UN SECRETARIO Y UNA LÍDER

Imagen de fbolear
Fernando Bolea Rubio

Lo esperado se ha hecho realidad. Alfredo Pérez Rubalcaba ha ganado el 28 Congreso del PSOE por sólo 22 votos, al obtener 487 papeletas (51,6%), frente a las 465 (48,84%), de Carme Chacón. Quedando el partido en una parte resentido, aunque no fragmentado, por su bagaje democrático, la cultura organizativa de los militantes, por el afán general de imbuirse en la estela ideológica y renovadora que se pretende.

A modo de clarificación, sí procede comentar algunos pormenores, para tener una visión más detallada del estado del partido; así como de las actuaciones de los candidatos en liza, para conocerlos mejor y valorarlos en su justo término. Así indicaré, que lo conseguido por la candidata es mucho, si se considera que en un mes y medio –desde la noche aciaga del fracaso electoral del 20-N y partiendo sin nada organizado ni establecido-, ha estado muy cerca de ganar el congreso y de obtener la secretaria general. Lo cual ha sido posible, por su valía como dirigente y porque su firme y fresco mensaje de cambio, ha conectado sustancialmente con el deseo de renovación y de giro político más a la izquierda de las bases. Parece increíble que, en tan poco tiempo (cuatro semanas de campaña), se haya podido lograr un resultado así. Por lo tanto, esta mujer, lo mismo que las personas que le han votado y la apoyan, tienen que estar muy satisfechas de la alta proporción obtenida. Ha podido ser, el primer acto de una obra que ha empezado alumbrando en Sevilla... su rumbo posterior hacia de La Moncloa.

 

En varios medios se ha comentado, que el discurso mitinero (chillón) de Carme, pudo amedrentar a los delegados perjudicándole en la votación. No, no puedo estar más en desacuerdo, por lo siguiente. En los días anteriores, los candidatos por separado recorrieron el país, realizando en las comunidades reuniones específicas con los delegados elegidos al congreso. Efectuándose seguidamente, actos masivos de divulgación programática con ellos mismos, mas los afiliados y simpatizantes que querían asistir. Pues bien, como escuché en el de Zaragoza, en todos ellos la candidata empleó el mismo tono vivo y firme de explicación. Por eso, todas las personas presentes en el congreso, ya habían oído y valorado con anterioridad tanto el fondo como la forma de la alocución de Chacón, no siendo para ellas sorpresa alguna lo que oyeron en el cónclave. Los asustados ya lo estaban y los convencidos también. Diré más, salvo excepciones, los asistentes a estos eventos le demostraban su conformidad con innumerables aplausos, saliendo encantados de los mismos por las alabanzas posteriores que pude escuchar. Solo así se explica el repentino y elevado apoyo que obtuvo.

 

En mi opinión, la candidata llegó a Sevilla con el congreso ganado, dado que como ha quedado patente, principalmente movimientos influyentes de la vieja guardia pretoriana (Felipe-Guerra) lograron cambiar algunos votos, siendo suficientes para variar el resultado. Así, no tenía que convencer a los allí presentes. Su discurso no fue tanto para ellos, como para los miles de afiliados y simpatizantes socialistas, que siguieron su intervención en directo por Internet y los canales de televisión (24 Horas u otros). Su mensaje lo dirigió al interior del partido y a la sociedad, con el claro fin de levantar el ánimo del PSOE, de recuperar la confianza de los más de 4,3 millones de votantes perdidos. Por eso había que gritar, hasta romper las pantallas, al objeto de causar impacto en la población para empezar a rescatar el anterior espacio socialista.

 

¿Logró este objetivo? Se puede asegurar que inició un buen camino para poderlo obtener, aunque después  los votos de los delegados cortaron el tallo que había brotado. No obstante, me atrevo a decir que ha nacido una líder. Una mujer con la que el partido socialista, la izquierda, los progresistas tendrán que contar, para desplazar a la derecha neoliberal gobernante. Siendo Presidenta del Gobierno, o desde el puesto que se le designe. Al final, el 38 Congreso fraguó un secretario general inmediato y una líder con todo el futuro político por delante.

 

En este sentido diré, que un secretario general ha de ser ante todo integrador. Una persona que una y nunca que desuna. Sin embargo, sobre una posible unificación con los vencidos, la primera valoración que se le puede hacer al nuevo secretario general es negativa. Ganó el congreso, pronunció las típicas palabras de rigor sobre la necesidad de la unión de todas y todos, e hizo la nueva comisión ejecutiva dejando fuera a Chacón y prácticamente a todo su personal votante (7 de 38, el 18,69%).

 

Sobre está cuestión se ha escrito: “Formar un equipo de fieles o negociar uno de integración. Optó por la primera de las formulas. Está por ver si, después de este congreso, Rubalcaba conseguirá unir y, sobre todo, entusiasmar al partido” (Marco Schwartz). “Cada uno tenemos un concepto de lo que es la integración y este es el concepto que tiene Alfredo P. Rubalcaba” (Tomas Gómez, líder del PSM). “Empezamos mal. Me habría gustado una lista de integración de verdad” (Juan Alberto Belloch, Alcalde de Zaragoza). Ha habido comentarios necios: “Los que han perdido tienen que someterse. Eso es democracia” (José Bono). “¿Negociación? El secretario general no negocia, designa a su equipo” (un colaborador de Rubalcaba). Así empiezan los presidencialismos. Con otra tesis rotunda: “El que pensaba que la nueva Ejecutiva iba a ser integradora es que aún cree en los Reyes Magos e ignora que Roma no paga a traidores” (Nuria Casas). “Es tradición del partido que todos estemos unidos tras un congreso, pero la unidad y la integración no pasan por el sometimiento” (José María Barreda). “El bloque de apoyo a Carme Chacón se mantuvo unido hasta el final. Partidarios de la exministra le anticipan su apoyo para las primarias” (Público).

 

De cualquier modo, es justo reconocer que nada más terminar un congreso duro como ha sido este, es difícil recomponer las tensiones e integrar sin más las pasiones. Pero al no haber heridas, los rasguños se curan pronto. Por lo que como máximo en el plazo de un año, el PSOE tendría que ser un bloque de entendimiento y unidad, porque la disgregación de ahora haya sido superada con la complacencia de tirios y troyanos. Todo ello, con la robustez política interna y externa que las circunstancias requerirán. Ese debería ser el principal objetivo del secretario general y de la nueva comisión ejecutiva como tal, dado que también es su responsabilidad. Del proyecto nada se sabe, el giro a la izquierda se ha diluido, a la socialdemocracia... se la llevo el Guadalquivir. Según un delegado asistente, el debate sobre estas materias fue de trámite; cuando tendrían que haber atraído la expectación principal.      

 

Por otro lado, siempre he pensado que hay dos formas de hacer los equipos. Uno, rodeándose de las personas más competentes; teoría que yo siempre he practicado, en la composición de las comisiones ejecutivas que como secretario general he tenido que componer, lo que siempre dio magníficos resultados de gestión. Dos, ser un simple diablo y seleccionar un  personal en el que nadie le haga sombra al jefe, como primera condición para evitar que alguien lo desplace y le replique. ¿Por qué formula de las dos, se ha inclinado Alfredo? En primer lugar, la número dos y vicesecretaria general, Elena Valenciano, por su falta de liderazgo y otras carencias, nunca le disputará nada en las urnas ni le moverá la silla de mando. En el conjunto de la Ejecutiva, nadie despunta con suficiente fuerza. Con alguna excepción, como la de Eduardo Madina que, rechazó encabezar una tercera vía; siendo sorprendente, que no se le haya ascendido a portavoz del grupo socialista en el Congreso de los Diputados, quedándose como antes de segundo responsable en él. ¿Es todo esto significativo, en relación a la teoría expuesta  del “yo” o el o la “mejor”? El tiempo lo dirá. Pero si hay que abrir las ventanas, la mayoría de la militancia lo hará con su revelado empeño renovador. 

 

¿Se presentará Rubalcaba a las primarias del partido para aspirar a la presidencia del Gobierno en las elecciones de 2015, como ha adelantado que hará Carme Chacón? Ante esta pregunta, él sonrió y advirtió a los informadores de que a eso no responderá “nunca, nunca”. Pues, ¡Vamos buenos! Que más nos tiene que pasar.     

 

          

9.02.2012        Fernando Bolea Rubio

                                  Sindicalista

Añadir nuevo comentario

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Páginas