RESULTADO DE VARIAS LECTURAS

Imagen de jbbuteraa
José Benito Butera Aured

Del capricho y la documentación nació un libro, que ha publicado la Fundación Bernardo Aladren, hacia  la cual me siento obligado. Sobre todo a uno de sus componentes, que tuvo el atrevimiento de animarme a confeccionar ese libro, no sabiendo él del mío.

El libro ya anunciado en esta página es en cuestión, una descripción de los cambios que las calles de Zaragoza han soportado a lo largo del Siglo XX. El buceo en el archivo municipal, paso necesario para indagar casi cualquier cosa relativa a esta ciudad, unido a una curiosidad casi malsana, me ha conducido a acumular una serie de cuadernos llenos de apuntes y disponibles para un sinfín de cosas, siempre que estén relacionadas con la génesis del asunto. Las calles.

Una vez abierto el melón como se suele decir; al cabo del tiempo adquieres la rutina de acudir a ese tranquilo sitio, bien atendido por amables trabajadores, que además, para neófitos resultan de gran utilidad  ya que te conducen por los vericuetos de los guardado en ese archivo,  por esa razón  te vas buscando asuntos que te proporcionen la oportunidad de volver por allí.

Todo esto, junto con la oportunidad que los compañeros, jóvenes  empleados de la biblioteca y la fundación me proporcionan cada vez que me entrevisto con ellos, me empujan a reincidir en mis visitas a los archivos ciudadanos en busca de la historia. Primero de la Ciudad, luego de un personaje de nuestra historia y más tarde sucesos relacionados con el movimiento obrero; y desde ahí, he sido arrastrado por los papeles y las personas a confeccionar lo que a continuación voy a exponer: teniendo  que ver con el movimiento obrero:

  • Primero se reseña una serie de personas afectas a UGT que toman una iniciativa para honrar al Maestro.

  • Segundo hay en danza una calle.

  • Tercero una oportunidad para rememorar la historia.

La cuestión es la siguiente: En el semanario Vida Nueva que  la Hemeroteca  Municipal tiene microfilmado con la signatura 00297, al que he acudido en busca de escritos del último Presidente de la Unión Provincial de UGT de Zaragoza,  Isidoro Achon  [ En la actualidad sería el Secretario General ] además de lo que buscaba topé con una reseña que recogía la iniciativa de la Sociedad La Panificadora de la Federación de Artes Blancas, impulsada por su Comisión Directiva y su Presidente  Juan Beraza  que promueven una suscripción interna para la compra de una placa – farola, ( dice la noticia ) que dé el nombre de Pablo Iglesias a la Gran Vía zaragozana.

Esta es la iniciativa, en tres de los semanarios se recoge el asunto y la marcha de la recaudación; habiendo comenzado la cuestación en el número 92 correspondiente al 16 de abril de 1932, continua en el número 94 del día 30 de abril y finaliza la noticia en el número 100 correspondiente al 11 de junio de ese año. Se han recaudado en conjunto 72 pesetas con 70 céntimos. No sé si fue suficiente la cantidad y también he de averiguar si se colocó esa  placa – farola.

La suscripción así como la idea, comenzada en fecha señalada, unos días después del primer aniversario de la instauración pacífica del régimen republicano, está encabezada por la Sociedad promotora que aporta 15,00 ptas.  Juan Beraza, su presidente aporta 2,00 ptas.  Antonio Soro pone 0,50 cts.  Antonio Corral  2,00 ptas.  Emeterio Gordo 2,00 ptas.  Antonio Briz  1,00 ptas.  Fermín Beltrán  1,00 ptas. Bernardino Palacin  0,50 cts.  J. López Ruíz  1,00 ptas. y   Benigno Roldan 1,00 ptas. 

En la segunda relación correspondiente a pasadas dos semanas es la siguiente: Pedro Gómez  0,50 cts.  Faustino Gómez  0,50 cts. José Bailo  0,50 cts.  Carmelo Hernández  0,50 cts.  Antonio Zapater  1,00 ptas. Pedro Sanjuán  1,00 ptas.  Daniel Rubio  2,00 ptas. Miguel Pelegay  0,50 cts. Manuel Periá  0,30 cts.  Ángel Mateo  0,50 cts.  Valero Sierra  1,00 ptas. Julián Centeno 1,00 ptas.Urbano Montesa 0,50 cts.José Bailo  0,50 cts.    

La tercera y última de las relaciones  es aportación conjunta de la Unión Nacional de Dependientes Municipales. que en conjunto aportan 25,90 ptas. cesando ya  hasta la conclusión del periodo de esta publicación el 31 de diciembre con el número 129 las noticias sobre este asunto. Digo periodo porque no tengo la seguridad absoluta de que el citado semanario concluyera en esa fecha; la hemeroteca municipal eso es lo que tiene microfilmado.

Esta relación de donantes tiene dos objetivos. Primero dar noticia de hombres pertenecientes a nuestra organización y de los cuales alguno dejaría descendencia que supongo afecta a la Unión en la actualidad. Y segundo mostrar la magnanimidad de todos ellos con sus aportaciones,  que aunque hoy nos puedan parecer cantidades ridículas, para entonces suponían  un dispendio considerable; resultando para algunos una aportación igual a la cuota de afiliación establecida, que en 1930 estaba en un abanico de 0,20 cts. a 1,00 ptas. En tramos de 0,20 cts. por semana; en cuanto a los sueldos para uno de los oficios por entonces más refinados, las Artes Gráficas, ( aquí coinciden dos cosas, uno de los donantes  Julián Centeno era trabajador de ese gremio y que poseo una fotocopia de los Estatutos del año 1930 de esa Federación en que están  plasmados los salarios, que en una medía ponderada no vendrían a ser superiores a las ochenta  pesetas por semana, en la ciudad de Zaragoza )

En esta primera parte se puede observar la militancia socialista y ugetista; ahora vayamos con las segunda y tercera, que han de ir indisolublemente juntas. La  calle zaragozana que hemos de tratar, en aquellas fechas, era relativamente nueva  su realización durante la dictadura de Primo de Rivera, palio en buena parte la escasez de trabajo que endémicamente ha sufrido la ciudad, a la vez que ponía en valor unas cuantas hectáreas de tierra a urbanizable.

Su conclusión a finales de la década dictatorial y en un grandilocuente y mimético alarde de nuestros munícipes la denominaron “Gran Vía”; al igual que la de la capital de la nación. A esta calle el nuevo régimen  político y en aras de rendir homenaje a sus más destacados propaladores, a través de su representación municipal,  toma  la decisión de rotular algunas vías ciudadanas con nombres alegóricos al nuevo sistema de gobierno de la nación y así el día 14 de abril al quedar constituido el nuevo Ayuntamiento que es encomendado a la gestión del Sr. Banzo Urrea (Sebastián) este hace la propuesta de rotular las vías zaragozanas con los nombres de los héroes y mártires de la República y de los que por ella han sufrido persecución.

El día dos de mayo en la sesión celebrada por el Pleno del Ayuntamiento se toma el acuerdo de sustituir el nombre del Paseo de Sagasta por el de Paseo de la República. Han de pasar cuatro meses más para que se tome el acuerdo esbozado en la primera Sesión.

En la sesión correspondiente al día 25 de septiembre se acuerda la aprobación de ocho dictámenes aprobados por la Comisión de Gobernación relativos al cambio de nombre de algunas calles. Uno de esos dictámenes  concretamente el explanado en quinto lugar, siendo la plasmación literal la siguiente: 5º Aprobar otro dictamen proponiendo que la Gran Vía se divida en tres Avenidas llamando a la primera  de Galán y García Hernández; a la segunda comprendida entre el edificio de la Facultad de Medicina y la plaza de España, de Pablo Iglesias y la tercera de Giner de los Ríos (Don Francisco). El Sr. Bozal propuso, y así se acordó, suprimir el Don al citado nombre. Este acuerdo que se plasmo en un callejero elaborado por el guardia municipal  Tomás del Burgo y otro compañero Fermín Uriol  y que el Archivo Municipal tiene guardado con la signatura SR. 321. por cierto el municipal encargado de la elaboración  del censo de calles y edificios de la ciudad Tomás del Burgo, fue colaborador asiduo del semanario Vida Nueva; afiliado a la Agrupación Nacional de Dependientes Municipales y desaparecido el día 2 de enero de 1937 a los 33 años. Así consta en el libro el pasado oculto, que en el apartado en el que se especifica la causa de estar relacionado (muerte ) pone desaparición. Todo esto es lo que ha dado de sí variadas lecturas. Creo hemos dado el repaso enunciado.