Más votos para Sánchez

Imagen de fbolear
Fernando Bolea Rubio

En el PSOE el que no corre, vuela. Patxi López parecía que era uno de los más firmes apoyos que Pedro Sánchez tenía. Pero como otros que, se van arrastrando por la política para  subsistir económicamente, al final le ha clavado el puñal presentándose él mismo como candidato a la secretaría general; cuando sabe, que no tiene ninguna posibilidad de llegar a ella. Por supuesto, la operación esta siendo un autentico fracaso, porque a los afiliados y militantes no se convencen con engaños, ni marañas; sino con verdades y demostraciones de coherencia, haciendo realidad lo que se piensa y dice.

Principio este, que López no ha seguido en el Parlamento al haberse abstenido para que la derecha de, Mariano Rajoy, gobernará. Sánchez no lo hizo, costándole la secretaría general y el acta de diputado que, es mucho, por ser fiel a sus ideas socialistas, con la simpatía y admiración de las bases.

Durante todo el tiempo, el aparato del partido ha estado maniobrando en contra de Pedro y a favor de la andaluza Susana Díaz. Sin embargo, el resultado ha sido adverso al pretendido, dado que se sabe que entre ella y él las elecciones primarias las ganaría Sánchez, por lo que han debido pretender dividir a los votantes que suponían ganadores, con esta burda maniobra. Detrás de esta argucia, se cree que esta Alfredo Pérez Rubalcaba, con incidencia demostrada en el nuevo aspirante; ocultándose su figura para confundir a los afiliados y con un doble fin en forma de pinza. López le quitaría votos a Pedro y él seguiría apoyando a Díaz para aumentar los suyos. En definitiva, que uno al presentarse le restaría posibilidades a Pedro y el otro también apoyando a su contrincante, como hará en Andalucía en un acto ya anunciado.

Deben pensar que los militantes son cortos de vista y no ven nada. Si bien por lo que observo, no es así ni mucho menos. El rechazo a esta treta es casi unánime. En estos días, Patxi no ha conseguido atraerse mínimamente a los “sanchistas”, demostrándose que su plan es un error. En todo caso, le podría quitar votos a Díaz, si siguen con esta burda maniobra. Como Antonio Pérez Tapias dice: “López podría dividir el voto del sector de Susana Díaz. E incluso habla de una posible convergencia, ya que sus figuras se podrían complementar, al no distanciarse tanto, porque la candidatura de López procede de la estructura del partido”. Añadiendo, pero son las bases las que deben decidir votando: “O aparato o bases socialistas”.

Se sospecha que la convergencia de ambos sería para cubrir el flaco frente susanista de ser una simple candidatura andalucista, que no cubriría todo el territorio nacional. Y menos aún, sí finalmente la gestora no deja votar a los socialistas del PSC en las primarias, como pienso que va a ocurrir. Según el digital Público: “Rubalcaba y Díaz aparcan el pulso (ya conocido) para evitar la fractura norte-sur del PSOE”.

Para solventar ese inconveniente, en 1974 con el objetivo de que Felipe González, le pudiera arrebatar la dirección del partido a Rodolfo Llopis, se formalizó el llamado “pacto del Betis”, el eje Bilbao-Sevilla, un acuerdo entre socialistas vascos y andaluces que se unieron con ese fin. Pues bien, se sospecha que el vasco, Patxi López, se ha podido comprometer a tapar esa grieta del susanismo, reeditando un procedimiento similar. Como siempre he pensado, hay que dudar siempre de los políticos que no tienen otro medio de vida que la política, como en este caso puede ocurrir.

De todas maneras este relato va a terminar pronto. Pedro Sánchez ya ha anunciado que la próxima semana inicia una ruta por toda España para “escuchar a los militantes” y así, anunciar su candidatura al liderazgo del PSOE. En todo caso, tranquilidad y sabiduría. Dejemos que él, maneje los tiempos a su voluntad y conveniencia. ¿Se presentará Susana Díaz a las primarias? Seguro que sí, entre otras cosas debido a la posible perdida de la mayoría electoral que en Andalucía tiene. Según el sondeo del Estudio General de Opinión Pública de Andalucía (Egopa), realizado entre el 3 de noviembre y el 12 de diciembre. El PSOE ganaría las elecciones autonómicas, pero cae casi siete puntos, recibiendo el apoyo del 28,6 % de los andaluces, mientras el PP se quedaría con el 26,2 %. Habría empate técnico PSOE-PP, con la desventaja de que los populares podrían gobernar con Ciudadanos. En estas circunstancias, posiblemente su mejor opción personal sea coger el AVE a Madrid, con la vista puesta en el partido o en el Senado.

Lo mismo ocurre en Asturias, donde el partido se desangra por el papel de Javier Fernández al frente de la gestora, poniendo en peligro la presidencia del Principado. Cuando la política se hace mal, nada puede salir bien. Al final se acabará, en más votos para Sánchez. 

Rosa Luxemburgo decía: “Si no se avanza hacia el socialismo solo queda la barbarie”. El ala derechista del partido no tolera que el partido de un pequeño giro a la izquierda. Por eso hace las barbaries que denunciamos. Pero no lo conseguirán... la fuerza esta en nuestra mano.

 

 

20.01.2017                                                       Fernando Bolea Rubio

                                                                        Sindicalista

Añadir nuevo comentario

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Páginas