Pedro Sánchez ganó

Imagen de fbolear
Fernando Bolea Rubio

En las elecciones primarias del Partido Socialista de 21 de mayo, ganó el candidato de la militancia, Pedro Sánchez, con el resultado espectacular del 50,26% de los votos emitidos, 10,36 puntos más que Susana Díaz 39,90%. Patxi López obtuvo el 9,84%. En concreto Pedro consiguió lo que parecía imposible, un 0,52% más, que la suma del resultado de los otros dos candidatos juntos. Así, Sánchez recibió: 74.805 votos, Díaz 59.392, Patxi López 14.652. La participación fue alta, de los 187.815 militantes socialistas, votaron el 79,83%. Por lo tanto, Pedro ha vuelto a ser el secretario general del PSOE, ocupando de nuevo su despacho en la calle Ferraz. Si bien, entre el 16-18 de junio tendrá lugar el 39º Congreso Federal del PSOE, para elegir una comisión ejecutiva a la medida del viejo-nuevo líder, Pedro Sánchez; así como, para decidir el programa y la política a seguir.

La hazaña del secretario general ha sido impresionante. Ha vencido al fuerte “susanismo” andaluz y a la demagogia que Susana Díaz emplea, al aparato organizativo del partido, a los barones declarados en pie de guerra contra él, a los Guerra, Bono, Madina, Soraya Rodríguez, Patxi López, los Carmona de turno, Lambán, Page, Ximo Puig, Javier Fernández, la gestora; a los tertulianos generalmente decantados en contra suya; a los manejos de las empresas del Ibex, los capitales ocultos, los mercados, banqueros sin escrúpulos; al PP, Podemos, C´s, a la derecha con sus feroces mensajes desestabilizadores; a dos expresidentes del Gobierno; El ABC, El País, La SER, La Razón, El Mundo, 13tv, Intereconomía, RTVE, al Rojo Vivo de La Sexta, la televisiva Ana Rosa; al no ser los medios de comunicación objetivos y disparar siempre, contra la esperanza que nacía.

Sin embargo, ha tenido firmes aliados y defensores en los afiliados del partido, como con los avales y la votación se ha demostrado. Y diré más, el comportamiento de los militantes ha sido magistral, dado que han dejado patente querer al PSOE y estar a la altura que la política requería; librando en mi opinión, a la socialdemocracia española de un seguro retroceso que, hubiera sido temible para las clases media y trabajadora de nuestro país. Pedro Sánchez ha trabajado mucho, su esfuerzo ha sido abismal, pero la mayoría de los militantes socialistas hemos estado junto a él, respondiendo bien.

De todas maneras y a pesar de las anunciadas divisiones y calamidades que, ocurrirían en España y en el partido si Sánchez ganaba; como en el congreso de junio se podrá ver, en el PSOE no se van a dar enfrentamientos sin retorno a la amistad, entre los afiliados y casi ninguno abandonará la organización. Porque los socialistas de verdad, a veces somos muy apasionados hablando, pero también nos consideramos muy del PSOE, hecho este que evitará las fatalidades dichas.

Los socialistas -entre ellos muchos sindicalistas de UGT y CCOO- estamos curtidos en mil batallas y no enfrentamos todos los días a las injusticias. Por eso, lo ocurrido el 1 de octubre en el comité federal y tres días antes con la renuncia de 17 miembros de su ejecutiva, obligando a Pedro a dimitir, son inmoralidades que no se olvidan ni toleran. La frase de Susana Díaz: “A éste (Pedro Sánchez) lo quiero muerto hoy”, es de tal desfachatez que insultó a los socialistas y les abrió los ojos para conocer mejor al caballo de la subasta. En su libro: “Los IDUS de octubre”, Josep Borrell -defensor de Sánchez- explica perfectamente todo lo que ha ocurrido desde los fracasos electorales y la pérdida de afiliados desde Zapatero y Rubalcaba -cuando Sánchez y Podemos no estaban- hasta hoy. Lo mismo que se puede hacer leyendo este blog, donde desde hace 7 años he venido analizando cada 15 días a tiempo real, los principales acontecimientos sindicales, socialistas y de la política ocurridos en España y la Unión Europea.

Según Borrell: “El declive empieza con la gran caída de 2011 con Rubalcaba como candidato. En el 2011 perdió 4,3 millones de votos, el 38% de los votos del 2008, y 15,9 puntos porcentuales, del 44% al 28,7%, o un 34% menos de apoyo electoral relativo. Todo ello supuso la pérdida de 59 diputados”.

Ocultado estos datos con frases tan insípidas como soy una ganadora y Pedro un perdedor, las falacias no se han impuesto. Al final, Susana Díaz ha resultado ser una líder de “cartón piedra”, no querida desde Despeñaperros para arriba y poco más. Para mi es difícil de entender, como los barones se han equivocado tanto con ella.

Ahora esta señora dice, que no dará la batalla en el inminente congreso federal dejando libertad para que las agrupaciones locales lleguen a acuerdos de integración, comenzando por la suya, la de Triana. El destacado defensor de Sánchez, José Luis Ábalos, da por “finiquitado” el “susanismo” tras las primarias del PSOE. Sánchez quiere un congreso federal de unidad de cohesión. Para “El ojo izquierdo” en la SER: “Integrar sí, pero renovar y limpiar también”.

Susana sigue diciendo que ahora, “lo que toca es arrimar el hombro y ayudar y apoyar a Pedro Sánchez”, cuando Pedro ganó las primarias anteriores también dijo lo mismo. El extremeño, Guillermo Fernández Vara ha ofrecido su apoyo ante su “victoria rotunda”, al tiempo que pedía “generosidad y humildad”. En Aragón dicen que “todos serán Pedro Sánchez”. ¿Por qué será, que todo esto no me lo creo?

Para José Félix Tezanos: “El de Sánchez es un fenómeno sobre el que se escribirán libros”. De momento, según el sondeo de El Mundo de Sigma dos de mayo: “El PSOE, con Pedro Sánchez, subiría hasta el 28,2% y estaría a menos de 2 (1,7) puntos de superar al PP”. Que los escépticos... no lloren más.

26.05.2017 Fernando Bolea Rubio

Sindicalista

Añadir nuevo comentario

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Páginas