¿LA ALTERNATIVA? SERÍA PEOR

Imagen de fbolear
Fernando Bolea Rubio

Se habla de una izquierda derrotada, de que en ella se ha instalado el fatalismo ante la posibilidad de que en las elecciones del 22-M, la derecha incremente considerablemente su poder. Pero no es para tanto, porque de producirse, el triunfo de la derecha no será espectacular, debido a que los ayuntamientos y las comunidades son diversas; y, porque la camiseta roja progresista, la visten millones de personas de diferentes edades y condición. España es uno de los países europeos donde más ciudadanos se consideran de izquierdas.

Es innegable que, por los incomprensibles recortes del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero por la crisis, la izquierda esta desanimada, algo marchita; pero con ánimo creciente, por el compañerismo ideológico que brota entre sus componentes en los momentos de dificultad, y por la fuerza de las ideas. Los problemas políticos unen y hacen reflexionar. Así, ¿Qué se debe hacer? Pues lo de siempre, ir a votar y seguir luchando como es el signo socialista, remediando las diferencias que con todo tipo de gobiernos se llegan a producir; más, si son antagónicos y el entendimiento es peor. Por cierto, si el resultado electoral fuera un triunfo rotundo de la derecha, que nadie pierda la ilusión en nada, porque en política se puede retroceder y avanzar más deprisa después, si se depura el partido y se corrigen los errores que se han podido cometer.

Lo que hay que preguntarse es, el porque de esta situación de desconfianza y enfado acentuado con el PSOE. Todo empezó la noche del 8 al 9 de mayo del pasado año, cuando la ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, en Bruselas, asistiendo a una reunión de los ministros de Economía y Hacienda de los Veintisiete (Ecofin); y el Presidente recibiendo presiones y prácticamente sólo... en su residencia de la Moncloa, aceptaron un programa de recortes impuesto por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), debido a la deuda pública externa, que significó el inicio del declive de la política económica de Zapatero y su desconexión con sus votantes. Según se dijo: “el Gobierno más de izquierdas de la democracia, se convirtió de pronto en el autor del mayor recorte social de la historia”.

El Gobierno partía de un déficit público equivalente al 11,4% del PIB español en el 2.009. Bruselas estableció para todos los países que el déficit (la deuda publica), debía situarse en el 3% para el 2.013. El primer objetivo español fue situar el déficit en el 9,3% en el 2.010, lo cual se consiguió. El segundo propósito es el 6% para este año, y aún con una posible desviación de tres décimas, las cuentas se esperan cuadrar. Elena Salgado, se comprometió a recortar el gasto en 15.000 millones, 5.000 millones en 2.010 y 10.000 en 2.011. 

En este contexto y para evitar un rescate financiero como hasta ahora ha ocurrido en Portugal, Irlanda y Grecia -junto con Spain, los cuatro países que algunos necios aún llaman: PIGS (cerdos)-,  el Gobierno estableció un plan de contención del gasto cuyo alcance significó: La reducción del sueldo de los funcionarios en un 5%, la congelación de las pensiones en 2011, la eliminación del cheque-bebe de 2.500 euros, supresión de algunas inversiones públicas, subida del IRPF para las rentas más altas, retraso de la edad de jubilación de 65 a 67 años que finalmente pactó con los sindicatos, medidas de ahorro farmacéutico, disminución del gasto en los medicamentos, un recorte del gasto para la dependencia, corte de inversiones, eliminación de la ayuda de los 400 euros en la declaración de la renta, una innecesaria y lamentable reforma laboral, nueva ley de cajas de ahorros, subida del IVA, privatizaciones como parte de la lotería, reforma del sistema financiero, decreto para favorecer el afloramiento del empleo sumergido, nuevas reglas más estrictas para limitar el gasto. En total 18 medidas neoliberales de fuerte contenido antisocial en vez de otras opciones posibles, que hicieron cambiar la política económica que se efectuaba, dañando severamente la credibilidad del Presidente socialista. 

¿Todo ha sido porque el Ejecutivo realizaba una política monetaria irresponsable o descabellada? No, era totalmente racional y necesaria, para fomentar el consumo de la sociedad, al hallarse deteriorado debido a la crisis financiera mundial. Así como, por la circunstancia de que el porcentaje de la deuda gubernamental -no la privada- en relación con el PIB (el 60,1% en 2010), era uno de los más bajos de la Eurozona. En este sentido, se fijó la ayuda de los 400 euros en la renta, los cheque-bebe de 2.500 (ambas medidas con significativos defectos de aplicación, al concederse a todos por igual, sin limite en función de la renta anual, lo que originó razonables críticas). Se proyectó y ejecutó el también fuertemente censurado Plan E, basado en inversiones del Estado principalmente en obras públicas en las poblaciones de todo el país, para relanzar la actividad de la construcción y paliar el desempleo en este colectivo, tan deteriorado por el fracaso final de la política de vivienda. El Instituto de Crédito Oficial (ICO), destinó 60.000 millones de euros para ayudar a la financiación de la economía española.

Aún con sus defectos, ¿Qué significaban políticamente estas acciones? Pues nada más ni nada menos, que el Ejecutivo socialista como tal, estaba llevando a cabo una incipiente política económica keynesiana, una política de izquierdas efectiva en esas circunstancias de recesión, al destinar dinero publico como punta de lanza, para romper el estancamiento y levantar la actividad empresarial y económica. Porque se ha de saber, que no hay una sola política económica, como afirman los neoliberales, los banqueros, la derecha y el Partido Popular. Hay dos: El keynesianismo y el neoliberalismo. Opción esta última, que solo consiste en no pagar impuestos, privatizar las empresas publicas y los servicios del Estado en beneficio del capital. Como afirma José Luis Sanpedro: “Los ricos no quieren el Estado de Bienestar, quieren su bienestar”.

Europa, ahora mayoritariamente en manos de la derecha, con el liderazgo de la alemana Angela Merkel y del francés Nicolas Sarkozy, han implantado férreas políticas neoliberales, lo mismo que el FMI, el Consejo Europeo, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo. Tal solo en Grecia, Portugal y España gobernaban socialdemócratas; pero por su debilidad, sin capacidad de imponer sus postulados e ideas. Parece hasta increíble decir, que el keynesianismo se esta aplicando mucho más en Estados Unidos... que en Europa. ¿En que va a quedar la Europa social, de los derechos, la zona del mundo a imitar y esperanza de la humanidad? El capitalismo radical y el neoliberalismo financiero la van a dejar en nada, si los europeos y las europeas no toman conciencia de lo que ocurre y lo expresan en las calles y en las urnas. Se temía a la Europa de los mercaderes. Pues bien, ya estamos en ella, aunque parece por nuestro silencio, que nos da igual. “Europa está, pero ya no es”, ha escrito Sanpedro en el libro: “Reacciona”. 

Entonces, ¿Cuáles han sido los errores del Gobierno y los motivos del enfado de los votantes del PSOE? En mi caso, por haber cambiado de política innecesariamente sucumbiendo a los mercados, además de por la torpeza en la forma de cómo se comunicaron los recortes a la población, tratando de ocultarlos o presentándolos como avances cuando suponían claros retrocesos. El Presidente, en vez de dirigirse con total claridad a la nación, dando la cara en la televisión y en los medios de comunicación; diciendo, por ejemplo: no podemos seguir durante un tiempo con la misma política expansiva, como sería nuestro deseo y necesitaría el país, dado que la mayoría conservadora de la Unión y las autoridades monetarias nos han limitado la financiación; no tanto por la deuda publica que es baja, como por la bancaria derivada del fracaso del ladrillo. Sin embargo, sepan ustedes que los sacrificios serán mayores para los que más tienen, a pesar de que todos tendrán que aportar lo necesario.

A su vez, mi enojo se incrementó, cuando sin ser necesarias y sin tener efecto en el recorte del presupuesto comprometido en el Ecofin, se impusieron disposiciones desastrosas para los trabajadores, como la Reforma Laboral, que no ha creado ni creará empleo, no ha reducido la temporalidad como se decía, solo sirve para despedir más y más barato, costándole hasta ahora al Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) 50 millones de euros más, por el pago de ocho días de salario en las indemnizaciones por despido (no en los improcedentes), que ahora de manera temporal -hasta que se establezca el Fondo de Capitalización-, abona este organismo autónomo del Ministerio de Trabajo y con tesorería propia, financiado por las empresas. En la reforma, impusieron sus tesis los banqueros y sus neoliberales de la orquestina, siendo difícil que la clase trabajadora olvide este agravio y se disponga a votar las candidaturas socialistas, aun llegando a considerar que se ha podido hacer por ignorancia y desconocimiento, como algunas veces llego a pensar.

Congelar las pensiones, fue totalmente reprochable, porque antes de recortar de veinte a cincuenta euros a un viejo, o el 5% a los funcionarios, se retira a parte de los militares desplazados por el mundo (como ha sugerido Jesús Maraña), se suben más los impuestos a las rentas superiores, o se persigue con más ahínco el escandaloso fraude fiscal. De todas maneras, en mi irritación puede más mi deber como ciudadano comprometido con la democracia, la política y el sindicalismo; y en esta ocasión ya he votado por correo, al color que me es propio. 

De otra parte, se puede asegurar que la política económica impuesta por la Unión Europea ha fracasado en los países periféricos, en una nueva categoría de países, los EA4 (Portugal, Irlanda, Grecia y España), donde los intereses de la deuda publica han continuando aumentando y el crecimiento económico es prácticamente nulo, cuando no negativo. Para él catedrático Vicenc Navarro: “Es bastante fácil ver y entender qué es lo que debería hacerse. Y no es muy diferente de lo que se hizo para salir de la Gran Depresión (a principio del siglo XX) o de la recesión económica en Europa, que ocurrió inmediatamente después de la II Guerra Mundial. En ambos casos la Recesión-Depresión se resolvió a base de una enorme inversión pública con un enorme crecimiento del gasto público y aumento de la capacidad adquisitiva de la población mediante incrementos de los salarios. En EEUU, el New Deal, y en Europa el Plan Marshall, sacaron a aquellos países de la crisis”. 

De modo que, la única salida económica real que tiene España para emerger de la crisis y del estancamiento financiero en que se encuentra, es por medio de la política keynesiana de inversión publica y la apuesta decidida por el Estado, como garante del crecimiento y del Estado de Bienestar. Con un incremento constante del poder adquisitivo de la población, para que se desarrolle el consumo y con él las demás sinergias adicionales. Con la alternativa política en el Gobierno, la solución sería claramente peor; porque el neoliberalismo del Partido Popular, ya ha fracasado en la economía europea y fundamentalmente en la de nuestro país. La salida que se requiere es socialista, no popular.

Precisamente, en mayo, ha nacido por fin en España el “Movimiento 15-M” de protesta juvenil, por la crisis económica y su efecto en el desempleo que sufren, organizado en la plataforma “Democracia Real YA!” Se han manifestado en más de 50 ciudades, coordinándose a través de las redes sociales. Desean mayor participación popular en la política y mayor igualdad social, concentrándose día y noche hasta el día de las elecciones de 22-M, en las principales plazas de varias capitales. De momento es pronto para hacer un análisis exacto de esta iniciativa, porque desde ella se hacen comentarios positivos y otros sumamente censurables. Se ha encendido el fuego, ha brotado la llama, pero hasta que no se haga la brasa, no se estabilizará la corriente. Lo que, será difícil de hacer, si se empieza mal y sin una organización estable. En estos primeros momentos, cada uno declara lo que particularmente piensa, demostrándose que hay tal laguna ideológica y política entre sus componentes; que los mensajes que transmiten pueden producir por su desorientación, más rechazos que adhesiones de otros jóvenes. 

Dicen en los impresos que reparten, que son “una plataforma apartidista y asindical”. “No nos representan partidos ni sindicatos”.¿Ah sí? Mal síntoma. Las cadenas Cazalla Party les darán audiencia. Se ha llegado a decir: “Esta plaza ha sido ocupada en nombre del pueblo”. “Democracia directa en las plazas”. “Reuniones democráticas en las calles”. “La revolución ya ha empezado”. “Acabar con el capitalismo”. “Nacionalizar la banca y encarcelar a los banqueros”. Otras afirmaciones parecen más sensatas. “La política no da respuesta”. “Nombrar gestores honestos”. “Ven necesaria una revolución ética, porque son personas, no productos de mercado”.Yo pienso, que el fuego y el tiempo separará las utopías de lo realizable que ha de ser el lazo de unión. Santiago Carrillo les ha dicho: “!Que voten! Que vayan a votar, al partido de izquierdas que más les guste, o que menos les disguste, para cortar el paso a la ultraderecha”. Por mi parte añadiré, que los movimientos asamblearios no conducen a nada. Que las cosas se pueden cambiar mejor desde dentro. Que la crisis es por culpa de los banqueros, no de Zapatero, de los políticos ni de los sindicalistas; que no yerren el tiro. Y, que sin maquinistas, los AVE no llegarían a su destino. ¡Animo! e inteligencia.

¿Para cuando una plataforma reivindicativa, con reivindicaciones más concretas, como que todos los nuevos contratos de trabajo de los jóvenes sean fijos? Sería poner una pica en la patronal y en el neoliberalismo. Eso los viejos no lo hemos sabido hacer; aunque los sacos de dormir que usáis, los inventamos nosotros.      

 
 
Fernando Bolea Rubio
Sindicalista

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Entre los múltiples despropósitos y torpezas del presidente norteamericano Donald Trump en materia de política internacional uno de los más graves ha sido la ruptura el pasado 8 de mayo del Acuerdo nuclear con Irán cuyas consecuencias futuras resultan imprevisibles.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    El asesinato del periodista Jamal Ahmad Khashoggi, ha vuelto a poner de actualidad a Arabia Saudí, un país que siempre ha hecho gala de un absoluto y flagrante desprecio por los derechos humanos y en donde las ejecuciones públicas son práctica habitual.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    En el conflicto político originado en Cataluña como consecuencia del procés independentista, la voz de la Iglesia católica apenas se ha dejado oír. Es por ello que resultan interesantes las reflexiones recogidas en el documento Es posible renovar la convivencia, elaborado conjuntamente por los colectivos Cristianisme i Justìcia, vinculado a la Fundació Lluís Espinal de Barcelona y EntreParéntesis del Centro Fe-Culturas-Justicia de Madrid, en un intento de tender puentes y buscar soluciones consensuadas ante un conflicto que, como bien señalan, no debería nunca haber salido del debate político y que produce una gran incertidumbre ante el futuro inmediato de Cataluña y el temor a que aumente fractura social surgida entre partidarios y detractores del procès.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Desde que en el 2008 estalló la crisis global ya nada es igual en nuestras vidas: cambios profundos y retrocesos graves han sacudido la economía, el sistema político y, en consecuencia, nuestra sociedad. Tenemos la sensación de que lo que hasta entonces era nuestro modelo de vida ha entrado en un declive (¿irreversible?) que está resquebrajando el Estado del Bienestar, Y esta situación de desencanto y pesimismo parece mostrarnos un futuro incierto ante lo que hasta ahora eran nuestras evidencias y seguridades, azotadas éstas por un triple vendaval.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Nos hallamos en pleno debate político y ciudadano en torno a la exhumación del general Franco de la Basílica del Valle de los Caídos, del panteón de Cuelgamuros, edificio del Patrimonio Nacional en el que por espacio de más de 4 décadas se ha seguido honrando

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Resulta preocupante la aprobación el pasado 19 de julio de la Ley Básica del Estado-Nación Judío por parte del Parlamento de Israel, un ejemplo más de la deriva cada vez más derechista del gobierno de Binyamin Netanyahu, alentado por el apoyo entusiasta que le brindan los EE.UU. de Donald Trump. Y es que tan polémica ley, pretende imponer el predominio del carácter judío del Estado por encima del carácter democrático del mismo y, en consecuencia, supone una inaceptable exclusión para los ciudadanos árabes israelíes (el 21% de la población) y demás minorías no judías como es el caso de los drusos y los cristianos, además de otros aspectos muy negativos como la declaración del hebreo como único idioma oficial, excluyendo de tal condición al árabe, o el apoyo a los asentamientos judíos en territorio palestino, ya que la ley señala expresamente que el Estado los considera como “un valor nacional y actuará para promover su establecimiento y consolidación”, toda una pésima noticia que termina de volatilizar los anhelos de una paz justa entre Palestina e Israel.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Hace unos días, Pedro Luis Angosto escribía que nos hallamos ante uno de los momentos más peligrosos de la historia de la Humanidad desde que acabó la II Guerra Mundial. Tras esta contundente afirmación aludía a los negativos efectos de la globalización, tanto en cuanto ha supuesto un brutal ataque a la democracia, así como al resurgir de actitudes xenófobas y fascistas que, utilizando temas tan sensibles como la migración, y bien que lo constatamos diariamente, están captando adeptos entre una población cada vez más temerosa ante una supuesta e imaginaria "invasión" de nuestra civilizada Europa. Así las cosas, la situación se agrava mientras la derecha democrática coquetea con algunos de los postulados de la ultraderecha fascista y la izquierda europea se halla desarbolada, incapaz de articular un programa social y solidario que recupere los valores esenciales de la democracia y que sirva de dique efectivo ante semejante ofensiva reaccionaria.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Muchas cosas han cambiado desde que Mustafá Kemal proclamara en 1923 la República de Turquía, instaurándose así un nuevo sistema político que ponía fin al caduco Imperio Otomano. Fue entonces cuando, mediante una serie de profundas reformas, se pretendió crear un nuevo estilo de ciudadano turco, republicano, nacionalista y secular similar al existente en otros países europeos. Estas reformas supusieron la adopción del alfabeto latino y el calendario gregoriano, los códigos legislativos europeos, se promovió la forma de vestir occidental y también, algo muy importante para un país de mayoría musulmana: la desaparición de la religión del ámbito educativo y de la judicatura. De este modo, la religión se puso bajo el control del Estado y en 1928 se suprimieron los artículos de la Constitución de 1924 que conferían al islam el título de religión oficial de Turquía. De igual modo, se emancipó el papel social de la mujer, caso inédito en el ámbito musulmán de la época, permitiendo su plena inserción en el sistema educativo y laboral, concediéndole además el derecho al voto en las elecciones municipales en 1930 y para las generales en 1931, antes que muchos países de Europa, incluido el caso de España, donde el derecho al sufragio femenino se lograría en 1933.