UNA NOVEDAD: SALARIOS

Imagen de jbbuteraa
José Benito Butera Aured

Asistí a su presentación  ya que desde que el Sindicato, hace ya diecisiete años, viene realizando este estudio  antes por necesidad practica, al estar en activo y tener responsabilidades dentro de la organización, ahora por costumbre. Además ese día se ven personas conocidas que casi, casi es en este acto donde sabes seguro que los veras.   La presentación de este año iba acompañada de una conferencia pronunciado por D. Antón Costa, catedrático de economía aplicada de la Universidad de Barcelona además de ingeniero, que nos planteo una cosa que ya hace algún tiempo que se viene publicando.

Este planteamiento podría ser intrascendente si no hubiera sido dicho donde lo fue; pero hete aquí que al día siguiente en el periódico de tirada nacional que más se difunde, El País, también se toca el mismo asunto. Aquí el que lo expone es uno de los padres de la patria, concretamente, Ramón Jáuregui, portavoz del PSOE en la Comisión Constitucional, que titula su intervención en este foro de papel, de este modo. Hablemos de Salarios.
Pues sí señor. ¡Hablemos de salarios! Los estudios que sobre la economía se realizan en el mundo y según dicen los expertos que lo llevan constatando desde hace tiempo, que en  el reparto de la tarta el trozo que corresponde a los trabajadores, cada vez es más pequeño.

Reitero lo de trabajadores, porque se da  la circunstancia de que no todos los ocupados tienen las mismas ganancias; el Sr. Jáuregui pone de manifiesto que los ejecutivos de las empresas el año pasado ganaron un 20% más que el anterior, y la diferencia entre el trabajador y su directivo llega a ser hasta cien veces superior. No sucede así con los obreros; los de Artes Gráficas solamente alcanzaron el 4% de subida, la misma del año anterior, y eso los que lo cobraron, porque se dio, la paradoja de que asistí a una asamblea de empleados de la empresa a la que yo había pertenecido hasta hacía poco; en que por boca de uno de los operarios. No nuevo sino con algunos años ya de antigüedad en la fabrica, manifestó a la asamblea y parece que convenció; que él prefería el puesto de trabajo a la subida salarial. Claro esta afirmación la hacia desde la premisa anterior, de amenaza con cierre de la empresa al no poder asumir la subida salarial del 2006. resulta que el que había montado la estratagema cobra fuera de convenio y su retribución viene a estar dentro de esa estadística ya dicha.

El profesor universitario al que escuché antes de leer al político, puso de manifiesto que a pesar de la perdida de ración de tarta, los obreros no protestaban, y como justificación de ese silencio fabril adujo, – y no sin cierta razón, – que al ser consumido el trozo de tarta por más comensales, compensaba el bocado de uno con el del otro, siendo el reparto igual de equitativo que cuando era mayor el trozo a comer. Dijo también; que dos salarios pequeños suponían más que uno grande; esto en relación a la incorporación al mundo del trabajo de más mujeres y jóvenes que antaño (hace diez años, que es a los que corresponden estas cuentas) no participaban directamente en el convite. Estos argumentos serian suficientes para que en el foro en que se pronunciaron se hubieran excitado los ánimos, pero no fue así, como ya he puesto un ejemplo reciente del asunto no voy ha incidir en el asunto de la aceptación por los actuales trabajadores de cualquier condición laboral que se les imponga.

Corremos el riesgo y también hay voces que comienzan a propagar que los comensales que participan del banquete en este país y que no son naturales, son los que tienen parte de la culpa de esa bajada de salarios.
Solamente y de pasada casi siempre, o si no como resultado de gestión y competencia se dan los resultados de los beneficios empresariales que esos sí que se han disparado en estos diez años, nadie se atreve a pontificar sobre las escandalosas ganancias de las grandes compañías, menos aún, investigar  sobre esas magras rentas de los miles de declarantes del IRPF que siendo empresarios o asimilados declaran ingresos inferiores a los de sus trabajadores si los tienen; y si son gestores de su propio trabajo, nadie con dos dedos de frente se puede creer que un médico, un abogado, un arquitecto, etc., gane menos que un asalariado.

Por no meter el dedo en el ojo y ya que comento la visión de un político, no digo nada de las vergüenzas que se están manifestando estos días en la prensa en relación con los nuevos cargos políticos que en estos días se están repartiendo otro de los trozos de la tarta que no se reparte estadísticamente.
Creo que todos los que viven de sus manos unos, de la inteligencia otros, en fin los asalariados han de reflexionar y tomar conciencia de su situación, asumiendo su papel en el reparto de roles de este teatro de la economía, no han de conformarse con lo que les den, han de reclamar lo que es suyo, son ellos los que producen y generan ganancias y negocio. El dinero solo no produce nada, solo crece con la usura, cuando se invierte nadie ha de negar la ganancia; pero si que tiene derecho el que hace crecer esa inversión a su alícuota parte en esas ganancias. El salario que se percibe ya está excluido del beneficio, lo han pagado los demás no el capitalista, por tanto no tiene derecho a apropiárselo como capital, es del que lo trabaja, además de la plusvalía que genera y de la que se apropia el capitalista.
Esto no lo he leído, es conclusión lógica del pensamiento de un explotado, que sabe de su condición y no la disfraza con el consumo, ni ninguna de las zanahorias que el poder nos pone como acicate para mantenernos bajo su férula.         

Añadir nuevo comentario

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Páginas