TRABAJAN PARA LA ETERNIDAD, Y LES PASARON CUENTAS - IV

Imagen de jbbuteraa
José Benito Butera Aured

Avanzando en la recopilación de los datos necesarios para dar forma a mi intento de hacer una historia sobre la represión que sufrieron algunos vecinos del pueblo de La Almolda, he recibido de la Dirección de Instituciones Penitenciarias el expediente de Félix Lansac Casamayor del que ya conocen los lectores su pertenencia a UGT de la que fue presidente en esa villa, y del que ya tracé unos renglones sobre su peripecia vital; peripecia que por su dureza y prolongación, hoy me empujan sin pretender una biografía completa de Félix ya que todavía tengo lagunas de su devenir, que no se si podré completar, pero que como la cuestión, no es de un día para otro avanzo en su esbozo.

Félix, nació en La Almolda el día veintiocho de enero de 1911, según consta en su ficha de prisionero, desconozco el día de su muerte; pero según datos recopilados a trabes de la herramienta Internet, parece que en 1984 todavía estaba vivo, ya que en su expediente carcelario consta que el día diez de octubre se certifica su paso por prisión a instancia del interesado al que se remite el expediente lo que constata de algún modo su existencia como persona física, teniendo en cuenta la serie de leyes y decretos que se han emitido al advenimiento de la democracia desde 1978, que han tratado de compensar de algún modo los sufrimientos e injusticias  de los que fueron victimas de la dictadura franquista.
Aún conociendo estos datos extremos falta por concretar algunas cosas, que quizás se logren saber más adelante.

Félix, incorporado al ejército tiene su destino en Cuenca y según su expediente pertenece al SIM (Servicio de Información Militar); allí a la caída de la ciudad el 29 de marzo de 1938, es hecho prisionero; trasladado a Zaragoza donde ingresa en la prisión de Torrero el 11 de marzo de 1939, entregado por fuerzas de la guardia civil y procedente de comisaría, por lo que hay que colegir que en Cuenca también estuvo preso, o mejor dicho concentrado; ya que en esa provincia existió un campo de internamiento y clasificación, dependiente del cuerpo de ejército de Aragón .
En el mes de febrero de 1940 se celebra el consejo de guerra urgente (causa 916–39), que tramita el juzgado militar de Pina de Ebro y en el que es condenado a pena de muerte; conmutada esta por la de treinta años de prisión mayor.
Una vez condenado, el ocho de abril de 1941 se le traslada a la prisión central de Burgos, donde permanece hasta el treinta de diciembre de 1941, en que es trasladado a la provincial de Toledo, para ser puesto a disposición de la quinta agrupación de colonias  militarizadas, para trabajar en las mismas, causando baja en la misma el cuatro de marzo de 1942 en que es puesto a disposición de la quinta agrupación, donde permanece hasta el veintisiete de septiembre de 1946 en que es reingresado en de nuevo en la prisión provincial de Toledo, donde permanece hasta su entrega a la guardia civil para su traslado a la primera agrupación de colonias penitenciarias militares situada en Dos Hermanas (Sevilla) ocurriendo este traslado el treinta de octubre de 1946.
 Lleva seis años de penado y en el ínterin y según consta en su expediente, al recibirse un telegrama en el que se sobresee el expediente seguido a este penado, por el tribunal de responsabilidades políticas de Zaragoza y coincidiendo con la contestación a la petición hecha por Félix de la revisión de su pena en que dicha comisión contesta diciendo ha sido remitida y sin haber recibido su aprobación por parte de la superioridad y una reducción extraordinaria acordada por el patronato de prisiones de treinta días; quince por el día de la Virgen de la Merced, y otros quince por la exaltación a la jefatura del Estado de Franco; esto entre septiembre y octubre de 1943, al mes siguiente le son concedidos otros quince días por la visita que realiza a la agrupación de penados el director general de prisiones; a finales del año es confirmada la pena de treinta años y durante el año siguiente constan las solicitudes de revisión de la pena realizadas por el penado y las resoluciones enviadas por las autoridades; así llegamos al día once de febrero de 1946, en que se anota en su expediente la orden de libertad por indulto recibida desde Zaragoza y en la que dice fija su residencia en la calle Cuesta de Santa Bárbara nº 34 de Toledo.

Poco le duró la libertad el catorce por la tarde reingresa en la colonia y se anota en su expediente…Al despachar la documentación de este penado se advierte el error padecido al poner en libertad a este penado que quedó trabajando en estas obras ya que el testimonio de indulto era denegatorio reingresando en la tarde de hoy.
Reingresa en la prisión provincial de Toledo en espera de ser trasladado al nuevo destino el veintisiete de septiembre de 1946, al concluir los trabajos en que estaba destinado; en noviembre de 1946 su arribo a la primera agrupación de colonias penitenciarias militares, está fechada el tres de noviembre de 1946, desde esta fecha y hasta el catorce de enero en que se propone su puesta en libertad, el expediente tiene anotados todos los pasos dados para conseguir esa libertad; solicitudes, certificados de cumplimiento de pena, informes de la alcaldía tanto de La Almolda como de Barcelona. Esa propuesta tiene como fecha de ejecución el cuatro de febrero de 1955.

No obstante su libertad efectiva se produjo en marzo de 1948, al serle concedida la condicional. Puesto en libertad fija su domicilio en Barcelona, constando como domicilio la calle Dels Ases nº 3, 2º principal, donde vivía el avalista y hermano de Félix; Alejandro, once años mayor que él, estaba establecido en Barcelona con un taller de carpintería, y solvencia moral y económica, como así consta en el informe emitido por la Alcaldía de Barcelona. Concluye aquí lo deducible extraído de la documentación generada por el almoldano Félix.
 Como puede deducirse de lo trascrito y deducido de la documentación que genero el que fuera nombrado Presidente de la agrupación local de UGT en 1936 cuando tenía veinticinco años, todavía tenemos lagunas que dilucidar; sus antecedentes izquierdistas le acarrearon una condena de treinta años tras serle conmutada la primera de muerte, de estos treinta años cumplió exactamente nueve años y nueve días, o lo que es lo mismo 3294 días, le fueron extinguidos; redimió 5090, que equivalen a quince años; esto cuando alcanzó la libertad condicional, quedándole por extinguir 2566 días o siete años, quedando cumplida su condena en 1955; desde que fue hecho prisionero en Cuenca hasta que se afincó en Barcelona, habían trascurrido diez años en que pasó por campos de calificación, cárceles y campos de trabajo; en todos estos lugares sufriría vejaciones y malos tratos– según esta escrito en la literatura al respecto– sin tener en cuenta el periodo entre la condena a pena de muerte y su conmutación por la de treinta años que duró, de mayo a octubre de 1940, cinco meses de incertidumbre y miedo que se añadían a su condena.

Todo lo expuesto pone algo de luz en el devenir de Félix Lansac y es hasta donde he podido llegar, quedan más aspectos que tratar ya que nos consta su matrimonio y paternidad anterior a este periodo pero…su edad al ser puesto en libertad aun le facultaba tanto a él como a su compañera para engendrar nuevos hijos, y aquí tenemos otro reto saber esto, además de conocer su evolución social y sus residencias posteriores, así como la fecha de su defunción y el lugar en que acaeció, una serie de incógnitas que nos ayudarían a conocer completamente a esta persona que sufrió por tener y pretender realizar una idea.                                                     

Añadir nuevo comentario

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Páginas