un resquicio al que dentro de una temporada volveré, ya que en la actualidad el archivo arzobispal está en obras y no se puede acceder a él, cuando sea posible retomaré el asunto.

Ahora quiero concluir ya con lo que su amigo Isidoro Achón – que así lo manifiesta – escribió con ocasión de aquel traslado. […] En ese ambiente negativo vivió Matías Pastor, a quien seguía un grupo insignificante de camaradas. Algo más tarde llegué yo a la vida de la idea. Y en ese ambiente de hostilidad, Pastor creó la Agrupación Socialista de Zaragoza disuelta y reorganizada varias veces, y las primeras organizaciones obreras de la  U. G. T. que se unieron a la antigua Asociación del Arte de Imprimir, uno de los primeros organismos obreros de España. Si mal no recuerdo, eran tres las primeras Sociedades de tipo socialista: Tipógrafos, Canteros y Sombreros.

La vida de Matías Pastor, como la de todo luchador de aquella época, está llena de vicisitudes y heroísmos. ¡Quién ignora el poder del amo en aquellos tiempos! No se le podía perdonar que allí donde estuviera organizase la Sociedad de resistencia de su oficio y ayudase a organizar las de los otros trabajadores.[…]

Luego continúa… […] La juventud de Pastor coincidió con el periodo heroico y fue compañero luchas y fatigas de los dos líderes que honraron al Socialismo español con la espiritualidad de su gran talento y la fortaleza de su  acción. Pablo Iglesias y García Quejido eran íntimos amigos de Pastor, a quienes ayudó cuando pudo en aquella primera, difícil y dura actuación. El nombre de Pastor era conocido en toda España, y como todo luchador sufrió también persecuciones por la justicia […]

Isidoro Achón cinco años más joven que Matías, en el artículo citado, nos da una serie de datos, que la necrológica publicada por Heraldo el día de su muerte confirma; Isidoro nos dice: […] Pero especialmente las colonias escolares, desarrolladas en las modestas condiciones que el medio permitía, recibieron un impulso formidable merced a su clara inteligencia, el amor que hacia los niños sentía, y a la tenacidad de su carácter. […] A este respecto Heraldo dice: […] En al junta municipal del Censo electoral, en la Junta de reformas Sociales, en el Patronato de Colonias escolares, en la Institución de Protección de la infancia y en la de Represión de la mendicidad  [...]  luego entra Heraldo en la glosa de su labor en las colonias escolares y dice: […] Era el alma de las colonias escolares, cuyas expediciones preparaba con el cariño de un padre y completaba luego acompañando a los niños hasta dejarlos instalados en la costa o en la montaña, para recogerlos después y reintegrarlos a sus familias, con la legítima satisfacción del  que  algo positivo ha hecho por la salud infantil […]

Matías Pastor casó en Zaragoza con Carmen Gascón Salvador, cuatro años más joven que él; tuvieron cuatro hijos; el primero de ellos una niña que llegó a maestra, nacida en 1896, siete años después de fijada su residencia en Zaragoza, después tres hijos varones nacidos en 1900, 1903 y 1905. Semejante prole tiene por fuerza que insuflar amor por la infancia; así como las luchas y privaciones que se nos esbozan, empujan a Matías Pastor a adquirir unos conocimientos y forjarse una fama que le transcendió.

Y esto es todo lo que leído por mí, pongo a disposición de los demás, para que sepan y conozcan algo sobre nuestros antecesores en la lucha sindical.

Añadir nuevo comentario

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Páginas