Los reglamentos del PSOE

Imagen de mvazquez
Manuel Vazquez Lapuente

La semana trágica del PSOE, la que finalizó el sábado 1 de octubre de 2016 con el derrocamiento, o dimisión forzada, de Pedro Sánchez como secretario general, formará parte importante de la historia de ese partido. Multitud de artículos en los medios de comunicación, y al menos cinco libros que yo conozca, han tratado esa nefasta semana del partido socialista. Incluso todavía está pendiente la resolución judicial de un recurso presentado por un zaragozano, y apoyado por muchos socialistas, sobre la designación y primeras actuaciones de la Comisión Gestora que se constituyó como consecuencia del derrocamiento mencionado.

Aparte del importante trasfondo político y luchas por el poder que dieron lugar a esos acontecimientos, otra variable tuvo gran influencia en esos sucesos: los reglamentos. Todas las instituciones se dotan de normas y reglamentos de funcionamiento para evitar discusiones estériles y para que todos los afectados conozcan las reglas del juego. Sin embargo, en el caso del PSOE sus estatutos y otros reglamentos de funcionamiento no preveían todas las situaciones: ¿quién debe convocar al Comité Federal en el caso en el que la Comisión Ejecutiva se haya quedado con pocos miembros?, ¿qué composición y atribuciones tiene una Comisión Gestora cuando esta ni siquiera se menciona en los reglamentos del PSOE?, ¿qué plazos debe cumplir el órgano responsable ante el mandatos de convocar Congreso Federal extraordinario? Si las respuestas a estas sencillas preguntas hubieran estado contenidas en los estatutos y reglamentos del PSOE, en el día 1 de octubre no se hubiera dado ese espectáculo tan bochornoso, prácticamente retransmitido en directo por los medios de comunicación, ni posteriormente hubiera habido tantas tensiones dentro de la familia socialista.

Han pasado casi 9 meses desde entonces, y ahora parece que el PSOE se está reconstruyendo e intentando olvidar esa semana trágica. El Congreso Federal del próximo fin de semana es el punto de partida de una nueva convivencia entre los militantes socialistas. Esperemos que los nuevos reglamentos que surjan a partir de ese Congreso aclaren las preguntas anteriores para que las discusiones y debates internos se dirijan a asuntos de mayor importancia para todos los ciudadanos.

Pero los reglamentos vigentes están ahí y me temo que seguirán siendo objeto de discusiones por su aplicación. Una vez que el próximo fin de semana se renueven los órganos políticos y de gestión del PSOE a nivel nacional (federal) le corresponderá el turno a los de las comunidades autónomas. Pero en esto los reglamentos sí que son claros: antes del domingo 17 de septiembre tienen que celebrarse los congresos regionales, y previamente se han debido elegir mediante primarias a los barones, o sea a los secretarios generales regionales, casi no hay tiempo para todo ello teniendo en cuenta el verano. Como la convocatoria de estos congresos regionales debe realizarse con 60 días de antelación y puesto que agosto no cuenta, a los secretarios generales regionales solo les queda esta semana para reunir a su comité regional y realizar la oportuna convocatoria de primarias y Congreso regional. Me temo que no se va a cumplir este mandato de plazos que aparece en los reglamentos del PSOE, al menos en Aragón, porque en Cantabria, Andalucía, Valencia, Canarias y Euskadi, sus secretarios generales sí han dado señales de vida.

 

 

Manuel Vázquez

Profesor de Universidad

Fundación Bernardo Aladrén

12 de junio de 2017

Añadir nuevo comentario

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Páginas