Imagen de jrvillanuevah

CERRAR GUANTÁNAMO

José Ramón Villanueva Herrero

En 1898, cuando los patriotas cubanos con el apoyo del ejército americano pusieron fin al dominio colonial español, la isla, en vez de lograr su plena soberanía, se convirtió en un protectorado de los EE.UU., en una nueva pieza del expansionismo norteamericano en el Caribe. Por ello, en 1901, el Congreso de los EE.UU. impuso un Apéndice a la nueva Constitución de la República de Cuba, bajo la amenaza de que de no ser aceptado, la isla permanecería ocupada militarmente de forma indefinida, podía ser el preludio de una posible anexión similar a lo ocurrido en Puerto Rico. De este modo, la conocida como "Enmienda Platt", en su artículo 7º, establecía la cesión de suelo cubano para el establecimiento de bases navales por parte de EE.UU., la potencia ocupante. Así, en febrero de 1903, la US Navy, recibía como "concesión perpetua", 116 km² en la bahía de Guantánamo. A cambio, EE.UU. debía abonar un alquiler de 2.000 $ anuales, cantidad que se pagó al gobierno cubano hasta que, llegado Fidel Castro al poder, se negó a cobrarla para denunciar la ocupación "ilegítima" que la base de Guantánamo suponía para la soberanía de Cuba.

Páginas

Suscribirse a Fundación Bernardo Aladrén RSS