MAS IZQUIERDA, PARA MÁS PSOE

Imagen de fbolear
Fernando Bolea Rubio

Al fin se ha realizado la Conferencia Política del Partido Socialista, arrastrando tras de sí las peores encuestas conocidas de intención de voto, con la valoración negativa más ardua del líder del partido. Su objetivo ha sido, saber que es ser socialista hoy. Su lema: “Socialistas. ¡Conectemos!”. Pero, ¿se habrá conseguido llegar a la sociedad y al 18% de exvotantes decepcionados que se consideran socialdemócratas y no votan al partido? El secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, dijo a viva voz en la clausura: ¡Hemos vuelto compañeros! ¡El PSOE ha vuelto compañeros! ¡Somos el PSOE!” ¿Ahora bien, han vuelto también, los cuatro millones de votos socialistas que se han perdido? ¡No!. Así que, hasta que los mismos no regresen al hogar, con el turrón de Navidad y, cogiendo con ganas las papeletas socialdemócratas, el partido estará incompleto. No habrá terminado de volver. En realidad no habrá vuelto.

  ¿Hay motivos para volver? Yo creo que sí, mas con algunas reticencias y sin delirio, porque el dolor de la desilusión tarda en irse. No obstante, se han encendido focos para alumbrar desde la izquierda, una acción política más participativa y socialmente mejor. Ya se habla otra vez de volver a la ruta ideológica y de izquierda, que en 2010 no se debió dejar. En las 384 paginas de la ponencia aprobada en la Conferencia, se recogen ideas, planteamientos y propuestas interesantes desde el punto de vista ideológico, económico y social. Lo cual demuestra, que el partido ha tenido oído para oír las voces que le pedíamos rectificar, con vista suficiente para como se dice, volver a conectar con la mayoría social progresista de España.

Elena Valenciano, la numero dos ha dicho: “De la Conferencia sale un PSOE más rojo. Y más morado (feminista). Y más verde (ecologista). Para Patxi López: “La Conferencia será, salvando las distancias, un nuevo Suresnes”; haciendo referencia al congreso en la clandestinidad de 1974 en Francia, que aupó a Felipe González a la secretaría general. La Conferencia de momento es sólo un huevo fecundado, pero como El País ha dicho: “Los socialistas han prometido una renovación radical de sus propuestas a desarrollar en la próxima década”. Yo considero que, se ha dado un giro a la izquierda, que de entrada puede facilitar la creación de un próximo gobierno de coalición PSOE-IU.

Se ha resuelto que el próximo gobierno socialista derogará la reforma laboral vigente, restableciendo los derechos de los trabajadores y la sanidad pública universal. Defenderá la educación pública y la igualdad de oportunidades. Reconstruirá el sistema de dependencia de protección a las personas mayores. Reforzará desde el consenso el sistema público de pensiones. Con una reforma fiscal que grave más las rentas del capital que las del trabajo. Regulando por ley que en una empresa los directivos no puedan cobrar más de doce veces lo que gana el empleado con el salario más bajo. ¡Que ya está bien! En los primeros años de sindicalismo en democracia, hablábamos de cuatro veces más como máximo. En los últimos tiempos, este concepto estaba olvidado como otras reivindicaciones históricas necesarias.

Siendo para mi muy importante por el arraigo sindical que tiene, el texto siguiente: “De la crisis del empleo se puede salir junto a los sindicatos. La renovación del marco laboral hacia la flexibilidad y la competencia global de las empresas, puede hacerse mediante pacto con las organizaciones sindicales. Nada lo impide si recordamos que los sindicatos españoles han acordado desde los Pactos de la Moncloa, centenares de acuerdos, en la evolución socioeconómica española de los últimos treinta años. La ofensiva antisindical que sufren nuestros sindicatos es profundamente injusta y estratégicamente equivocada y torpe”.

Se hacen puntuales referencias a los trabajadores, menos a sus organizaciones sindicales; si bien de los sindicatos, en tantas páginas, se dice poco más. Aunque con lo anterior basta. Quizá hayan influido, las huelgas generales que UGT y CCOO le han hecho a los gobiernos socialistas, con suma razón. Sin embargo, sería negativo para el PSOE que, desechara la fraternidad histórica, de la Unión General de Trabajadores, su antigua organización hermana. Manteniendo asimismo, las mismas magníficas relaciones con CCOO. En este sentido, el Partido Socialista también tiene que cambiar, acercándose mucho más a las organizaciones obreras. En las empresas y en las fabricas están los primero votos a recuperar. Si se habla de trabajadores, se habla de los sindicatos... porque ellos son sus estructuras representativas. Mencionar en la ponencia, a los empresarios y a los trabajadores y a los sindicatos no; como se hace algunas veces, no es apropiado. Parece intencionado.

El exministro, Valeriano Gómez, ha coordinado magníficamente la parte de economía y empleo. Extrayéndose de la misma: Diseñar una Estrategia Global de recuperación económica. Impulsar la creación de empleo de calidad. Que el país sea más productivo, seguro y estable. Reforzar el valor del trabajo. Modernizar la economía española favoreciendo el cambio de modelo productivo. Una economía más competitiva basada en el conocimiento. Claves para diseñar una nueva política industrial en España. Renovación empresarial. Mejorar la calidad del tejido empresarial. Escasa presencia de empresas de tamaño mediano y grande. Integración de pymes (alianzas, fusiones, joint ventures, asociacismo empresarial) para ganar tamaño. Impulsar la RSE (responsabilidad social empresarial). “Un nuevo modelo de empresa, con una gestión horizontal, con mayor participación de los trabajadores”. Evidentemente, la ultima afirmación es el reto empresarial y sindical por excelencia, a pesar de que la exposición se queda corta. Debiéndose saber, que la participación de los trabajadores en la empresa, siempre ha de ser compensada con empleo estable, u otras mejoras sociales y salariales; para que sea justa, realista, eficaz.

En mi opinión, el PSOE ha dado un giro al centro izquierda para ser más, desde su extraña posición, de excesivamente liberal en lo económico y un discurso social con tintes atrayentes. La eurodiputada Inés Ayala lo define bien: “El partido vuelve hacia los suyos y ahora hay que seguir trabajando para recuperar el espacio perdido”. Ideológicamente, se ha de tener en cuenta, que el socialista es un partido de gobierno y que para llegar a él, no puede ser más radical que la mayoría de los españoles. Ahora la derecha política y mediática, ha iniciado la campaña de que el PSOE ha abandonado el centro, adentrándose en el izquierdismo radical, para herirlo más electoralmente. Pero no es verdad.

Ante la pregunta de ¿un giro a la izquierda o a la derecha? Susana Díaz contesto: “Ampliar nuestra base social”. Ella piensa que la crisis la han pagado las clases medias trabajadoras, por lo que hay que distribuir la presión fiscal. No comparte que los márgenes son muy estrechos”. Eduardo Madina dijo allí: “Ser de izquierdas hoy es recuperar los principios de nuestros abuelos”. Carme Chacón: “No supimos repartir el coste de la crisis, tenemos un problema de credibilidad”. Patxi López: “Ser progresista es tener una alternativa a lo que esta pasando”. Tomas Gómez: “Ya es hora de que Botín pague impuestos y no paguen los de siempre”. Elena Valenciano: “Que esta cumbre sea el origen de un giro ideológico del partido, tenemos que volver a algunos principios básicos, la defensa de la igualdad de oportunidades, de la justicia social, de la cohesión. Mucha gente pensaba que en España eso ya no iba a hacer falta. Y hace falta”.

José Bono: “Prefiere que el PSOE se entienda antes con el PP que con IU. Frente a otras voces de los socialistas que han pretendido dar una imagen de cierto giro a la izquierda, él se siente más cómodo cerca de los conservadores en los grandes principios y en los momentos difíciles”. Para el coordinador de la ponencia, Ramón Jáuregui: “La voluntad es ocupar el centro político, el centro izquierda e instalarse en él, con una izquierda renovada con vocación de mayoría social, los márgenes son muy estrechos”. Se le pregunto: ¿Qué es la lucha de clases? Contestando: “Una causa justa del pasado”. Lo que me decepciono hondamente, por la ligereza ideológica que demuestra. Siempre dos almas, la socialista y la socioliberal. Joaquín Estefanía considera: “La socialdemocracia es antológicamente reformista, no revolucionaria”. Como ya sabemos.

Concluida la Conferencia, se ha abierto en la practica la designación del candidato, para las presidenciales de 2015, por medio de primarias abiertas, como se acaba de decidir. ¿Cuándo se harán? Seguramente, en octubre de 2014, porque lo piensa así, Susana Díaz, la nueva baronesa andaluza, la verdadera estrella política del evento terminado. Precisamente recordare, a modo premonitorio, que el partido no es de nadie en concreto, de ningún líder actual o viejo, ni de poderes orgánicos interesados. El PSOE es del pueblo español, de las clases populares y medias españolas, que lo necesitan para que se desarrollen sus vidas respetablemente.

A la socialdemocracia española se le ha puesto a punto, pero aun ha de llegar la regeneración interna que marcará el punto de inflexión, para ir recuperando la credibilidad perdida. Con el Partido Popular, todo es como un manto que tapa e impide la trayectoria de la gente. Con la Conferencia, nacen signos de libertad y esperanza con luz socialista en la noche ultraliberal. 

Fernando Bolea Rubio

Sindicalista






 



Añadir nuevo comentario

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Páginas