OTRO PASO HACIA EL INFIERNO

Imagen de fbolear
Fernando Bolea Rubio

Conocido el resultado electoral de las legislativas griegas y francesas, con un ajustadísimo triunfo de la derecha en el primer caso, junto con la mayoría absoluta del partido socialista de François Hollande, en el segundo; queda más despejado el panorama político europeo. Aunque creo yo que los resultados han debido ser poco satisfactorios para nuestra enemiga la canciller alemana Angela Merkel y su trust político financiero.

En estos procesos electorales, la canciller alemana ha perdido para mí mucha reputación  y nivel de estadista, al destaparse la cara y mostrar un rostro imperioso, dominante con los griegos, al conseguir en parte dirigirles el voto. La presión del Gobierno alemán, a los electores helenos, ha sido vergonzosa e intolerable, con signos antidemocráticos de tal gravedad, que los europeos no deben olvidar. Preparándose al unísono, para hacer frente con convencimiento personal y colectivo, a todo lo que signifique manipular la voluntad popular en los países europeos, como se acaba de hacer en Grecia. Amparados en su poder económico -antes fue por el de sus locuras bélicas-, la conspiración alemana ha conseguido que, por miedo, la población votara más a la derecha, representada por el partido Nueva Democracia que logró un 29,7% de los votos. Casi tres puntos más que la coalición de izquierdas Syriza que consiguió el 26,90%; sin el socialdemócrata Pasok, que como el PSOE se hundió al quedarse en tan solo el 12,3%. Izquierda Democrática, centroizquierda, con miembros escindidos del Pasok y Syriza 6%. La extrema derecha, neonazi, llego a un preocupante 6,9%. Al partido ganador le adjudican 50 diputados más. Hoy se ha anunciado, que tres partidos: ND, Pasok, ID, formarán el nuevo Gobierno (179 diputados de 300 escaños). 

 

Para ese fin reconductor, se ha procedido veladamente y con el apoyo descarado del Bundesbank y de la prensa afín e internacional, como la edición alemana del Financial Times que llegó a publicar: “Griegos, sólo con los partidos que aceptan los términos de los acreedores será capaz vuestro país de permanecer en el euro”. Si ganaba la izquierda, se les amenazó con la idea de imponer límites a la retirada de dinero de los cajeros, el movimiento de capitales y a la circulación de las personas “al menos” en Grecia. ¿También en España? O lo que es lo mismo, se les intimidó con cerrarles las puertas de los bancos con sus ahorros dentro, recordándoles y recordándonos el triste “corralito” argentino.

 

Se les dijo, que el país iría a la bancarrota sin remedio, dejando al Estado sin dinero público para poder operar, con riesgo de paralizar los servicios, de no pagar las prestaciones y los salarios públicos. Con el bárbaro chantaje, de que se congelarían los préstamos a un país que apenas cuenta con 2.000 millones en sus arcas hasta junio, con lo que a finales de julio no habría dinero para pagar las pensiones. La propia Unión Europea, como fiel servidora de la señora, advirtió a los griegos de que si llegara a vencer la izquierda, podría romperse el euro y desatarse una crisis económica mundial. Tremendo de verdad, cuando es un país pequeño, similar en tamaño a Andalucía, con 10 millones de habitantes, significado solamente el 2% de la economía de la Eurozona. ¿Pero que es esto de tanta intimidación? ¿Que tipo de gente nos gobierna? ¿En que manos estamos? ¿Es que no tienen escrúpulos, ni moral? 

 

En definitiva, que por encima de la condición humana o sin ningún tipo de humanidad, se han valido de las calamidades y del hambre que pasan infinidad de griegos y griegas por la crisis (últimamente aumentan los suicidios), del temor natural de los mayores; para imponer, su imperial y ultraliberal política económica de austeridad y de pérdidas sociales. ¿Dónde están las concepciones religiosas de la señora Merkel, creyente e hija de un pastor luterano? ¿Le pueden más las finanzas, que la vida de las personas? Todo ha sido debido, a que la derecha griega estaba dispuesta a seguir aplicando en el país, los recortes sociales y salariales que firmó con la troika (FMI, BCE, CE) que, llaman memorando, aunque pedían modificarlo. Mientras que la izquierda primero lo quería renegociar en profundidad, añadiendo estímulos de crecimiento; dado que lo regulado es de tal brutalidad, que ha llevado el país a la penuria y la desolación, siendo esta proposición la única razonable y viable de verdad; aunque no gustaba en el tánden Berlín-Bruselas.

 

Sin embargo, la apuesta merkeliana les ha salido bastante mal. Con esa imposición a Grecia que censuramos, querrían también que electoralmente influyera negativamente en el resultado socialista francés, al propagar la tesis de que sin la derecha resurgiría el caos con cola de diablo, en los estados de la Unión. Pero al ganar la izquierda, por tan abrumadora mayoría, la canciller tocaría el tambor, al fortalecerse sobremanera su principal opositor en la unión, François Hollande. Por el otro frente, tampoco las cosas les fueron tan bien. Sí, ganó la derecha griega, pero por tan poco margen que no justifica el despliegue intimidatorio creado, demostrándose que la población griega les hizo poco caso al imponerse a su miedo, aunque sí tuvo alguna influencia en el voto.

 

En definitiva que, Merkel en Grecia, no ha conseguido el espectacular vuelco hacia la derecha que, Hollande en Francia, ha logrado para la izquierda. Lo que a ella, no le será cómodo ni grato. En este contexto y a pesar de ganar sus defendidos: ¿Querrán los alemanes, los cada día más jefes de la Unión, renegociar el memorando para suavizar los recortes; como también solicitará el nuevo Gobierno heleno? -“Que los términos del rescate que desangran a la sociedad sean renegociados”-, dice ID). Me temo que no, o su modificación será insignificante. Angela Merkel, no tardó ni un día en advertir a los electos griegos, de que el plan de reformas impuesto por Europa no se relajará. Posiblemente es más certero pensar, que el verdadero objetivo de la canciller será que Grecia se salga del euro, porque con un pueblo sin trabajo, ni dinero, ni futuro, la derecha se quemará...Y, con la enorme fuerza política que Syriza ha alcanzado, sus oponentes pueden creer que, como motivos no les van a faltar, les sabrán a poco, las 17 huelgas generales realizadas allí por la crisis. Siendo la gobernabilidad del país más difícil y complicada, que si este partido hubiera ganado las elecciones y gobernara. Lo cual sospecharan que puede ocurrir en los próximos comicios.

 

Si Berlín decide cortar el grifo de las ayudas a Grecia, se configurará un territorio con una inestabilidad total, de cuyas consecuencias negativas tendrá que responder la creadora o los creadores de tanto mal. La sociedad europea sabe, que la austeridad ha provocado el hundimiento de la economía helena. Los españoles tenemos que mirar detenidamente a Grecia, porque tal como nos va todo, lo que pasa allí muy pronto puede ocurrir aquí. De momento, cabe decir que en la Unión Europea, la austeridad sin crecimiento, hundirá el euro. Y, que si la Comisión Europea, continúa con esa misma política dogmática, Grecia no podrá pagar todo lo que debe. Lo mismo que ya le ocurre  a España.

 

El rescate de la horca

 

La horrorosa situación financiera de una parte de la banca española, es una vuelta de tuerca más que nos lleva paso a paso hacia el infierno social, de una intervención más profunda, e incluso total. Si hace unos días, los ciudadanos se asustaron por la inyección de 23.500 millones de euros del Estado a BFA-Bankia, por sus desmanes y caprichos inmobiliarios; cuando el ministro De Guindos, acababa de asegurar de que con 6.000 millones se cubrirían todas las necesidades financieras del sector. El 9 de junio, la sorpresa sería mayúscula, cuando con otras palabras, el Gobierno informó de que usando los fondos públicos europeos, se iba a rescatar con hasta 100.000 millones de euros el sistema bancario español, debido principalmente al desastre de las tejas y los ladrillos. La cifra exacta se desconoce, una primera aproximación se sabrá mañana, por las indagaciones encargadas públicamente a dos consultoras privadas, una de dudosa reputación internacional. Unos hablan de 70.000 millones, los hay que llegan a 300.000. Sí produce pavor, el que el Gobierno no sepa nada del estado real de los bancos y el que se haya orillado al Banco de España, apartándolo de la investigación.

 

Los especialistas afirman que con esta intervención parcial bancaria, las entidades necesitadas ni van a devolver el dinero, ni va a servir para que fluyan los créditos. Por tanto, no creará empleo, no beneficiará a las empresas ni a la economía real. Si es seguro, el que el dinero del rescate no se cederá a los bancos, sino al Estado español para que haga de intermediario y responda en todo momento por él, pagando los intereses y el capital prestado. Dicho de otra manera que, de pronto, un sábado por la tarde, los ministros de economía organizan una conferencia telefónica y sin más, les cargan  las deudas de los bancos a los ciudadanos españoles, sin pedirles permiso ni darles información. Preguntándose todos: ¿Y a mí, por qué? ¿Por que tengo que pagar yo las consecuencias de las estafas y del descontrol inmobiliario? Van a atar a los españoles de pies y manos a los bancos, sin dejar que se desarrolle nada más.

 

Pero si no beneficia de manera general, ¿por qué Angela Merkel está tan interesada y presiona tanto, para que Mariano Rajoy pida oficialmente el rescate? La explicación es sencilla. Esta operación le beneficia sobretodo a ella, debido a que los bancos de inversión alemanes les prestaron mucho capital a la banca española, para que la invirtiera en vivienda y con los tiempos que corren, tienen la seguridad de que no lo van a cobrar. Por eso, esta interesada en que esa deuda privada pase asimismo a ser pública, para que se pague colectivamente en caso de necesidad. Por lo tanto, el rescate bancario tiene una ganadora: Angela Merkel. Y un perdedor: el pueblo español.

 

Una intervención puede ser parcial o total, pero en ambos casos es una intervención en toda regla. A esta yo la llamo el rescate de la horca, dado que por él, la troika se ha desplazado de Atenas a Madrid y ya está exigiendo otro tirón de la cuerda social, con medidas demoledoras para las clases trabajadora y media, como las siguientes: Cumplimiento estricto del Pacto de Estabilidad (ahora el déficit en un 8,9%, 5,3% para 2012, a un 3% en 2013), subidas del IVA, endurecer la reforma laboral, acelerar el retraso de la jubilación, limitar las prestaciones de desempleo, posiblemente las pensiones, copagos, mayor coste de los servicios, pago en autovías. Con mayores recortes  en sanidad, educación, en el número de trabajadores públicos y privados, salariales, más todo lo que se les ocurrirá. Si los sindicatos y la sociedad no impiden que se haga. Con todo, una cosa es segura... que se ha hundido el país. Y mientras tanto, Mariano Rajoy con una falta de liderazgo que nos mata. Con Rubalcaba que no se ve.

 

20.06.2012                                                                           Fernando Bolea Rubio

                                                   Sindicalista

Añadir nuevo comentario

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Páginas