PRIMERO DEMAYO

Imagen de jbbuteraa
José Benito Butera Aured

Ya parece que los “obreros” no han de reivindicar nada. Todo lo poseen, pero eso no es cierto. El ruido que en torno a cualquier cosa; sea política, económica  o social se organiza, solamente sirve para distraer la atención del trabajador y desvincularlo de lo que deberían de ser sus verdaderas preocupaciones. Dignidad de clase, empleo de calidad y suficiente para mantenerse y algunas otras cosas más que obvió por no querer que sea el objeto de esta incursión la retórica obrerista. Por lo menos la mía ya que de eso voy a tratar.

MIRANDO AL PORVENIR
Una gran fiesta obrera del 1º de Mayo de ...

La inmensa  muchedumbre de proletarios ve llegar cada año su fiesta con alegría, a la par que con pena y dolor.
 Alegría, porque el Primero de Mayo, en todo el mundo obrero, late con vehemencia y lleno de rebeldía el corazón de todos los explotados, de todos los que directa o indirectamente sufrimos los zarpazos de la fiera capitalista, pensando en que muy pronto nos veremos libres de la tiranía económica y haremos desaparecer la desigualdad social.
 Late con pena el corazón  de la clase obrera en la fecha histórica del Primero de Mayo al recordar a los que cayeron en la lucha, a los mártires de la gran causa del proletariado que ofrendaron sus vidas, llenas de heroísmo y nobleza, en defensa de las mejoras obreras y por la emancipación total de la clase obrera.

 La clase capitalista,  la burguesía  dominadora, está en ruidosa quiebra en todo el mundo. Agotados todos sus recursos de defensa, se apoya desesperadamente en su último baluarte: el fascismo.
 El fascismo, monstruo que pretende devorar todas las mejoras alcanzadas a costa de enormes sacrificios por la clase obrera; fascismo criminal, que trata de asesinar a los militantes de las organizaciones obreras, destruir todos los medios de defensa de los trabajadores y lanzar a todos los seres humanos  en catastróficas contiendas guerreras.
 La guerra, el cruel y fatídico azote de la humanidad, vuelve a ser una pesadilla, próxima a realizarse, por la incapacidad y malvada ambición del régimen capitalista.

 Mas ... ¿será posible una guerra mundial? A juzgar por el panorama que ofrece el mundo, sí; pero... si estallara una guerra donde interviniesen las naciones europeas, la burguesía se hundiría hasta desaparecer, terminando de una vez las matanzas, todas las iniquidades que el odioso régimen capitalista impone para poderse sostener.
 Contra el fascismo, contra la guerra, contra la desigualdad social, hemos de luchar sin cesar los trabajadores de todo el mundo.
 En esta fecha histórica del Primero de Mayo todos los obreros, sin distinción de colores ni de criterios, y rechazando virilmente a los que intentan vivir entre los trabajadores sin serlo, despreciando a los individuos que con el pretexto del frente único se quieren hacer una capilla, santones ridículos y llenos de lacras; contra todos esos vagos – plantas venenosas del campo obrero – debemos unir  nuestros esfuerzos  para destruirlos. Basta para ello exigir e imponer silencio a los perturbadores que se venden a la burguesía para sembrar odios entre la familia proletaria.

 Arranquemos con energía las emponzoñadas y parasitarias hierbas que mezcladas entre el trigo puro envenenan a los incautos que se alimentan con su jugo. Libres de los enemigos que se hallan dentro de casa, los más malvados, vayamos todos juntos a destruir el enemigo común de la clase obrera.
 Unidos todos nuestros esfuerzos, luchemos en todos los terrenos donde se halle la fiera capitalista, hasta vencerla.
 No seremos libres, ni gozaremos de paz y bienestar mientras exista el régimen capitalista. Con Monarquía o República la crisis de trabajo seguirá; la injusticia y el hambre dominará al trabajador, y la guerra, el fantasma terrible y destructor, será una dolorosa realidad. Ninguno de los gravísimos problemas planteados en el mundo hallará solución dentro del régimen burgués  que padecemos.
 La Fiesta del Trabajo no será una realidad hasta que hayamos implantado la República Socialista, donde no existirá la desigualdad económica – causa de todos los males que sufre la Humanidad – ni ninguna  otra de las muchas inquinidades en las que se apoya la burguesía.

 El Primero de Mayo de ... cuando no haya explotados ni explotadores; cuando todos seamos trabajadores “efectivos” y todos podamos gozar de cuanto la tierra encierra, entonces y con fraternal e inmensa alegría celebraremos la gran Fiesta del Trabajo. 

Juan Beraza
Vida Nueva n. 94,  30 de abril de 1932

Añadir nuevo comentario

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Páginas