Servilleteros contra la xenofobia

Imagen de cmarquesanm
Marquesán Millán, Cándido

He escrito artículos en este medio sobre la xenofobia y racismo: Génesis del discurso racista; Hablar francamente; La pacífica y civilizada Europa; Por razones humanitarias, No; Los inmigrantes no cuentan, se cuentan… Consultables en red.

Vaya catadura moral de los que manifiestan sin recato, incluso alardean, su xenofobia Y racismo. Desearía pensar que es una minoría radical a la que le sobra tiempo y odio, y le falta conocimiento de nuestra historia. No obstante, le dedicó estas palabras: «Por cómo percibimos y acogemos a los otros, a los diferentes, se puede medir nuestro grado de barbarie o de civilización».

Es complicado contrarrestar rumores xenófobos. El actual Ayuntamiento de Zaragoza junto con entidades sociales y asociaciones de inmigrantes puso en

marcha un programa ZGZ Ciudad Antirrumores para contrarrestar y frenar rumores sobre la inmigración en nuestra ciudad, que dificultan la convivencia

Temporero

intercultural. En la misma línea otra iniciativa es la de un grupo de asociaciones y recursos de Madrid: Espacio Libre de Tópicos en el barrio de San Cristóbal de los Ángeles. Difunden mensajes positivos sobre la inmigración en las servilletas de los bares. «Los inmigrantes aportan al Estado 3 veces más de lo que gastan». «El racismo nos empobrece». Cuando lo propusieron se apuntaron cuatro bares con 51.000 servilletas por local. Las reacciones fueron inmediatas, ya que los servilleteros «provocaron comentarios y reflexiones en el barrio». Tras el éxito, se atrevieron con mensajes más directos en Twitter. Francisco Pérez, de la Cafetería Pérez asegura que hubo una aceptación casi total por parte de su clientela, «aunque siempre hay gente que cree que solo valen sus opiniones». Lo que hace con los reticentes, es contarles que «son datos del ayuntamiento o de la Policía».

Un estudio de La Caixa de 2011 –cuando el porcentaje de inmigrantes ya superaba el 10%– reveló que aportan más de lo que reciben. «Los argumentos de sobreutilización y abuso del sistema de protección social por ellos están injustificados. Reciben menos del Estado de lo que aportan a la Hacienda pública», según los autores del estudio, Francisco Javier Moreno, del Instituto de Políticas Públicas del CSIC, y María Bruquetas, profesora de Ciencia Política de la Universidad de Ámsterdam. Los autores subrayan que los inmigrantes inyectan a las cuentas públicas «dos o tres veces más de lo que cuestan». Es lógico. Por su edad media muy inferior a la de la población local, su cobro en pensiones –la mayor partida de gasto de los presupuestos del Estado– es muy reducido en términos relativos, y seguirá durante al menos dos décadas e igualmente hacen un uso muy inferior del sistema sanitario frente a los locales.

Repartidores a domicilio

Si ambulatorios y hospitales no dan abasto con la demanda es por falta de inversiones públicas y envejecimiento de la población nacida en España. Ninguna de esas dos razones tiene que ver con los inmigrantes. Su llegada supone un impacto nada desdeñable en el mercado de la vivienda. Si hay escasez se debe a la pasividad de los gobiernos a la hora de construir viviendas sociales, y no el deseo de los inmigrantes, y de los nacidos en España, de comprarse una casa o de alquilarla. Igualmente inyectan savia nueva a nuestra población cada vez más envejecida. Nada más hay que darse una vuelta por muchos pueblos de Teruel.

Por si alguno todavía no está convencido, ahí va otro dato. La Seguridad Social ganó una media de 154.948 cotizantes inmigrantes en 2018, un 8,4% en relación a 2017, hasta alcanzar 1.992.849 ocupados, su nivel más alto desde marzo de 2008, informó el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Si los afiliados a la S.S. a fines de 2018 era de 19.024.165, los inmigrantes suponen más del 10%. Ese más del 10% contribuye con sus cotizaciones al pago de las pensiones públicas, incluidas las de los patriotas.

Emigrantes españoles en los años 50

Por último me fijaré en otro de los mantras xenófobos. «Es que los españoles emigraban con contrato de trabajo». Al respecto es muy interesante el libro Mineros, sirvientas y militantes, editado por la Fundación Primero de Mayo de la historiadora Ana Fernández Asperilla, que ha estudiado la primera oleada de emigrantes españoles a Bélgica. Hubo un Acuerdo Hispano-belga de Emigración de 1956, porque Bélgica precisaba mineros con urgencia y, además, mano de obra que aceptara unas condiciones de trabajo duras. Había firmado un acuerdo con Italia en los años 1947 y 1951. Sin embargo, la alta siniestralidad (llegaron a perecer 800 italianos en el fondo de las minas en apenas 10 años) provocaron que Italia suspendiera el convenio. «Lo que no quiso el Gobierno de Italia para sus trabajadores, lo aceptó el Gobierno de Franco para los españoles».

El agregado laboral de España en Bruselas señalaba en un informe de 1 de enero de 1964: «La emigración clandestina española en Bélgica sigue aumentando de un modo alarmante, ya que un 60% al menos de nuestros compatriotas que llegan viene al margen del Convenio». El acuerdo entre España y Bélgica fue el primero de una serie de tratados similares con Alemania, Suiza, Holanda o Francia. La emigración irregular de españoles se generalizó. El Instituto Español de Emigración (IEE) cifró en un millón de españoles que entre 1959 y 1973 salió a Europa. Ana Fernández suma las cifras de irregulares y sus cálculos ascienden a dos millones.

El Periódico de Aragón 23 de febrero de 2019

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Apellidos, nombre, alias... Localidad
ACHON GALLIFA ISIDORO ZARAGOZA
ALADREN MONTERDE BERNARDO ZARAGOZA
ALBAR CATALAN MANUEL ZARAGOZA / QUINTO DE EBRO
ARNEDO CALVO JUAN TARAZONA
AZORIN IZQUIERDO FRANCISCO MONFORTE DE MOYUELA

Páginas

  • Todavía persiste en no pocos españoles, no sé cuántos, la idea de Franco, como ejemplo de patriotismo. Así lo expresó Juan Carlos I en su discurso de proclamación como Rey de 22 de noviembre de 1975: “Una figura excepcional entra en la Historia, con respeto y gratitud quiero recordar su figura. Es de pueblos grandes y nobles saber recordar a quienes dedicaron su vida al servicio de un ideal.

  •      Mucho se ha hablado y escrito en estos últimos días sobre el aldabonazo que ha supuesto la exitosa irrupción electoral de Teruel Existe en el mapa político tras las pasadas elecciones del 10 de noviembre al logar un diputado y dos senadores, convirtiéndose así en el partido más votado en la provincia.

  • En el último y reciente viaje del papa Francisco por algunos países sudamericanos, a su llegada a La Paz entre los diferentes obsequios que recibió por parte de Evo Morales, uno llamó poderosamente la atención, una reproducción de una escultura en madera de un Cristo incrustado en un martillo vertical y una hoz horizontal, el símbolo comunista de la unidad entre los obreros y campesinos, realiz

  • Yannis Stavrakakis en La izquierda lacaniana señala, si en el momento actual existe algún déficit que pueda reconocerse como culpable de la derrota de las políticas de izquierda, no es epistémico (epistemología es una parte de la Filosofía cuyo objeto de estudio es el conocimiento), sino afectivo, en el sentido de que no es que haya falta de ideas, proyectos o propuestas, sino q

  • La caridad es una cosa fría, gris y sin amor. Si un hombre rico quiere ayudar a los pobres, debe pagar sus impuestos gustosamente y no repartir dinero caprichosamente.

  • Tom Burns Marañón en su libro De la fruta madura a la manzana podrida. El laberinto de la Transición española del 2015 nos indica que «la Transición fue la caída del árbol de la fruta madura», los cambios sociales, económicos y culturales hacían inevitable la llegada de la democracia, y hoy «la mercancía --la fruta, la manzana-- está podrida».

  • Uno de mis referentes ideológicos desde hace unos años es Boaventura de Sousa Santos. Pudo conocerlo a través de la lectura de su libro de profundo calado político El Milenio Huérfano: ensayos para una nueva cultura política, de 2005, con un prólogo espléndido de Juan Carlos Monedero.

  • Chaplin