El valor simbólico de las estatuas

Imagen de cmarquesanm
Marquesán Millán, Cándido

Se ha generado gran polémica por movimiento iconoclasta surgido globalmente tras el asesinato de George Floyd en Minneapolis. En todas partes, los movimientos antirracistas han cuestionado el pasado al atacar monumentos que simbolizan el legado de la esclavitud y el racismo: el general confederado Robert E. Lee en Virginia; Theodore Roosevelt en Nueva York; el rey belga Leopoldo II en Bruselas; Cristóbal Colón en Boston y Virginia; y el traficante de esclavos Edward Colston en Bristol.

Historiadores, políticos y tertulianos se han soliviantado, acusando de bárbaros, incultos y desconocedores de la historia a quienes participan de ese movimiento iconoclasta. Se muestran preocupados ya que con ello pudiera perderse una parte de la historia, aunque sea racista; pero conviene recordar que lo que se coloca sobre un pedestal es para rendirle honor o servir de ejemplo de virtudes cívicas a las presentes y próximas generaciones.

Con muy pocas excepciones, estos monumentos carecen de valor artístico alguno; en gran parte fueron fabricados en masa con fines políticos e impuestos como un medio para reafirmar la supremacía blanca y atemorizar a la población afroamericana con posterioridad a la Guerra Civil. Su edificación corresponde a la ideología llamada Causa Perdida (Lost Cause) que muy poderosas organizaciones como United Daughters of the Confederacy (UDC) y United Confederate Veterans (UCV) difundieron por todo el territorio norteamericano. Sus postulados son los siguientes: 1) los confederados derrocharon heroísmo en su esfuerzo de guerra y la derrota se debió exclusivamente a la carencia de recursos militares. 2) Durante los 250 años de esclavitud en el Sur, los blancos habían tratado a los esclavos «gentilmente», «como en familia» y los negros eran «felices y leales a sus dueños». 3) La idílica vida patriarcal en el Sur esclavista era el ideal de vida estadounidense.

Resulta paradójico que todos aquellos que se indignan por esa ola iconoclasta, no mostraron una indignación similar por los episodios de violencia policial, racismo, desigualdad y exclusión sistémica y de momento irreversible contra los que están protestando ahora. Y que esos mismos elogiaron el diluvio iconoclasta de hace unos treinta años, cuando fueron derribadas las estatuas de Marx, Engels, Lenin y Stalin tras la desintegración del socialismo real en la Europa Central y del Este. Convivir con estas esculturas les resultaba intolerable, y sin embargo, las de generales confederados, traficantes de esclavos, reyes genocidas deben permanecer, ya que constituyen el legado patrimonial del mundo occidental.

Como señala Boaventura de Sousa Santos, las estatuas solo son pasado cuando están tranquilas en las plazas, compartiendo la indiferencia mutua entre nosotros y ellas. La estatua de César Augusto no tiene efecto alguno en el presente y no hay nadie que se pueda considerar víctima. Cuando se convierten en objeto de disputa, saltan del pasado y se convierten en parte de nuestro presente. De lo contrario, ¿cómo podríamos dialogar con ellas y ellas con nosotros? Las estatuas que dan este salto y se ofrecen al diálogo forman parte de nuestro presente y son cuestionadas, porque representan cuentas que no han sido saldadas, destrucciones e injusticias que no fueron reparadas. Quienes las cuestionan no les piden cuentas ni les exigen reparaciones a ellas. Las reparaciones deben realizarlas los herederos o detentores del poder injusto que las estatuas representan. Siempre que el poder que las mandó erigir fue derrotado justa o injustamente, las estatuas fueron rápidamente retiradas sin ninguna conmoción e incluso con aplausos. Si el actual movimiento de contestación a las estatuas es tan fuerte, se debe a la continuidad en el presente del poder que en el pasado originó las injusticias, de las que las estatuas son testigos involuntarios. Y si el poder continúa, la injusticia también continúa. La disputa es contra esta. ¿Y qué poder es este? El de la población blanca en Estados Unidos, que hoy sigue presente. Estas estatuas son una muestra del racismo de ayer y hoy. Si esta realidad no siguiera presente, las estatuas estarían tranquilas.

Una estatua no es un objeto neutro ni decorativo. Cuando pones una estatua en un lugar público, estás conmemorando y homenajeando a la persona que está representada. Estás, en definitiva, haciendo un uso político de la historia. Si se pretende hacer una revisión del racismo subyacente tiene sentido hacer una revisión del pasado. Son símbolos de poder que reflejan qué valores primaban en el momento de su respectiva erección o nombramiento. Las protestas están intentando subvertir valores y contrarrestar relaciones de poder de nuestras sociedades mayoritariamente blancas.

Durante años, una parte de la sociedad pidió que esas estatuas fueran retiradas del espacio público y trasladadas a un museo. ¿Hasta cuándo había que esperar? Habría que haberlo hecho por vías consensuadas y con debate social, pero ese debate tiene que darse. Bajo ningún concepto, se puede utilizar la coartada de que forma parte de la historia a la vez que se niega el debate «para seguir asumiendo acríticamente la exaltación pública de símbolos del racismo, el colonialismo o la opresión».

 

Añadir nuevo comentario

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Apellidos, nombre, alias... Localidad
CASTILLO CARRASCO MARIANO BELCHITE
DOMINGUEZ REMON MARIA GALLUR / FUENDEJALON
GARAY TEJEL RAMON ARAGÜES DEL PUERTO
GARULO SANCHO ANTONIO ZUERA
JIMENO VELILLA ARSENIO FUENTES DE JILOCA

Páginas

  • En el panorama político español se usa y se abusa del término “populismo”, la palabra clave con la cual se fulmina a los adversarios,dando por hecho que todos conocemos perfectamente su significado.  Se ha convertido en una muletilla para muchos dirigentes políticos, conspicuos tertulianos y gran parte de la ciudadanía.Está de moda. Mas no solo en España, ya que surgen titulares en periódicos “El populismo mundial libra su batalla en Estados Unidos”, “EEUU cae en manos del populismo agresivo de Trump”. Susana Díaz dijo que Trump y Podemos beben de la misma fuente.

  •      En la realidad política actual son muchos los ciudadanos que creen que se ha superado la histórica distinción entre izquierdas y derechas y, por ello, en determinados sectores de opinión se alude a la contraposición entre “buenos y malos populismos”. De este modo, algunos politólogos distinguen entre los populismos democratizadores y democráticos, como los existentes en España o Portugal, y otro tipo de populismos, por desgracia emergentes, de signo reaccionario, aquellos que confunden al adversario político con el enemigo del pueblo y, por ello, los excluyen de la comunidad política, un tipo de populismo que arraiga con fuerza en las tierras regadas por la intolerancia.

  • José Cadalso publicó con el título los Eru­di­tos a la vio­leta (1772), un “Curso com­pleto de todas las cien­cias, divi­dido en siete lec­cio­nes, para los siete días de la semana, publi­cado en obse­quio de los que pre­ten­den saber mucho estu­diando poco”, cuyo título hace alu­sión al per­fume de la vio­leta, el favo­rito de los jóve­nes que en el siglo XVIII que­rían ir a la moda. El autor de las Car­tas marrue­cas arre­mete sin pie­dad –y con razón– con­tra la legión de inep­tos intro­du­ci­dos en todas las épo­cas en la Repú­blica de las letras y que “fun­dan su pre­ten­sión en cierto apa­rato arti­fi­cioso de lite­ra­tura”. Son todos ellos vocin­gle­ros de exte­rior cuyo afán no es otro que el de epa­tar con ese “deseo de ser tenido por sabio uni­ver­sal”, en pala­bras de Cadalso. Este libro tiene plena vigencia en la España de hoy, como trataré de mostrar en las líneas que siguen.

  •  

  •      Cuando ya pensábamos que los líderes providenciales eran una especie política en vías de extinción, emergió desde las estepas rusas la figura de Vladimir Putin, el nuevo zar de todas las Rusias, poderoso, luchador, implacable con sus adversarios, sin demasiado apego a la democracia y vencedor de varias elecciones en el peculiar panorama político de la Federación Rusa.

  •      En estas fechas se conmemora el 75º aniversario de la liberación de los campos de concentración y exterminio nazis y, por ello, es un momento oportuno para recordar (y reparar) la memoria de los republicanos españoles que allí fueron deportados y muchos de ellos, asesinados.

  • En relación a la pandemia actual, que nos sobrecoge, cuyas secuelas futuras desconocemos, y que está encanallando en nuestra sociedad la convivencia fomentada desde algunos medios y determinadas fuerzas políticas, las palabras de Azaña de su obra 'La Velada de Benicarló' nos pueden servi

  • Es una tesis asumida hoy ampliamente en el ámbito de las ciencias sociales y, por supuesto, en la política del «fin de las utopías». Según el Diccionario de la RAE: