ÁNGEL LLORCA: UN MODELO DE ESCUELA PÚBLICA.

Imagen de aliebanac
Alfredo Liébana Collado

          La historia de la educación ha dado muchos pedagogos de carácter teórico que han experimentado poco sus teorías y otros que desde una intensa experiencia han ido construyendo estilos de carácter más práctico que han devenido en ser los más importantes. Ángel Llorca pertenece a estos últimos, siendo probablemente uno de los más influyentes en su generación, no sólo por lo que hizo personalmente, sino por su capacidad para formar equipos, que tuvieron un efecto multiplicador importante. El presente artículo pretende reflejarlo, haciendo especial hincapié en los aspectos de valoración, participación y organización de los docentes.

Cuando se observan las primeros decisiones sobre la Escuela en la primera etapa del franquismo, destaca, además de la brutal represión sobre los maestros, que representaban la espina dorsal del régimen republicano, la especial inquina sobre los libros escolares, para lo cual el primer Ministerio de Educación Nacional, dirigido por Pedro Sáinz Rodríguez1 y el Jefe del Servicio Nacional de Primera Enseñanza, Romualdo de Toledo2, se dirigieron antes de que se iniciase el curso académico 1938/39 a todos los Inspectores y Maestros de la España Nacional, para que con la mayor urgencia “sean retirados de las escuelas públicas y privadas los libros que figuran en la adjunta relación que sólo por morbosa inercia podían figurar en las estanterías de las bibliotecas escolares, llamando la atención sobre la responsabilidad que habrían de contraer los Inspectores y Maestros en el caso de no corregir inmediatamente estos hechos; exhortando a coadyuvar en esta obra a las autoridades civiles y del Movimiento, así como a los padres de familia, más que nadie interesados en la formación religiosa y patriótica de los futuros españoles..”3

Al analizarse los 32 autores y 63 obras de la lista negra, resulta que el autor más censurado, con ocho títulos, el 13 % del total, fue Ángel Llorca, cuatro obras con más de una edición, con títulos dedicados a los niños tan extremadamente revolucionarios como “Aritmética de primer grado I” y “Aritmética de primer grado II” editados en 1918; “El cinematógrafo educativo”, editado en 1906 y que había tenido 7 ediciones; “El primer año de Geografía universal. Libro-guía para niños y niñas” editado en 1914, y otras escritas para los maestros como “Libros de orientación escolar: Cien lecciones prácticas” editado en 1923 (2ª ed en 1933); “Libros de orientación escolar: Cien lecciones prácticas de todas las materias” editado en 1933 (tres ediciones); “Los cuatro primeros años de escuela primaria” de 1929; “Libros de orientación escolar. El primer año de lenguaje: conversación, dibujo, escritura, lectura de lo escrito” publicado en 1933.

¿Cuál era la razón de tan exacerbado odio a un autor que no había escrito en medio del conflicto de la guerra civil libros de propaganda, que en ese momento era un jubilado y que atendía en 1937 a una colonia de 66 niños y 9 maestros en el levante español (las comunidades familiares del Perelló)?4.

La única explicación lógica era su ferviente labor de maestro de maestros, director durante 20 años del Colegio Cervantes en Madrid, una escuela graduada de Patronato (con capacidad para seleccionar a sus maestros), verdadero modelo de enseñanza pública, un centro inspirado en la Institución Libre de Enseñanza (ILE) y que había sido fomentado por los ministros liberales monárquicos y por dirigentes republicanos. Uno de sus más destacados maestros de 1920 a 1931 fue Manuel Alonso Zapata, Secretario General de la FETE (AGM) desde 1929 hasta 1934, y que como otros de su equipo, terminaron como directores de los nuevos centros creados por la República. Elisa López Velasco maestra del mismo grupo y especialista de la enseñanza del dibujo en la escuela primaria, sería vocal de la ejecutiva de la FETE desde1931 hasta 1933.

¿Cómo describía Ángel Llorca la situación del colegio Cervantes?5 Indica que en mayo de 1933 el centro disponía de 51 plazas y tenía más de mil solicitudes para el curso siguiente, ¿cabía más duda sobre la necesidad de aumentar las plazas escolares públicas en Madrid?, los estudios del MIP decían que eran necesarias 27.151 nuevas escuelas en España. Los responsables educativos pusieron todos los medios a su alcance para resolver esa necesidad6, pero luego vinieron los tiempos de la paralización hasta 1936 y por último el conflicto a los pocos meses.

La clave del art 48 de la Constitución Republicana que tanto dio que hablar, era la definición de la enseñanza como laica e inspirada en los ideales de solidaridad humana, para quienes detentaron el monopolio de la enseñanza desde tiempo inmemorial, les resultaba indigerible.

El nombramiento de Ángel Llorca, como director del grupo Cervantes, se produce en 1916 por Eduardo Ortega y Gasset7, siendo éste responsable de “La delegación regia de primera enseñanza” y a sugerencia de su hermano José, al que Ángel había conocido con anterioridad en la “Liga de Educación política”.

La biografía en ese momento de Ángel Llorca suponía un bagaje de 26 años en la enseñanza pública, con una experiencia internacional de trece meses en Francia, Bélgica, Suiza e Italia, y que había participado en la JAE (ILE) en la dirección de dos viajes de estudio, uno de maestros y otro de maestros e inspectores, en el extranjero y que había organizado un cursillo de maestros en Madrid. Había sido un prolífico escritor de artículos en la prensa profesional y política sobre cuestiones escolares y escrito dos folletos y cinco libros.

En 1933 la composición del centro era de ocho maestros, existiendo además otros 6 maestros y otras tantas maestras, realizando las prácticas en el mismo, después de haber superado una fuerte selección. La formación en el puesto de trabajo era su objetivo. El centro era un modelo al que iban permanentemente las autoridades escolares españolas y las visitas extranjeras. Los más modernos métodos pedagógicos eran en él experimentados. Ángel Llorca resume en su libro sobre “los cuatro primeros años de la escuela primaria” en dos máximas, la principal materia es el lenguaje, que debe ser adaptado a su evolución y que el niño debe ser el protagonista principal y el profesor es el que debe guiarle en su hacer, siendo esencial para ello el orden y la disciplina.

Toda su vida estuvo consagrada a fomentar la escuela para todos, solo condicionada por la aptitud y la vocación.

Este articulo fue publicado en la revista aula sindical 66 en septiembre-octubre de 2008

1 Primer Ministro de Educación franquista, catedrático de bibliología en la Universidad Central y amigo personal de Franco (en su etapa de catedrático en Oviedo), que recibió curiosamente el 1927 el Premio Nacional de Literatura, el año siguiente a haberlo recibido Manuel Azaña y que había tenido un importante papel en la crítica a la política educativa del primer bienio republicano como Diputado Agrario en 1931 y de Acción Española en 1933, siendo activista de SADEL tapadera de la enseñanza confesional. Deja el Ministerio en agosto de 1939 y en 1942 termina exiliado en Estoril (Portugal) siendo consejero de Don Juan, intentando la restauración monarquica. Destacó en su vida por ser culto, monárquico y profundamente religioso.

2 Durando en dicho cargo de responsable de la enseñanza primaria hasta 1951.

3 Intervención del primer ministerio de educación nacional del franquismo sobre los libros escolares”. Carmen DIEGO PÉREZ, Revista Complutense de Educación, 1999, vol.10, n.º 2, pp. 53-72

4 “Comunidades Familiares de Educación” Ángel Llorca y García. Ed Octaedro. Coeditado con el MEPSYD y Fundación Ángel Llorca. 2008.

5 “La escuela de la República Española” Revista de Pedagogía nº 125, Mayo 1932.

6 Ver nuevos centros en Madrid en 1933 en Aula Sindical nº 34.

7 Terminaría exiliado en Francia en la Dictadura de Primo de Rivera, convirtiéndose en uno de los más activos republicanos ante la inoperancia de la monarquía para resolver los problemas de España.

Video sobre la Vida de Ángel Llorca, elaborado por la Fundación Ängel Llorca. En él participan entre otras personas: Elisa Alonso (la hija del Sec Gral de la FETE en los inicios de los años 30) y Santiago Carrillo como antiguos alumnos del Cervantes entre otros. Las imágenes corresponden a varios actos realizados en Madrid, en el Ateneo y otro en el propio Colegio Cervantes de cuatro Caminos con motivo de la presentación del libro de las Comunidades Familiares del Perelló escrito por Ángel LLorca y recientemente reeditado.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    En los momentos actuales, ante la irrupción en el panorama político de peligrosos populismos derechistas de corte autoritario, cuando no abiertamente fascistas que apelan a las pasiones y a la visceralidad en sus mensajes políticos, resulta más necesario que nunca que los sectores progresistas reafirmen su defensa de los valores de la memoria democrática que, a fecha de hoy, sigue siendo una de

  • José Ramón Villanueva Herrero

    El 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer, se ha convertido en una profunda reivindicación y defensa de los derechos de la mujer en sentido amplio, a la importancia de la misma en la sociedad actual y, en consecuencia, en la lucha contra e

  • José Ramón Villanueva Herrero

    En pleno fragor pre-electoral, en estos días en que se recuerda el 80º aniversario de la triste muerte en el exilio de Antonio Machado, nos viene a la memoria aquellos versos del poeta cuando en su célebre «Retrato»

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Durante la última década la Unión Europea (UE) ha sido golpeada por una creciente marea de un euroescepticismo cuyas olas, bien fueran debidas a las consecuencias de la crisis económica global o bien a los efectos de las políticas migratorias, h

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Resulta evidente que la crisis global iniciada en 2008 ha socavado los cimientos de nuestro modelo de Estado del Bienestar y esta devastación ha tenido un soporte ideológico, el neoliberalismo, que ha dado muestras de una codicia desmedida, abanderando así un agresivo fundamentalismo antisocial. Este fenómeno ha sido analizado por Naomi Klein en su libro Doctrina del shock, obra en la que condena de forma contundente los abusos de lo que llama “capitalismo del desastre”...

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Con profunda tristeza he sentido el fallecimiento el pasado 28 de diciembre del escritor israelí Amós Oz, al que siempre he admirado no sólo por su calidad literaria sino también por su firme compromiso ético y polí

  • José Ramón Villanueva Herrero

    La XXI Conferencia sobre Cambio Climático celebrada en París en 2016 fue decisiva para afrontar el gravísimo problema del calentamiento global que afecta a nuestro planeta. Allí se ratificó el conocido como Acuerdo de París en el cual se fijaron una serie de medidas para lograr la reducción de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y, de este modo, como se señalaba en su artículo 2º, “reforzar la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático en el contexto del desarrollo sostenible y de los esfuerzos por erradicar la pobreza”. Este Acuerdo, del cual se ha desentendido con la irresponsabilidad que lo caracteriza el presidente norteamericano Donald Trump, pretende limitar el aumento de la temperatura media global del planeta por debajo de los 2º C con respeto a los niveles pre-industriales y hacer esfuerzos para limitar dicho aumento a 1,5º C, así como el de lograr emisiones netas de carbono cero en la segunda mitad de este siglo para así conseguir un equilibrio entre las emisiones y la absorción de las mismas, en lo que se conoce como “Neutralidad en carbono” o “nueva economía hipocarbónica”, objetivo éste que ya contemplan las legislaciones de Francia, Islandia, Nueva Zelanda o Suecia.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Europa salió de los tiempos de tinieblas del Medievo gracias al Humanismo del Renacimiento. Fue entonces cuando, recuperando los valores de la cultura clásica, este movimiento filosófico, intelectual y cultural, reemplazó la visión teocéntrica imperante por el antropocentrismo, esto es, por dar valor y significado al ser humano como medida de todas las cosas, a la vez que impulsaba una moralidad altruista y un anhelo de construir un mundo más justo para el conjunto de la humanidad: ahí están, por ejemplo, las ideas de pensadores como Tomás Moro y su célebre Utopía, obra en la cual plasma el sueño de una sociedad ideal, justa y solidaria.