Pedro Sánchez ganará

Imagen de fbolear
Fernando Bolea Rubio

El movimiento socialista que Pedro Sánchez impulsa va en aumento y en mi opinión, ya nadie lo parará. Por lo que cabe afirmar que, el día 21 de mayo, Pedro ganará las elecciones primarias, siendo a mi juicio lo mejor que puede ocurrir. Habla en actos llenos a rebosar, cuando en los de Susana Díaz y Patxi López la asistencia es mucho menor. Al expresidente susanista, José Luis Rodríguez Zapatero, se le ha visto dirigiéndose a cien personas. En los socialistas y la izquierda resurge la ilusión interna y externa, después de años de decaimiento por la política ideológicamente fallida que se ha vivido.

Renace la esperanza de tener un futuro en el que poder luchar, con la mejor herramienta para hacerlo, un Partido Socialista Obrero Español realista dedicándose de verdad a la política que le es propia y mayormente los afiliados y españoles desean. Con una pretensión sencilla, que se legisle para ellos, o al menos no en su contra, como demasiadas veces ocurre.

Díaz decía: “Quiero arrasar en las primarias”. Sin embargo, los susanistas se llevaron una descomunal sorpresa, por la cifra tan elevada de avales que los sanchistas presentaron y sin el apoyo orgánico del “aparato”. Ella 60.231 avales validos, él 53.693. En definitiva, entre ellos se ha dado un empate técnico, quedando Patxi López relegado a la tercera posición, con 10.886. Los avales de Sánchez han vuelto a la realidad a Díaz y a sus barones amigos que, en el Comité Federal de 1 de octubre pasado, forzaron a que Pedro Sánchez saliera de la secretaria general del PSOE. Se han asustado tanto al ver que pueden perder las primarias, que los jefes susanistas y sus satélites afines, se han lanzado en tromba para inútilmente tratar de cambiar la trayectoria del aire purificador.

Ya recorre las TVs, el llegado del Partido Popular, Guillermo Fernández Vara, poniendo en duda las elecciones primarias. El diario El País -en cuyo consejo editorial esta Rubalcaba-, con unos sucios artículos y editoriales desde el punto de vista de la objetividad, tituló el día 6: “Primarias para que” y el 10: “Corbyn, Hamon, Sánchez... el abismo”, cuando la culpa de todo lo que les ocurre a los laboristas ingleses y a los socialistas franceses y españoles no la tienen ellos, los candidatos actuales; sino las desviaciones cometidas por los líderes anteriores. Han recogido avales con procedimientos antisocialistas y mezquinos de amenaza, yendo uno por uno, para no dejar rastro, pero todo se sabe; sin tener en cuenta, que los avales son públicos y el voto del día 21 secreto. ¿Así quieren ganar?, emborronando la pizarra perderán más.

En Diario 16, Juan Antonio Molina, publicó un buen articulo titulado: “A un sector del PSOE le estorba el socialismo. Cuando Abel Caballero afirma que el PSOE no es de izquierdas sino socialdemócrata” -como si no fueran lo mismo- “o Felipe González confiesa que él en cuestión de valores va ligero de equipaje o Susana Díaz declara que acercarse a las bases no es democratico, algo nos dice que hay un sector del PSOE donde lo que verdaderamente estorba es el socialismo”.

Y así, la realidad se va imponiendo. La candidatura de la presidenta de La Junta de Andalucía está preocupada, porque no logra quitarse la “etiqueta de candidata del Ibex y de las elites del país”.

Sí es de agradecer que, Iñaki Gabilondo, critique con toda razón a, Felipe González, en la Cadena SER, por apoyar activamente a Susana Díaz, porque podría haber templado los ánimos amortiguando los choques y tendiendo puentes”. Y según él, “ha arruinado esa posibilidad al intervenir de forma activa, casi agresiva, a favor de una de las partes”.

Si Susana ganara, estoy seguro de que ésta sería la última vez que en el Partido Socialista se celebraban elecciones primarias, votando los afiliados para elegir a los candidatos. Lo que no ocurrirá, porque hasta en el semanario Tiempo publican: “Que a día de hoy, Susana Díaz es, de los tres candidatos, la que menos apoyo tiene entre los votantes socialistas”. Quizá esta señora no sepa que, una retirada a tiempo es una victoria.

En Francia el socialismo da risa. El 7 de mayo, en la segunda vuelta, Macron ganó a la ultraderechista Le Pen por un 66%-33,9%, por lo que la Unión Europea respiró tranquila. Incluso, el socialista y último primer ministro, Manuel Valls, se ha emocionado tanto con el resultado, que se ha ido del Partido Socialista diciendo que esta muerto, cuando él es uno de los causantes. Pidiendo el ingreso en el movimiento socioliberal de Macron, ahora llamado: La republica en marcha. Aunque ¡En Marcha! se niega a aceptarlo porque no cumple sus criterios.

Que pena me da. ¿François Hollande se irá también? Por lo menos estando en la derecha ya no engañarán a nadie. Tal como vemos, los socioliberales se integran en la derecha sin complejos. Aquí, ¿Harán lo mismo? Muchos sí.

Un candidato socialista ha de estar con los trabajadores y las clases media y baja de cada país. Sí no es así, los monos bailan.

La presidencia de Macron será una nueva vuelta de tuerca a favor del neoliberalismo y de anulación de la socialdemocracia. Un claro paso atrás... en la descaminada trayectoria de la izquierda europea.

12.05.2017 Fernando Bolea Rubio

Sindicalista

Añadir nuevo comentario

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Páginas