Izquierdas a la deriva

Imagen de fbolear
Fernando Bolea Rubio
  • Cándido Marquesán Millán

    Entre los artículos leídos este verano hay uno, que me ha impactado especialmente, titulado Manos invisibles, de Ángeles González-Sinde publicado en El Periódico de Cataluña y El Periódico de Aragón. Expone que unos 700.000 trabajadores, en su gran mayoría mujeres, de ellas un 80% inmigrantes, se dedican a barrer, fregar, cocinar, lavar, tender, planchar, cuidar niños y ancianos–, una tarea que nunca fue reconocida. La sociedad española se sostiene gracias a estas extranjeras que se ocupan de nuestros hijos, de nuestros mayores y de nuestras casas. Tengo la costumbre de pasear en Zaragoza por la Gran Vía y el Paseo San Francisco y puedo observar cómo rumanas, ucranianas, colombianas, ecuatorianas llevan en sus coches de ruedas a nuestros ancianos. Muchas de ellas con sueldos miserables, la mitad sin estar dadas de alta en la Seguridad Social, con horarios, a veces, de 24 horas. El gobierno no tiene ningún interés en regular sus condiciones de trabajo equiparándolas con las de cualquier trabajador.

  • José Ramón Villanueva Herrero
  • José Ramón Villanueva Herrero
  • Cándido Marquesán Millán

    Los europeos nos creernos el ombligo del mundo, la cuna de la civilización. En Europa apareció la cultura griega, el cristianismo y el derecho romano. El románico y el gótico. El Renacimiento, Humanismo, y la Reforma Protestante. Así como  la Ilustración basada en el culto a razón humana-  reflejada en  la frase de Kant sapere aude-  que nos serviría para combatir y superar la ignorancia, la superstición y la tiranía, y así construir un mundo mejor. La Revolución Francesa, con los principios de la división de poderes de Montesquieu y la soberanía nacional de Rousseau, plasmados en unos textos constitucionales, así como en la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano. La Revolución Industrial que permitió un extraordinario crecimiento de la economía. En principio, nada que objetar a la existencia de estos hechos históricos. Mas también los europeos somos igualmente responsables de otros, el imperialismo, el fascismo, las dos guerras mundiales, genocidios de Hitler sobre los judíos o el holodomor ucraniano de Stalin.. .

  • José Ramón Villanueva Herrero
  • Cándido Marquesán Millán

    Escrito hace año y medio. Pienso que puede servir para reflexionar. Azaña dixit: Percibir exactamente lo que ocurre en torno nuestro, es virtud personal rara. Las muchedumbres no la conocen. En nuestro clima de visionarios, aquella virtud personal deja de parecerlo y se convierte tal vez en un estorbo, cuando no es un defecto injurioso. Mi comprobada ineptitud política se engendra de atenerme con rigor a la demostrable. Un cartelón truculento es más poderoso que el raciocinio.

  • Cándido Marquesán Millán

    La ventana de Overton hace referencia  a una teoría política surgida en un think tank norteamericano, que describe como una ventana estrecha  y establece el rango de ideas que el público puede encontrar aceptable, y que la viabilidad política de una idea se define principalmente por este hecho antes que por las preferencias individuales de los políticos. El nombre se debe  a Joseph P. Overton,  ex vicepresidente del Centro Mackinac de Política Públicas, el cual establece una escala de ideas, que van desde impensables, radicales, aceptables, sensatas, populares y políticas. En lo alto de este eje las ideas impensables y después, bajando, aparecen sucesivamente las radicales, las aceptables, las sensatas, las populares y las políticas. A medida que se sube por el eje se avanza hacia el radicalismo. A medida que se baja, se va hacia la moderación, que aquí no se encuentra en el centro, sino en uno de los extremos.

  • Fernando Bolea Rubio