ESPAÑA HA DEJADO DE SER CATÓLICA

Imagen de cmarquesanm
Cándido Marquesán Millán

De entrada no era revolucionario, ya que venía a reflejar una realidad que en repetidas ocasiones las autoridades eclesiásticas, como Vidal i Barraquer, lo habían dicho ya. Afirmar que España había dejado de ser católica no fue una originalidad de Azaña. Fue, por el contrario, una mera constatación, y dijo lo que quería decir y lo que todo el mundo sabía, incluso los obispos: que la Iglesia no informaba ya la cultura española y que vivía de espaldas a la clase obrera.

Si en aquel año la susodicha y denostada frase, era cierta y contundente; hoy lo es más todavía. Nunca, como ahora en España, hubo una huída tan masiva, silenciosa y creciente de católicos que abandonan la Iglesia; nunca los templos estuvieron tan vacíos, nunca los jóvenes se desentendieron tanto de todo lo relacionado con el clero y sus directrices, nunca los seminarios y noviciados estuvieron tan solitarios... y por ello se lamentan compungidos los obispos españoles. Todos lo podemos constatar, como lo reflejan estudios serios de la Fundación Santa María, el Injuve o el CIS. Habrá que indagar en el porqué.

La creciente irreligiosidad en las sociedades avanzadas, como indica el teólogo José M. Castillo, suele explicarse por la cultura propia de la modernidad o postmodernidad. Hoy, en las sociedades de Europa y América del Norte, al no existir conflictos bélicos, al existir prosperidad y bienestar se ha alcanzado un estado de seguridad sin precedentes, por lo que los ciudadanos saben que a la hora de la verdad no les va a faltar lo que necesitan para vivir. La consecuencia lógica es que ha descendido vertiginosamente la necesidad de consuelo que, a lo largo de la historia, ha proporcionado la religión.

Hoy, en España se vive como nunca, lo que no significa que se sea más feliz y se sepa encontrar un sentido de la vida Vivimos mejor, pero necesitamos de una manera imperiosa siempre algo nuevo y distinto, comportamiento lleno de infantilismo, como señala Pascal Bruckner. Por ello la tendencia a la evasión, a la búsqueda de válvulas de escape, a pasarlo bien sea como sea. De ahí la locura por huir de las ciudades en todos los fines de semana. Hoy nos atrae mucho más el bienestar inmediato que las promesas "en la otra vida" que nos puedan ofrecer las religiones. Hoy se quiere la felicidad aquí y ahora, y vivir lo mejor posible, lo que puede incluir también el lote de religión, sobre todo, en romerías, procesiones de Semana Santa o de fiestas patronales, donde uno se lo pasa bien y, además, se tranquiliza un poco la conciencia, que tampoco viene mal. Hoy, vemos personas que se declaran ateas, pero no tienen inconveniente en llevar la peana del patrón de su pueblo o ser cofrade en Semana Santa.

Además ante los cambios vertiginosos que se están produciendo en nuestra sociedad más plural, laica, dinámica, abierta y democrática que nunca, la jerarquía católica española se ve desbordada, no sabe encontrar una adecuada respuesta. Se está quedando descolocada. El aggiornamiento que se vislumbró en el Concilio Vaticano II se ha cegado. Ante problemas humanos como: la homosexualidad, el divorcio, el uso de los preservativos, el sacerdocio femenino, el celibato sacerdotal, la experimentación con las células madre de embriones humanos, la adaptación a un sistema democrático... la jerarquía católica española no ha sabido o querido encontrar unas respuestas adecuadas. Y tal como se manifiestan los Rouco, Cañizares o Ureña, no parece que se vayan a producir cambios significativos, tal como acabamos de ver en la reciente entrevista mantenida por los representantes de la Conferencia Episcopal con la Ministra de Educación. Siguen erre que erre con la idea de "imponer" una asignatura alternativa a los alumnos que no quieran estudiar la religión o negar los derechos laborales a los profesores de religión. Por ello muchos ciudadanos de esta sociedad terminan al margen de la institución religiosa; surgiendo un tipo nuevo de creyente que declarándose católico, deja de ser practicante. Además proliferan las creencias difusas, la tendencia al sincretismo, el esoterismo, así como también la orientación de la jerarquía católica española, síntoma de debilidad moral y doctrinal, hacia posturas cada vez más integristas y por ello ha favorecido a grupos como el Opus Dei, el Camino Neocatecumenal, Comunión y Liberación, o los Legionarios de Cristo, mientras que ha marginado a grupos más progresistas, como Renovación Carismática, la Corriente Somos Iglesia, con su corolario de Un Concilio para el siglo XXI, o la Teología de la Liberación. Lo más grave es que esa cerrazón de la jerarquía plantea a muchos católicos profundos e insolubles problemas de conciencia. A los que se casaron por la iglesia, y que por diferentes razones no cuajó su matrimonio, que desearían volver a hacerlo con otra persona, y no pueden. A los sacerdotes casados que querrían desempeñar su vocación ministerial. A muchos jóvenes, que aman de verdad a su pareja, y no pueden practicar su sexualidad antes del matrimonio. A numerosas parejas que se ven obligadas a tener más hijos de los que desean, por la imposibilidad de usar el preservativo.

Hoy, un personaje como Jesucristo, que se preocupó más por los hombres que por los ritos, que fue capaz de enfrentarse para defender los marginados, como las prostitutas, cabe pensar que no pondría impedimento alguno al uso del preservativo, a toda la población africana, o a dos jóvenes que se aman. Jesucristo se mantiene vivo, no por su poder autoritario o por sus imposiciones doctrinales, sino por su capacidad de estar al lado de los hombres y entender cuáles son sus problemas. Debería la jerarquía católica realizar un profundo acto de reflexión, ya que parece tener secuestrado a Jesucristo y su mensaje, echándolo a perder lamentablemente. Por ende, que no se extrañen que cada día los templos estén más vacíos.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Entre los múltiples despropósitos y torpezas del presidente norteamericano Donald Trump en materia de política internacional uno de los más graves ha sido la ruptura el pasado 8 de mayo del Acuerdo nuclear con Irán cuyas consecuencias futuras resultan imprevisibles.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    El asesinato del periodista Jamal Ahmad Khashoggi, ha vuelto a poner de actualidad a Arabia Saudí, un país que siempre ha hecho gala de un absoluto y flagrante desprecio por los derechos humanos y en donde las ejecuciones públicas son práctica habitual.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    En el conflicto político originado en Cataluña como consecuencia del procés independentista, la voz de la Iglesia católica apenas se ha dejado oír. Es por ello que resultan interesantes las reflexiones recogidas en el documento Es posible renovar la convivencia, elaborado conjuntamente por los colectivos Cristianisme i Justìcia, vinculado a la Fundació Lluís Espinal de Barcelona y EntreParéntesis del Centro Fe-Culturas-Justicia de Madrid, en un intento de tender puentes y buscar soluciones consensuadas ante un conflicto que, como bien señalan, no debería nunca haber salido del debate político y que produce una gran incertidumbre ante el futuro inmediato de Cataluña y el temor a que aumente fractura social surgida entre partidarios y detractores del procès.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Desde que en el 2008 estalló la crisis global ya nada es igual en nuestras vidas: cambios profundos y retrocesos graves han sacudido la economía, el sistema político y, en consecuencia, nuestra sociedad. Tenemos la sensación de que lo que hasta entonces era nuestro modelo de vida ha entrado en un declive (¿irreversible?) que está resquebrajando el Estado del Bienestar, Y esta situación de desencanto y pesimismo parece mostrarnos un futuro incierto ante lo que hasta ahora eran nuestras evidencias y seguridades, azotadas éstas por un triple vendaval.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Nos hallamos en pleno debate político y ciudadano en torno a la exhumación del general Franco de la Basílica del Valle de los Caídos, del panteón de Cuelgamuros, edificio del Patrimonio Nacional en el que por espacio de más de 4 décadas se ha seguido honrando

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Resulta preocupante la aprobación el pasado 19 de julio de la Ley Básica del Estado-Nación Judío por parte del Parlamento de Israel, un ejemplo más de la deriva cada vez más derechista del gobierno de Binyamin Netanyahu, alentado por el apoyo entusiasta que le brindan los EE.UU. de Donald Trump. Y es que tan polémica ley, pretende imponer el predominio del carácter judío del Estado por encima del carácter democrático del mismo y, en consecuencia, supone una inaceptable exclusión para los ciudadanos árabes israelíes (el 21% de la población) y demás minorías no judías como es el caso de los drusos y los cristianos, además de otros aspectos muy negativos como la declaración del hebreo como único idioma oficial, excluyendo de tal condición al árabe, o el apoyo a los asentamientos judíos en territorio palestino, ya que la ley señala expresamente que el Estado los considera como “un valor nacional y actuará para promover su establecimiento y consolidación”, toda una pésima noticia que termina de volatilizar los anhelos de una paz justa entre Palestina e Israel.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Hace unos días, Pedro Luis Angosto escribía que nos hallamos ante uno de los momentos más peligrosos de la historia de la Humanidad desde que acabó la II Guerra Mundial. Tras esta contundente afirmación aludía a los negativos efectos de la globalización, tanto en cuanto ha supuesto un brutal ataque a la democracia, así como al resurgir de actitudes xenófobas y fascistas que, utilizando temas tan sensibles como la migración, y bien que lo constatamos diariamente, están captando adeptos entre una población cada vez más temerosa ante una supuesta e imaginaria "invasión" de nuestra civilizada Europa. Así las cosas, la situación se agrava mientras la derecha democrática coquetea con algunos de los postulados de la ultraderecha fascista y la izquierda europea se halla desarbolada, incapaz de articular un programa social y solidario que recupere los valores esenciales de la democracia y que sirva de dique efectivo ante semejante ofensiva reaccionaria.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Muchas cosas han cambiado desde que Mustafá Kemal proclamara en 1923 la República de Turquía, instaurándose así un nuevo sistema político que ponía fin al caduco Imperio Otomano. Fue entonces cuando, mediante una serie de profundas reformas, se pretendió crear un nuevo estilo de ciudadano turco, republicano, nacionalista y secular similar al existente en otros países europeos. Estas reformas supusieron la adopción del alfabeto latino y el calendario gregoriano, los códigos legislativos europeos, se promovió la forma de vestir occidental y también, algo muy importante para un país de mayoría musulmana: la desaparición de la religión del ámbito educativo y de la judicatura. De este modo, la religión se puso bajo el control del Estado y en 1928 se suprimieron los artículos de la Constitución de 1924 que conferían al islam el título de religión oficial de Turquía. De igual modo, se emancipó el papel social de la mujer, caso inédito en el ámbito musulmán de la época, permitiendo su plena inserción en el sistema educativo y laboral, concediéndole además el derecho al voto en las elecciones municipales en 1930 y para las generales en 1931, antes que muchos países de Europa, incluido el caso de España, donde el derecho al sufragio femenino se lograría en 1933.