Dos candidatos de risa

Imagen de fbolear
Fernando Bolea Rubio

El que más carcajeo suscita es el candidato del Partido Popular, Mariano Rajoy, que ahora en la campaña electoral del 26-J, da risa verlos bailar y hablar de gatos y perros, ocultando así su impresionante corrupción, la dañina política que han hecho y sus amargas intenciones. Lo suyo es engañar a los electores, como hicieron en las elecciones de 2011 y en todas, con la mentira de bajar impuestos y en infinidad de cuestiones, como con la carta oculta que ha enviado a Bruselas comprometiéndose con más recortes.

Siendo para mi lo más terrible, oírle decir que su proyecto está a la mitad, lo que es tanto como afirmar que, su Margaret Thatcher revolución conservadora, de eliminación del bienestar de los trabajadores y las clases media y baja, no ha llegado a su fin queriendo empeorarla doblemente, no dejándoles ni respirar. Para muchos populares, su programa es saquear y oprimir, bailándoles milongas a la población.

Yo comprendo que al PP le voten los capitales que se benefician de su política, pero pediría a los que de ella se perjudican, que recapaciten bien lo que van a hacer antes de volver a votarles.  Pensando en la gente de su clase y en las condiciones de vida que el PP esta dejando: en desempleo, salarios, inestabilidad laboral, hucha de las pensiones, sanidad, educación, desprotección social, futuro para ellos y sus hijas e hijos. Y a todos les advertiría, que volver a votar a Mariano Rajoy ¿para qué?, si no va a servir de nada; al saberse que aunque ganara, no sería por mayoría absoluta, ni tendría apoyos para formar Gobierno. Ya se puede predecir que, volvería a ir llorando a ver al Jefe del Estado, para decirle de nuevo que como los socialistas no lo quieren; rechaza por tercera vez su designación para la investidura. Yéndose fumando un puro.

Pero como el miedo guarda la viña, esta vez he visto en los populares mucho más interés a llevarse con ellos a los socialistas, dado que Rajoy actualmente sostiene incluso que, un pacto con el PSOE (no quiere decir con Pedro Sánchez) y C´s, “podría ser mejor que un Gobierno en solitario y con mayoría absoluta del PP”. Insistiendo en la idea de que hoy la gran coalición “sería lo mejor para España”. Incluso, hasta de un Ejecutivo de mayoría entre el PP y C´s. Se ve claro, que su principal fin, es enganchar a los socialistas como sea. Lo cual es comprensible estratégicamente, porque claro, con un PP medio hundido por la debilidad electoral que tendría, con los problemas que hay y su loca política para solucionarlos, y con el PSOE en la oposición; si el PP volviera a gobernar solo, terminaría por hundirse del todo y podría llegar a desaparecer totalmente. Ellos son malos políticos, si bien no tontos.

El otro candidato risible es el jefe de Podemos, Pablo Manuel Iglesias, del que se puede decir que es el rey del barullo, por sus diferentes propuestas ideológicas. El histórico socialista, Alfonso Guerra, le conoce bien como lo demuestra en la entrevista que el semanario Tiempo ha publicado el 3 de junio. En ella dice: “Podemos era lo joven y lo nuevo y resulta que ahora llega Julio Anguita. ¿Eso era lo joven y lo nuevo? Vuelven quienes han estado unidos a causas aberrantes de la historia como el estalinismo, el maoísmo, ahora el chavismo. En realidad esta es una vieja escuela”.

Así, aclara -y me parece didáctico que Alfonso lo haga por la ignorancia ideológica y política que se observa, en los jóvenes y en infinidad de mayores- “han reunido a 16 formaciones políticas para ver si ganan al PSOE. El proyecto político de este grupo consiste en presentarse con 16 partidos sumados, y todo para superar al Partido Socialista. Esto viene del año 1921, de cuando el PSOE se negó a entrar en la órbita de la Internacional Comunista y unos cuantos disidentes fundaron el Partido Comunista. A los socialistas se les llamaba “socialtraidores” y otras cosas terribles. Pues ahora es más o menos lo mismo”.

Sobre Pedro Sánchez, Guerra añade: “En estos momentos sin duda es el mejor candidato. Yo no le voté en las primarias. No lo conocía, pero ahora me he dado cuenta de que ha crecido de una manera extraordinaria y le apoyo claramente”. Yo no he sido nunca guerrista, he sido siempre socialista sin más, pero agrada leer a un ilustre socialista que piensa como tú.

Este hombre de Podemos, en dos años ha dicho que era anticapitalista, comunista, que la izquierda y la derecha no existían, de arriba y abajo, y nuevamente se contradice presentándose de socialdemócrata. Todo lo que haga falta, por su ambición de poder y de llegar. ¿Aún tiene que hacer más barbaridades, para no fiarse de él? ¿Como no nos vamos a reír de su oportunismo? Sería un socialdemócrata con el manual del Manifiesto Comunista. Sin embargo, se ha equivocado en la definición, porque si pretendía atraer para sí a socialistas, no debe saber que en la familia del PSOE -aunque ambos términos son los mismo- se consideran socialistas y muy pocos socialdemócratas. Entre los socialistas democráticos el socialismo vende, mas la socialdemocracia quita más que pone.

 En los sondeos, los ciudadanos sitúan al PSOE casi en el centro ideológico y a Podemos en la extrema izquierda. Susana Díaz ha dicho: “Es la mayor operación de camuflaje político de la reciente historia de España”. A Joaquín Almunia, le parece “ridículo y electorero”. Oscar López: “Los comunistas nunca han sido socialdemócratas y siempre se han caracterizado por el ataque a esa doctrina y a quien la encarnaba”. En Izquierda Unida con el pacto aun caliente con los podemistas, ¿no se sienten engañados?

Ahora bien, no produce risa y es sumamente preocupante, el que los adscritos a Podemos no deciden ni controlan absolutamente nada. Presumían de democracia interna, pero ¿cuando se ha debatido internamente este extraño giro ideológico que anuncian? Allí presuntamente lo único que hay es un pequeño dictador en ciernes, que con el tiempo pagarán y pagaremos caro.     

Monedero de Podemos dice: “El PSOE da pena, Ciudadanos risa y el PP miedo”. Y vosotros, pena, risa y miedo. Un amigo me ha dicho: “Pase lo que pase en el país, nosotros socialistas”. Claro que sí. ¡Siempre! Los socialistas de verdad... no cambiamos de chaqueta.

 

 

10.07.2016                                                                        Fernando Bolea Rubio

                                                                                             Sindicalista

  • José Ramón Villanueva Herrero

    En pleno fragor pre-electoral, en estos días en que se recuerda el 80º aniversario de la triste muerte en el exilio de Antonio Machado, nos viene a la memoria aquellos versos del poeta cuando en su célebre «Retrato»

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Durante la última década la Unión Europea (UE) ha sido golpeada por una creciente marea de un euroescepticismo cuyas olas, bien fueran debidas a las consecuencias de la crisis económica global o bien a los efectos de las políticas migratorias, h

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Resulta evidente que la crisis global iniciada en 2008 ha socavado los cimientos de nuestro modelo de Estado del Bienestar y esta devastación ha tenido un soporte ideológico, el neoliberalismo, que ha dado muestras de una codicia desmedida, abanderando así un agresivo fundamentalismo antisocial. Este fenómeno ha sido analizado por Naomi Klein en su libro Doctrina del shock, obra en la que condena de forma contundente los abusos de lo que llama “capitalismo del desastre”...

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Con profunda tristeza he sentido el fallecimiento el pasado 28 de diciembre del escritor israelí Amós Oz, al que siempre he admirado no sólo por su calidad literaria sino también por su firme compromiso ético y polí

  • José Ramón Villanueva Herrero

    La XXI Conferencia sobre Cambio Climático celebrada en París en 2016 fue decisiva para afrontar el gravísimo problema del calentamiento global que afecta a nuestro planeta. Allí se ratificó el conocido como Acuerdo de París en el cual se fijaron una serie de medidas para lograr la reducción de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y, de este modo, como se señalaba en su artículo 2º, “reforzar la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático en el contexto del desarrollo sostenible y de los esfuerzos por erradicar la pobreza”. Este Acuerdo, del cual se ha desentendido con la irresponsabilidad que lo caracteriza el presidente norteamericano Donald Trump, pretende limitar el aumento de la temperatura media global del planeta por debajo de los 2º C con respeto a los niveles pre-industriales y hacer esfuerzos para limitar dicho aumento a 1,5º C, así como el de lograr emisiones netas de carbono cero en la segunda mitad de este siglo para así conseguir un equilibrio entre las emisiones y la absorción de las mismas, en lo que se conoce como “Neutralidad en carbono” o “nueva economía hipocarbónica”, objetivo éste que ya contemplan las legislaciones de Francia, Islandia, Nueva Zelanda o Suecia.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Europa salió de los tiempos de tinieblas del Medievo gracias al Humanismo del Renacimiento. Fue entonces cuando, recuperando los valores de la cultura clásica, este movimiento filosófico, intelectual y cultural, reemplazó la visión teocéntrica imperante por el antropocentrismo, esto es, por dar valor y significado al ser humano como medida de todas las cosas, a la vez que impulsaba una moralidad altruista y un anhelo de construir un mundo más justo para el conjunto de la humanidad: ahí están, por ejemplo, las ideas de pensadores como Tomás Moro y su célebre Utopía, obra en la cual plasma el sueño de una sociedad ideal, justa y solidaria.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Entre los múltiples despropósitos y torpezas del presidente norteamericano Donald Trump en materia de política internacional uno de los más graves ha sido la ruptura el pasado 8 de mayo del Acuerdo nuclear con Irán cuyas consecuencias futuras resultan imprevisibles.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    El asesinato del periodista Jamal Ahmad Khashoggi, ha vuelto a poner de actualidad a Arabia Saudí, un país que siempre ha hecho gala de un absoluto y flagrante desprecio por los derechos humanos y en donde las ejecuciones públicas son práctica habitual.