PIEDRAS INTERNAS EN EL CAMINO

Imagen de fbolear
Fernando Bolea Rubio

 

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en su carrera hacia la presidencia del Gobierno español, tendrá que sortear grandes piedras en el camino. Pero hay piedras y piedras. La piedra PP, la piedra Podemos, la piedra IU son todas ellas previsibles, si bien difíciles de esquivar. Aun así, las dificultades no se le acaban allí. Ahora tiene una tremenda piedra en punta más sensible de librar, puesta internamente por la Presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz; al postularse también, casi con total claridad, para ser asimismo candidata socialista en las Elecciones Generales de 2015. En una operación que a mi no me gusta nada, al considerarla más debida a la ambición e interés personal de la aspirante, que por necesidad electoral del partido.

En un momento de tremenda dificultad, por el previsible ascenso electoral de Podemos, un partido televisivo y como tal hueco, producto de las cadenas privadas para dividir el voto de la izquierda; que esta desbaratando a IU y quiere hacer lo mismo con el PSOE. Y cuando a pesar de ese problema, Pedro Sánchez y el Partido Socialista están mejorando paulatinamente, encuesta a encuesta, sus expectativas en las urnas; lo que requiere, apoyo e ideales colectivos. En el instante que, para darle mayor impulso al hecho socialista, se debe fortalecer la cohesión del partido; se hace todo lo contrario. Abrir una vía de agua interna, posiblemente para que fracase el proyecto Sánchez, al objeto de que quede libre la candidatura, e ir terminando a la vez con la obligación de tener que convocar elecciones primarias que, por lo que se le ha podido observar hasta hoy, a Díaz le gustan poco. No quiero pensar, que todo se hace con el propósito de frenar interesadamente el ascenso que se da en algunas encuestas.

Ella le ha hecho a él un feo desaire, al jugar con ambigüedad sobre su propósito de tener o no esas máximas aspiraciones a cuatro días de las legislativas, al declarar: “Si pasa el tren ya se verá”. Lo que ha dado pie a titulares de prensa muy jugosos: “Susana Díaz no esconde su ambición de liderar el PSOE”. “Díaz deja en el aire la posibilidad de concurrir a las primarias del PSOE, “ni sí ni no; por tanto, todo es posible”. “Ofensiva de fuego amigo contra Pedro Sánchez”. “Díaz deja en precario a Sánchez tan solo cinco meses después de su designación”, como líder; “El PSOE andaluz elude ahora respaldar al secretario general como candidato”. “Díaz condiciona el apoyo a Sánchez al resultado de las municipales”, “se ha convertido en un líder con fecha de caducidad”, “la cuenta atrás ha empezado y terminará el 24 de mayo de 2015”.

“En el partido se asienta la idea que el líder deberá asumir los resultados municipales como propios”. Según Heraldo de Aragón: Con reproches, en algunas de las muchas reuniones que la presidenta andaluza ha tenido en las últimas semanas, con importantes nombres del partido, tales como “no tira”, lanza “ocurrencias” sin someterlas a ningún “filtro”, no es “solvente”, “esta destruyendo la esencia del socialismo”.

Se comenta que en la dirección del partido aún no se han recompuesto de la inesperada sacudida interna canalizada por Díaz. El número dos del socialismo andaluz, Juan Cornejo, ha declarado: “Esperamos que se produzca un vuelco. En función de eso, hablaremos el 24 de mayo por la noche o el 25 por la mañana en función de los resultados que se produzcan”. El País: “Se avanza a las claras el rumbo que tomará la federación andaluza si los resultados electorales no son buenos”. Se empieza a decir, que Pedro ha perdido la confianza de José Luis Rodríguez Zapatero, José Blanco y la propia Díaz. Más piedras en pico a estorbar.

Urge pues, preguntar: ¿Para los dirigentes andaluces, cómo deberán ser los resultados para darlos por buenos? ¿Serán tales, si se produce un “vuelco” como dicen esperar? En esas elecciones, un vuelco determinante es, casi imposible que se pueda conseguir; ellos lo saben muy bien, lo mismo que los demás socialistas. Yo no he esperado nunca grandes avances del PSOE, en las elecciones municipales y autonómicas. Para que eso ocurra, hay aún mucho que cambiar en los procedimientos internos y las candidaturas de los ayuntamientos y las comunidades. A esas elecciones no se presenta Pedro, aunque sin duda se notará favorablemente el cambio general que él impulsa. Sí cabe esperar, que se mejoren los malos resultados electorales de 2011 y poco más; dado que prácticamente los candidatos serán los mismos de ese año. Yo vengo considerando solamente que, por los porcentajes ascendentes en las encuestas y el sentir de la gente; encabezando Pedro Sánchez la candidatura, el Partido Socialista podría llegar a ganar las elecciones generales.

Y lo que me parece gravísimo es, que con estas exigencias del sur ¿El PSOE va a tener otra gran crisis interna, una vez superada la anterior en el congreso de 26 de julio de este año, con la elección de Sánchez en sustitución de Rubalcaba? ¿Produciéndose esa posible crisis, dentro de cinco meses, a solo seis de las elecciones generales? Me temo que sí, en el caso de que los militantes y afiliados no lo impidan, dando un apoyo masivo al secretario general.

Después de las andanadas recibidas, Pedro ha retado a los críticos a que se presenten a las primarias. Diciendo con rotundidad y cierto desafío: “Optaré a ser candidato a la presidencia aunque haya competidores”. Añadiendo: “El compañero o compañera que se considere capacitado para concurrir a ese proceso tendrá libertad de hacerlo”. Según el Periodico de Aragón: “Estas frases han contribuido a que aumente el malestar sevillano”. ¿Susana Díaz pensaba acaso que Pedro Sánchez se retiraría sin más? Ella representa a más del 25% de la afiliación del partido, pero no a toda ella. En mi opinión, Díaz querrá forzar la celebración de un nuevo congreso, en el que se convertiría en la nueva secretaria general y directamente en candidata por aclamación. El País ha publicado: “Pedro confía más en los militantes y en los ciudadanos que en los dirigentes”. Hace muy bien.

Sin embargo, yo pienso que estos malos hechos tienen una magnifica lectura positiva, que dice mucho a favor del liderazgo y de la consistencia socialista de Pedro Sánchez. Primero, la sospechada tutela de Díaz sobre Sánchez no es tal, no se somete a filtros. Segundo, a los restos del zapaterismo, no les ha gustado que Pedro proponga la modificación del articulo 135 de la Constitución, revolviéndose para ocultar su histórico error. Tercero, a los Felipe González les desagrada que se oponga a “las puertas giratorias” que vergonzosamente utilizan. Cuarto, los usuarios de las tarjetas “black” de Bankia andan molestos por haber sido suspendidos de militancia. Cinco, a los que han gobernado desde el socioliberalismo de la casa, les sabe a cuerno quemado, que el secretario general prometa que derogará la última reforma laboral y con ella aspectos de la zapaterista anterior. Lo mismo que no debe caer bien, que hable siempre de las clases media y trabajadora; ni el que diga que hay que dar un giro a la izquierda, para hacer una política de izquierdas que atraiga al centro.

Es más, en este análisis no se ha de obviar que hasta puede influir sustancialmente, el que Pedro se oponga rotundamente a un hipotético futuro gobierno de coalición PP-PSOE. Felipe González fue el primero que hizo esa sugerencia, con importantísimos medios de comunicación y grandes empresarios detrás. Felipe habla mucho con Susana, quizá demasiado. ¿Tal vez Susana Díaz es más favorable que Pedro Sánchez, a gobernar con el PP? El día 22, Rajoy recibió a Susana en la Moncloa. Hay amores que matan. Así, ¿quién es la que destruye la esencia del socialismo?

En mayo escribí un articulo titulado: ¡Susana “for president”! Lo dicho en el mismo puede parecer contradictorio con lo comentado aquí. Pero no lo es, en aquel momento el PSOE no tenía -ni se esperaba- un buen líder y ahora sí. A Susana Díaz se le paso la oportunidad el pasado verano; tal vez vuelva a tener otra, cuando lleve bastón. Un sindicalista me dijo, que esa compañera era una “líder de cartón piedra” y no lo quise creer. Las maniobras sevillanas son tan serias que si continúan -con el complicado contexto político actual-, el PSOE podría llegar a desaparecer. Cuando Antonio Elorza acaba de escribir: “A la democracia española le hace falta el PSOE”.

A Pedro Sánchez, hay que llevarlo a ver el cuadro “La Campana de Huesca”. ¡Adelante Supersanchez! ¡Socialdemocracia o pobreza! Para visitar al Presidente Rajoy, Susana se vistió de rojo ideología, a pesar de que es el socioliberalismo el que la utiliza y enseña sus garras... con las piedras punzantes. ¡Susana is finished for me!

 

      1. Fernando Bolea Rubio

 

Sindicalista

 

Añadir nuevo comentario

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Páginas