VIDA NUEVA

Imagen de jbbuteraa
José Benito Butera Aured
Cuando empecé mi labor de recopilación, el objetivo era la búsqueda de lo que el último Presidente de UGT habido, Isidoro Achón, había escrito en aquel altavoz de las organizaciones socialistas durante los años treinta del pasado siglo. La rebelión militar, nos impuso una dictadura que durando casi medio siglo, truncó no solamente vidas, sino también organizaciones, nuevos modos de actuación política que no les convenían, en fin hundieron el país en una negrura que no empezó a aclararse hasta pasado un buen tiempo, casi hasta nuestros días.
 
Esa búsqueda que fue fructífera, me puso en contacto con un medio de conocimiento, que aún teniendo noticia de él no había visto, eso como primer paso. El segundo ha sido el profundizar por mí mismo en la historia que se nos había ocultado, o como en mi caso habíamos, leído en libros que sobre el movimiento obrero se iban escribiendo y donde se daba referencia de tal medio de difusión.
Una vez puesto en contacto con el medio, su lectura me ha conducido a maquinar una serie de cuestiones, de las cuales hay algunos ejemplos ya reflejados en esta Web, además de haberme proporcionado el material para rendir un homenaje a uno de aquellos sindicalistas que pagaron con su vida la osadía de haberse defendido; ellos y a sus compañeros de la explotación.
De acceso directo y público, solamente existen dos años de la publicación, desde el día 4 del mes de mayo de 1930 en que apareció el número uno, hasta el día 31 de diciembre de 1932, estando microfilmados y en posesión del Ayuntamiento de Zaragoza, en el Archivo Municipal, donde se pueden consultar. El resto de la publicación, que duró hasta el mes de junio de 1936, ya es más difícil su lectura, de hecho existen una serie de volúmenes distribuidos entre antiguos dirigentes de UGT que es de donde yo estoy extrayendo los datos. También existen una reproducción fotocopiada en la biblioteca de las Cortes de Aragón y un microfilme custodiado por la Facultad de Económicas, cuya consulta es difícil ya que, en la institución que lo tiene depositado no existe lector para el mismo.
Este preámbulo lo he creído necesario, para situar a los posibles interesados en la consulta del periódico.
La utilidad de esa lectura espero poder demostrarla a lo largo del tiempo. En el año 2000, con objeto de la presentación del libro colectivo Historia de la UGT en Aragón. (Institución Fernando el Católico) Uno de los más prestigiosos, o a mí me lo parece, historiadores de los grupos sociales en esta ciudad. D. Eloy Fernández Clemente, en las conferencias que se organizaron con aquel motivo manifestó la necesidad que existía de que los trabajadores nos involucráramos en la historia de nuestra clase. Éramos los más indicados. Que acudiéramos a las hemerotecas, que todavía había mucho por investigar sobre la clase más marginada de las que se compone la sociedad. Esto no es la literalidad, pero sí el espíritu de lo que en aquella conferencia se pronunció.
 
Quizás, siguiendo esas pautas, me propongo recuperar la memoria de los sindicalistas menos conocidos, por haber sido silenciados y de los cuales en este periódico se dan pistas interesantes, que unidas a los rastreos que por otros caminos se pueden emprender, además de lo que otros historiadores van publicando pueden, debidamente tratadas permitir a los actuales trabajadores, adquirir los conocimientos y valorar los sacrificios necesarios sufridos por aquellos hombres que en su inconformismo hace tiempo nos legaron unas condiciones de trabajo que de no ser por ellos quizás no hubiéramos disfrutado nosotros.
La verdad es que el material que en los años treinta editó la UGT es interesante a más no poder; se puede ver además de la actividad que los sindicatos zaragozanos realizaba, el sacrificio que los trabajadores realizaban para coordinase, discutir las estrategias, plantear las reivindicaciones, en fin ejercer la actividad sindical. Tenemos ejemplos en los que los empleados de las salas cinematográficas se reunían en la sede del sindicato - Estebanes n. 2 - a la una y media de la madrugada; los domingos la sede permanecía utilizable ya que había secciones que elegían ese día para sus reuniones y así innumerables muestras de sacrificio personal, que hoy en vez de considerarlas heroicas las obviamos por que no convienen a nuestros intereses de holganza, preferimos el ocio al servicio a la causa obrera - todavía se puede emplear esa palabra " CLASE" el Socialismo real no consiguió eliminarlas y el Capitalismo las elimina del lenguaje pero no de la realidad - Éste es un pequeño ejemplo de lo que nos puede proporcionar la lectura de esos viejos papeles.
En ésta Web, ya se ha colocado la primera parte del semanario que es precisamente el que tiene el acceso público. En poco tiempo espero completar el vaciado, así como corregir lo escrito sobre los primeros números.
Al igual que a mí me sirve de conocimiento su lectura, espero que sirva también para otros interesados en estos temas. También existe el propósito de hacernos con una digitalización actual de toda la colección, cuestión esta que tendrá su tiempo ya que es complicado poner en soporte informático un viejo microfilme, además de aunar las necesarias voluntades para su realización.
 
Después de vacaciones me ha parecido oportuno dar a conocer este proyecto en el que he involucrado a otros compañeros que tienen la influencia suficiente para lograrlo, espero que el objetivo se cumpla y podamos todos los trabajadores o quienes tengan interés poder acceder a éste documento de la forma más cómoda y efectiva.
Como cuando tocan las campanadas de las doce de la noche el treinta y uno de diciembre, igual que cuando cumplimos años. El comienzo del curso es propicio para plasmar proyectos o deseos. Que se cumplan ya es otra cuestión; ahora en lo que a mí corresponde estoy en ello, no será un proyecto sino una realidad.
 
 

Portada del Primer número de Vida Nueva, mayo de 1930