Mario Vargas Llosa: "Hoy, los países pueden elegir si quieren ser prósperos o elegir ser pobres"

Imagen de cmarquesanm
Marquesán Millán, Cándido

Uno de mis referentes ideológicos desde hace unos años es Boaventura de Sousa Santos. Pudo conocerlo a través de la lectura de su libro de profundo calado político El Milenio Huérfano: ensayos para una nueva cultura política, de 2005, con un prólogo espléndido de Juan Carlos Monedero. Todo lo que cae en mis manos de Sousa Santos procuro leerlo, como su blog Espejos Extraños alojado en Diario Público. Además ha publicado 13 Cartas a las Izquierdas, documentos breves, pero que son todo un aviso y recomendaciones a las izquierdas, que andan en buena parte desnortadas, ante el dominio apabullante del neoliberalismo. Como botón de muestra, expongo un fragmento de su Tercera Carta de fines del 2011. Son de plena actualidad en estos momentos en España.

“Cuando están en el poder, las izquierdas no tienen tiempo para reflexionar sobre las transformaciones que ocurren en la sociedad y, cuando lo hacen, siempre es como reacción a cualquier acontecimiento que perturbe el ejercicio del poder. La respuesta siempre es defensiva. Cuando no están en el poder, se dividen internamente para definir quién será el líder en las próximas elecciones, de modo que las reflexiones y los análisis están relacionados con este objetivo.

Esta indisponibilidad para la reflexión, que siempre ha sido perniciosa, hoy es suicida. Por dos razones. La derecha tiene a su disposición a todos los intelectuales orgánicos del capital financiero, de las asociaciones empresariales, de las instituciones multilaterales, de los think tanks y de los grupos de presión, que le proporcionan a diario datos e interpretaciones que no son siempre faltos de rigor y siempre interpretan la realidad llevando el agua a su molino. Por el contrario, las izquierdas no disponen de instrumentos de reflexión abiertos a los no militantes e, internamente, la reflexión sigue la línea estéril de las facciones”.

Hoy en día, circula por el mundo una ola de informaciones y análisis que podrían tener una importancia decisiva para repensar y refundar las izquierdas tras el doble colapso de la socialdemocracia y el socialismo real. El desequilibrio entre las izquierdas y la derecha en relación con el conocimiento estratégico del mundo es hoy mayor que nunca”.

Me detendré en las palabras del primer párrafo, relacionadas con el dramático e irrefrenable cainismo de las izquierdas, que tanto daño está provocando a la política española, dejando el camino expedito a la derecha. Parecen muy oportunas las palabras de Antonio Gramsci dirigiéndose a las izquierdas: "Instruíos, porque necesitamos toda nuestra inteligencia; conmoveos, porque necesitamos todo nuestro entusiasmo y organizaos, porque necesitamos toda nuestra fuerza”. No se pueden decir más cosas en menos palabras. Y que las izquierdas españolas deberían leer, reflexionar y sacar las conclusiones para su acción política. Las izquierdas actuales andan totalmente desunidas, cuando no enfrentadas. Patético. Deberían instruirse y usar toda su inteligencia para diseñar un discurso suficientemente bien trabado y atractivo para enfrentarlo al de las derechas. Deberían también estar suficientemente conmovidas y sensibilizadas ante las gravísimas secuelas de las políticas neoliberales: desigualdad, paro, precariedad, desahucios, pobreza energética… ¿Están suficientemente sensibilizadas ante tanto sufrimiento? Si lo estuvieran, a no ser que estuvieran aquejadas de una irresponsabilidad manifiesta, es seguro que se organizarían adecuadamente y se presentarían unidas.

Y ahora quiero fijarme en el hecho, como advierte Sousa de Santos, de que la derecha dispone de los intelectuales orgánicos de las finanzas, del mundo empresarial, de las instituciones multilaterales, de los think tanks que interpretan la realidad de acuerdo con sus intereses.

Los think tanks neoliberales siempre hablan de su defensa de la libertad, de lo que no hablan es de la igualdad y la justicia social

Acaba de celebrarse el XII Foro Atlántico. Iberoamérica cara el futuro, en la Casa de América de Madrid, organizado por la Fundación Internacional para la Libertad (FIL), presidida por el Premio Nobel de Literatura D. Mario Vargas Llosa, que nació en octubre de 2002 y tiene como principales objetivos la defensa y promoción de los principios de la libertad, la democracia y el Estado de Derecho. Su constitución ha sido una iniciativa de un grupo de intelectuales y referentes de think tanks de ambos lados del Atlántico (Estado Unidos, Iberoamérica y Europa). FIL apuesta por aquellos principios cuya instauración constituyen las bases de la democracia, la libertad y la prosperidad, adoptando estrategias destinadas a combatir en el campo de las ideas aquellas que amenazan estos valores. Todos estos think tanks neoliberales siempre hablan de su defensa de la libertad, de lo que no hablan es de la igualdad y la justicia social. Pero es una visión de la libertad muy peculiar, la libertad entendida como “Déjame hacer lo que yo quiera”, que es lo que siempre defiende el neoliberalismo: yo no quiero que el Estado le prohíba a nadie dormir debajo de un puente, como si los Amancio Ortega o Carlos Slim durmiesen alguna vez debajo de un puente.

Pues, el mencionado XII Foro Atlántico. Iberoamérica cara el futuro, lo abrieron con el tema 'Un diálogo sobre los retos de España, Europa y América Latina', Mario Vargas Llosa, Felipe González y como moderador Bertin Osborne, conocido por sus posiciones políticas conservadoras y su sintonía declarada con los postulados del partido ultraderechista Vox.

El objeto real de la conversación, sin embargo, fue mucho menos vago: en pocos minutos se centró casi exclusivamente en el conflicto venezolano, y más en concreto en cómo habría que actuar para derrocar pronto a Nicolás Maduro, en lugar de emplear tiempo y energía tratando de dialogar. O como el propio González lo expresó: "actuar inteligentemente para acabar ya". Y al final, D. Mario le dedicó a Felipe González las siguientes palabras: “Si todos los dirigentes socialistas tuvieran la lucidez que tiene Felipe González y hubieran actuado como ha actuado Felipe González, de una manera tan clara, inequívoca, solidarizándose sistemáticamente con los opositores venezolanos, con los opositores que luchan para devolver la libertad, la democracia a Venezuela otra sería la situación”.

Ignoro si los ínclitos personajes conocen la situación política actual de Honduras. Por ello, les recomiendo la lectura del artículo Honduras: 10 años de golpes y de neoliberalismo del politólogo Katu Arkonada del 22 de junio en el periódico La Jornada de México. El título es suficientemente claro. Resumo lo fundamental:

“Estos días son 60 mil médicos y maestros en pie de guerra contra un sistema político que busca, por imposición del FMI, la privatización de la salud y la educación. Las movilizaciones cuentan con tal grado de apoyo popular que hasta la Policía Nacional se ha sumado al paro, forzando al gobierno de Juan Orlando Hernández (JOH) a desplegar a las fuerzas armadas en tareas de represión.

Esta historia comienza hace 10 años, un 28 de junio de 2009, cuando 200 militares encapuchados entraron con nocturnidad y alevosía en la residencia presidencial de Tegucigalpa y sacaron en pijama al presidente Mel Zelaya para, tras un breve paso por una base militar, deportarlo a Costa Rica…El argumento para el golpe de Estado era que Zelaya, un terrateniente que había ganado las elecciones con el apoyo del Partido Liberal, había dado un giro a la izquierda tras conocer las penurias del pueblo hondureño, sumido en la pobreza y violencia, e incluso, con la autorización del Parlamento, había incorporado a Honduras primero a Petrocaribe, y luego al ALBA…

En 2013, Xiomara Castro fue candidata presidencial del Partido Libertad y Refundación (Libre). La inexperiencia de Libre y su desigual distribución territorial llevó a que las elecciones fueran manipuladas en beneficio de Juan Orlando Hernández (JOH). Un dato: a la misma hora en que se producía el recuento, los magistrados del Tribunal Supremo Electoral estaban reunidos con la embajadora de Estados Unidos en Honduras…

Pero fue en 2017 cuando el tercer golpe, segundo electoral, consuma lo iniciado en 2009. En unas elecciones en las que Libre y el PAC de Salvador Nasralla enfrentaban la reelección de JOH, el comunicado de la nada sospechosa Secretaría General de la OEA sobre las elecciones: Intrusiones humanas deliberadas en el sistema informático, eliminación intencional de rastros digitales, imposibilidad de conocer el número de oportunidades en que el sistema fue vulnerado, valijas de votos abiertas o sin actas, improbabilidad estadística extrema respecto a los niveles de participación dentro del mismo departamento, papeletas de voto en estado de reciente impresión e irregularidades adicionales, sumadas a la estrecha diferencia de votos entre los dos candidatos más votados, hacen imposible determinar con la necesaria certeza al ganador”.

Frente a la insistencia machacona en Venezuela, el desinterés sobre Honduras califica suficientemente a estos ínclitos personajes. Ellos sabrán sus razones. De Felipe González no quiero hablar más, ya que hemos visto cómo ha sido su evolución ideológica. Si que quiero dedicarle unas líneas D. Mario Vargas Llosa. Como muestra de servilismo, como autentico turiferario del poder, recomiendo la lectura de su artículo Aguirre, esa Juana de Arco liberal, consultable en la red, y que dice entre otras cosas, hace falta tener cuajo, “La vamos a echar mucho de menos. Todos. Los que, como yo, la admirábamos y nos hubiera gustado verla llegar a la Presidencia del Gobierno, convencidos de que, con ella al frente, jamás se hubiera hundido España en una crisis como la que hoy padece”.

Al Premio Nobel peruano le desnuda totalmente, mostrando la insolvencia de su formación política, Atilio A. Boron en su libro, El Hechicero de la Tribu. Mario Vargas Llosa y el liberalismo en América latina. Es muy recomendable su lectura. El título de hechicero, se debe a que una de las acepciones de la palabra “hechicero” es “la persona que realiza actos de magia o hechicería para dominar la voluntad de las personas o modificar los acontecimientos, especialmente si provoca una influencia dañina o maléfica sobre las personas o sobre su destino. Sus teorías propagandísticas, defensoras de los intereses de los poderosos, por las que es generosamente recompensado, están provocando mucho daño en la mayoría de la sociedad: desigualdad, exclusión, pobreza, precariedad, paro, desahucios, etc.

Como muestra de su falta de preparación como analista político o de su mala fe, o de las dos conjuntamente, son sus palabras en una reciente entrevista concedida a un periodista del diario La Nación de Buenos Aires el pasado 25 de marzo, en ocasión de su visita a este país para participar en el VIIIº Congreso Internacional de la Lengua Española a celebrarse en Córdoba: "En este momento, la humanidad tiene un privilegio que no tuvo nunca. Los países pueden elegir si quieren ser prósperos o elegir ser pobres. Y las recetas están ahí, probadas. Los países que reforzaron la propiedad privada, la empresa privada, el libre mercado y se abrieron al mundo han avanzado".

 

Nueva Tribuna 27 de junio de 2019

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Apellidos, nombre, alias... Localidad
ACHON GALLIFA ISIDORO ZARAGOZA
ALADREN MONTERDE BERNARDO ZARAGOZA
ALBAR CATALAN MANUEL ZARAGOZA / QUINTO DE EBRO
ARNEDO CALVO JUAN TARAZONA
AZORIN IZQUIERDO FRANCISCO MONFORTE DE MOYUELA

Páginas

  • Estamos asistiendo a una eclosión de movimientos nacionalistas de todo signo y condición, desde los casos de Polonia y Hungría, a los más cercanos del secesionismo catalanista y el españolismo ultraconservador de Vox, y todo ello en momentos en los cuales la globalización parecía haber difuminado las viejas fronteras nacionales.

    Yuval Noah Harari

    No obstante, las consecuencias de la crisis global del 2008 y de la actual pandemia del covid-19 han evidenciado un resurgir del nacionalismo, se han alentado políticas proteccionistas, se han cerrado fronteras, se mira con rechazo al extranjero, porque ante un incierto futuro, «la gente de todo el mundo busca seguridad y sentido en el regazo de la nación».

  • La alusión a Charles Dickens y Franz Kafka aparece en el libro de Sara Mesa, Silencio administrativo. La pobreza en el laberinto burocrático de agosto de 2019.

  • Para comprender completamente la trascendencia y las distintas, y hasta cierto imprevisibles, derivaciones del covid-19 pueden servirnos como imagen muy expresiva las ondas concéntricas generadas por una piedra arrojada a un estanque, que he podido conocer en el artículo de Jeremy Farrar, The worst of covid-19 may still be to come (Lo peor de covid-19 aún puede estar por venir) en el Financial Times.

    La onda más interna es el impacto inmediato del virus: miedo, enfermedad y muerte. Lo podemos constatar en España. Desde el estallido de la pandemia con toda su acritud a mitad de marzo todos sobrecogidos por las cifras de muertos ante una enfermedad desconocida, y en buena lógica, amedrentados por el miedo. Una vez se produjo la desescalada, ¡vaya palabra!, pensamos que retornábamos a la normalidad. Pero, la verdad desagradable asoma, los rebrotes, ya he perdido la cuenta, nos sumergen de nuevo en el miedo, la enfermedad y la muerte.

  • Para comprender completamente la trascendencia y las distintas, y hasta cierto imprevisibles, derivaciones del covid-19 pueden servirnos como imagen muy expresiva las ondas concéntricas generadas por una piedra arrojada a un estanque, que he podido conocer en el artículo de Jeremy Farrar, The worst of covid-19 may still be to come (Lo peor de covid-19 aún puede estar por venir) en el Financial Times.

    La onda más interna es el impacto inmediato del virus: miedo, enfermedad y muerte. Lo podemos constatar en España. Desde el estallido de la pandemia con toda su acritud a mitad de marzo todos sobrecogidos por las cifras de muertos ante una enfermedad desconocida, y en buena lógica, amedrentados por el miedo. Una vez se produjo la desescalada, ¡vaya palabra!, pensamos que retornábamos a la normalidad. Pero, la verdad desagradable asoma, los rebrotes, ya he perdido la cuenta, nos sumergen de nuevo en el miedo, la enfermedad y la muerte.

  • Se ha generado gran polémica por movimiento iconoclasta surgido globalmente tras el asesinato de George Floyd en Minneapolis. En todas partes, los movimientos antirracistas han cuestionado el pasado al atacar monumentos que simbolizan el legado de la esclavitud y el racismo: el general confederado Robert E. Lee en Virginia; Theodore Roosevelt en Nueva York; el rey belga Leopoldo II en Bruselas; Cristóbal Colón en Boston y Virginia; y el traficante de esclavos Edward Colston en Bristol.

  • Se dice en el Reino de España con demasiada ligereza y contundencia: “Soy de izquierdas”. Abundan personas que alardean de ser de izquierdas, aunque luego sus actuaciones contradicen de pleno a sus palabras. Hay mucha gente que además de decir que son de izquierdas, están convencidos de serlo, y sin embargo son medularmente de derechas. Lo dicen probablemente para sentirse mejor, porque decir que se es de derechas después del franquismo, no queda bien y no está muy bien visto en determinados ambientes. La realidad es que numerosas encuestas confirman que mayoritariamente la población española aparece escorada hacia la izquierda. No obstante, la autoafirmación ideológica tan al uso, hay que cuestionarla y matizarla.

  • Se ha convertido en actualidad política la reforma constitucional. Soy escéptico sobre la posibilidad de que se lleve a cabo. Si se produce será de poco calado por las reticencias del PP y C’s. La Constitución actual, que más del 60% de la ciudadanía española no pudo votar en el referéndum de 1978, se ha quedado anquilosada e inservible para abordar los nuevos y profundos problemas políticos. Por ello, o se reforma la actual en profundidad, lo que podría realizarse a través de unas Cortes ordinarias. O se elabora una nueva, lo que requeriría unas Cortes constituyentes. En ambas opciones finalmente tendría que haber un referéndum. Evidentemente con la actual representación política, si la primera opción es complicada, la segunda es una utopía. Una reforma o un cambio constitucional no deberían considerarse peligro alguno para nuestra democracia. El peligro real sería mantenerla inmutable.

  • La Historia se ha convertido para la clase política en la disciplina más importante en nuestro sistema educativo. Pocas veces ha cobrado tanta importancia. En un mundo que se pretende sin memoria, la Historia ha irrumpido por todos lados.