NAVIDADES TRÁGICAS

Imagen de jbbuteraa
José Benito Butera Aured

Recordando una lectura reciente sobre el asunto ahora de moda. – La  Memoria  Histórica – me ha venido a la “miente” que para  Pablo Uriel ("No se fusila en domingo") quizás, tampoco se hacía en navidades; y así voy a la biblioteca y a escasos días de la celebración de la fiesta cristiana de la Navidad trabajando en otro asunto con objeto de aseverar algunos datos de los que trato en un escrito y al  repasar con detenimiento la nómina inserta en la obra de Julián Casanova,  Ángela Cenarro y otros, El Pasado Oculto;  de repente me acude a la mente : ¿qué sucedió en Zaragoza en las navidades de 1936?. Entonces; dada la estructura de las listas, voy a las fechas de la primera columna – día del registro de las muertes –  y el día 24 de diciembre de 1936 aparecen cinco anotaciones, que corresponden por el orden alfabético a las siguientes personas: Emiliano Buenacasa Continente  de 26 años y cocinero de profesión que había vivido en la calle de la Morería número 7; Eugenio  Cebrían Ibarra de 28 años y vecino del pueblo de Mara, cuya profesión era la de jornalero; Saturnino Domínguez Orera, del mismo pueblo que el anterior y que contaba con 25 años de edad;  Abundio Gallego Fierro, del mismo pueblo que los dos anteriores de 30 años; y una mujer de la cual no hay mas anotación que la edad, 30 años.

El día santo por antonomasia de la Iglesia Romana  – 25 de diciembre –  las hordas represoras celebran tan  gran día con el apiolamiento de tres personas; Ángel Calleja González de 19 años, cuya causa de muerte es herida de arma de fuego. No hay lugar especificado de la muerte y había vivido en la calle Manuela Sancho, nº 32. Señalan como profesión la de legionario del Tercio Sanjurjo. José Iglesias Sanclemente, de 27 años, había vivido en el Barrio de Movera y era guardia de asalto; y Arturo Quilez Royo de 19 años, que había vivido en Miguel Servet Nº 89 y era jornalero.

El 26 y el 27 también hubo fusilamientos. El 28 – día de los Inocentes – no hubo ninguno.

El año siguiente, 1937, en ese mes último del año y en las fechas navideñas se anotaron registros de muertes los días 21, 26 y 30. Ciertamente el mes fue leve: hubo ejecuciones los días 8, 13 –dos–, 15, 16, además de las otras tres. El día 21  es anotada la muerte a causa del glorioso alzamiento nacional de Luis Martínez  Murillo, de 19 años y que había vivido en la calle Delicias. La siguiente anotación corresponde a la muerte por septicemia de una mujer de 40 años llamada Agustina Sánchez Pardos domiciliada en Used y la tercera anotación corresponde a un joven de 21 años muerto por causa de la “guerra” que se llamó Pablo Burillo Burillo y vecino de Juslibol.

En las navidades de 1938 las ejecuciones del mes de diciembre se redujeron a cinco. Una el día 13, el día 21 tres, y el día 28 una que es la que destaco:Francisco Jiménez Ortiz de 33 años, guardia de asalto que había vivido en la Avenida de Navarra Nº 16 y cuya muerte fue por fractura de cráneo por arma de fuego.

Llegados al tercer “Año Triunfal” y pasados ocho meses del final de la guerra, podía esperarse que esas fechas fueran más respetadas; pero no, el día 14 se fusila a un individuo, el 15 a trece y el día en que las forzadas almas de los ciudadanos asistían a la “Misa del Gallo”, a la misma hora en las tapias del cementerio caían  asesinados vilmente,  - ya  que los juicios y condenas que se les aplicaran estaban acoplados a una ley expresa y por lo tanto no se puede decir en puridad que fueron ajusticiados:Andrés Carreras García, José Catalán Campo, Pedro Escalera Remiro, Francisco Ferrer, Juan López García, Anastasio Navalpotro, Juan  Plaus Comas y Tomas Polo Lucas.

Aun debiendo estar la última relación incluida ya en la posguerra, yo la considero a partir de 1940. La posguerra o sus acciones, los autores a los que vengo recurriendo las concluyen con  la relación de 1946  en el mes de agosto; pero como he enfocado el asunto, éste concluye antes. En los dos últimos años 1945, y 1946 no hubo ejecuciones en los días anteriores ni posteriores a las fechas de Navidad.

En el año 1940 el día 29 de diciembre, muere por desgarramiento en el Cuartel de García Luque de Barcelona el jornalero Manuel Salvador Villanueva  de 24 años. 

Las navidades siguientes, el día de Nochebuena de 1941, Benito Bermúdez Palmas, de 29 años, muere por contusiones y conmoción en la “prisión“ – mas bien campo de prisioneros – de  San  Juan de Mozarrifar.

En el año 1942, el día 26 un soldado de 21 años, Amado Gonzalvo Tomas, natural de Lechago muere  por fractura de cráneo por arma de fuego, expidiéndose el certificado de defunción en el Hospital Militar, y el 27, otro soldado, éste de 22 años: Claudio Fraile Otin, cuyo domicilio estaba en Guadalajara.   Ahora bien, el día 7 habían sido fusilados, sin especificar el lugar, once personas, todos hombres con edades comprendidas ente los 25 y los 52 años.

En 1943, el día 21 hay dos ejecuciones: la de un teniente de artillería de 40 años que estuvo domiciliado en Requeté Aragonés, cuyo nombre era José Figueras Usé  y Antonia  Visus Otal de 30 años natural de Lafarga.
En 1944 las más próximas fueron las cinco que se registran en el mes de noviembre.

Esta relación que  parece una nómina impersonal y que leída  por cualquiera que no tenga un interés específico  en ella puede resultar hasta tediosa, a mí y supongo que a muchos de los que nos acercamos a él nos enardece el ánimo, conduciéndonos a un estado de indignación sin limites. Lees algunas edades y te dan escalofríos ver que tanto hombres como mujeres de dieciséis o diecisiete años son muertas por haber tenido ideas.

Sé que libros  como el citado aquí son de poca difusión y menor lectura, por eso yo me atrevo a través de divulgar algunos de los que injustamente  fueron ejecutados hacerles justicia.

Para mí esto es la Ley de Memoria Histórica.

 

               

Añadir nuevo comentario

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Páginas