"TRUMP-AZO" EN IRÁN

Imagen de jrvillanuevah
Villanueva Herrero, José Ramón

Entre los múltiples despropósitos y torpezas del presidente norteamericano Donald Trump en materia de política internacional uno de los más graves ha sido la ruptura el pasado 8 de mayo del Acuerdo nuclear con Irán cuyas consecuencias futuras resultan imprevisibles.
El oficialmente llamado Plan de Acción Integral Conjunto fue firmado en julio de 2015 por Irán junto a otras seis potencias (EE.UU., Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania) tras 12 años de arduas negociaciones con el objeto de reorientar el programa nuclear iraní hacia fines civiles a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales que, desde 2006, se estaban aplicando contra el régimen de Teherán.
El Acuerdo nuclear contaba con el respaldo unánime del Consejo de Seguridad de la ONU (Resolución 2231 de 20 de julio de 2015) y había abierto expectativas de distensión entre Irán y los EE.UU., así como de reformas internas en el régimen de los ayatollahs, y era sensación general que se estaba cumpliendo de forma correcta y así lo avalaban las 10 inspecciones sucesivas que confirmaron el efectivo cumplimiento por parte de Irán en lo referente al control de su programa nuclear. Sin embargo, la decisión de Trump, que rompe de forma brusca con la política conciliadora del anterior presidente Barack Obama, abre ahora todo un espectro de incertidumbres en la política internacional y, de forma especial en el convulso panorama de Oriente Medio.
La polémica decisión de Trump, alentada con entusiasmo por parte de Arabia Saudí e Israel, obvia que el referido Acuerdo, tal y como señalaba Félix Arteaga, “solucionó alguno de los riesgos inmediatos de proliferación que generaba el programa nuclear y aplazó la solución de otros, incluido el desarrollo de misiles balísticos y la injerencia en asuntos regionales para más adelante a la espera de que el Acuerdo creara las condiciones de confianza necesarias para afrontarlos”.
Pero la realidad inmediata nos conduce por caminos inciertos. A nivel interno de Irán, aunque el presidente Hassan Rohani se ha mostrado partidario de mantener los Acuerdos, la presión de los sectores más radicales del régimen (el ayatollah Alí Jamenei y los Guardianes de la Revolución) puede hacer que el país retorne (y acelere) a su programa nuclear y, además, sin la supervisión externa de los inspectores internacionales. A ello hay que añadir que la decisión de Trump no perjudica al sector radical iraní, el que sigue viendo a EE.UU. como “el gran Satán”, sino a los reformistas afines al presidente Rohani, aquellos que apostaron por un Acuerdo como elemento de cambio político y social interno.
Otra deriva de la nueva situación creada por la irresponsabilidad de Trump es la actitud que pueda tomar Washington ante un previsible incremento de la tensión con Teherán y, en este sentido, no debemos olvidar que la Navy tiene, desde 2015, desplegados en la base española de Rota buques antimisiles con objeto de neutralizar un hipotético ataque iraní, hecho éste que pondría a España en la primera línea de un hipotético futuro incidente armado o conflicto con la República Islámica de Irán.
Pero una de las consecuencias más graves de este “trump-azo” ha sido el negativo impacto que está teniendo en las relaciones transatlánticas como lo pone de manifiesto el creciente desencuentro entre EE.UU. y sus aliados europeos, y en especial en el caso de la Unión Europea (UE), la cual debe mantener una política autónoma frente a la deriva y desconcierto que, con esta decisión, está sumiendo a las relaciones internacionales las bravuconadas del actual y esperpéntico de la Casa Blanca las cuales, por otra parte, pueden suponer la pérdida del apoyo de sus aliados europeos a los que, por otra parte, tanto desdeña. Este deterioro todavía se acentuará más si Trump lleva a cabo la amenaza de penalizar a gobiernos y empresas europeos que mantengan una relación normalizada con Teherán y no secunden a los EE.UU. en su política de nuevas sanciones contra Irán
Hay que recordar igualmente que la ruptura unilateral del Acuerdo fue tomada por Trump desoyendo a sus asesores y en contra de la opinión y el consejo del resto de los países firmantes del mismo y supone todo un cúmulo de despropósitos que dinamitan la normalización de las relaciones diplomáticas y al afianzamiento de la necesaria confianza mutua en una región tan inestable como es el Oriente Medio. A ello hay que añadir que Trump, para agitar todavía más la situación internacional, ha anunciado recientemente que está dispuesto a poner fin al Tratado de Armas Nucleares de Rango Medio entre EE.UU. y Rusia, rubricado en 1987 entre los entonces presidentes Ronald Reagan y Mijail Gorbachov. Otra preocupante decisión, un “trump-azo”, que nos retrotrae a los tiempos, que ya teníamos superados, de la Guerra Fría.

José Ramón Villanueva Herrero
(publicado en: El Periódico de Aragón, 8 noviembre 2018)

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Apellidos, nombre, alias... Localidad
ACHON GALLIFA ISIDORO ZARAGOZA
ALADREN MONTERDE BERNARDO ZARAGOZA
ALBAR CATALAN MANUEL ZARAGOZA / QUINTO DE EBRO
ARNEDO CALVO JUAN TARAZONA
AZORIN IZQUIERDO FRANCISCO MONFORTE DE MOYUELA

Páginas

  • En el panorama político español se usa y se abusa del término “populismo”, la palabra clave con la cual se fulmina a los adversarios,dando por hecho que todos conocemos perfectamente su significado.  Se ha convertido en una muletilla para muchos dirigentes políticos, conspicuos tertulianos y gran parte de la ciudadanía.Está de moda. Mas no solo en España, ya que surgen titulares en periódicos “El populismo mundial libra su batalla en Estados Unidos”, “EEUU cae en manos del populismo agresivo de Trump”. Susana Díaz dijo que Trump y Podemos beben de la misma fuente.

  •      En la realidad política actual son muchos los ciudadanos que creen que se ha superado la histórica distinción entre izquierdas y derechas y, por ello, en determinados sectores de opinión se alude a la contraposición entre “buenos y malos populismos”. De este modo, algunos politólogos distinguen entre los populismos democratizadores y democráticos, como los existentes en España o Portugal, y otro tipo de populismos, por desgracia emergentes, de signo reaccionario, aquellos que confunden al adversario político con el enemigo del pueblo y, por ello, los excluyen de la comunidad política, un tipo de populismo que arraiga con fuerza en las tierras regadas por la intolerancia.

  • José Cadalso publicó con el título los Eru­di­tos a la vio­leta (1772), un “Curso com­pleto de todas las cien­cias, divi­dido en siete lec­cio­nes, para los siete días de la semana, publi­cado en obse­quio de los que pre­ten­den saber mucho estu­diando poco”, cuyo título hace alu­sión al per­fume de la vio­leta, el favo­rito de los jóve­nes que en el siglo XVIII que­rían ir a la moda. El autor de las Car­tas marrue­cas arre­mete sin pie­dad –y con razón– con­tra la legión de inep­tos intro­du­ci­dos en todas las épo­cas en la Repú­blica de las letras y que “fun­dan su pre­ten­sión en cierto apa­rato arti­fi­cioso de lite­ra­tura”. Son todos ellos vocin­gle­ros de exte­rior cuyo afán no es otro que el de epa­tar con ese “deseo de ser tenido por sabio uni­ver­sal”, en pala­bras de Cadalso. Este libro tiene plena vigencia en la España de hoy, como trataré de mostrar en las líneas que siguen.

  •  

  •      Cuando ya pensábamos que los líderes providenciales eran una especie política en vías de extinción, emergió desde las estepas rusas la figura de Vladimir Putin, el nuevo zar de todas las Rusias, poderoso, luchador, implacable con sus adversarios, sin demasiado apego a la democracia y vencedor de varias elecciones en el peculiar panorama político de la Federación Rusa.

  •      En estas fechas se conmemora el 75º aniversario de la liberación de los campos de concentración y exterminio nazis y, por ello, es un momento oportuno para recordar (y reparar) la memoria de los republicanos españoles que allí fueron deportados y muchos de ellos, asesinados.

  • En relación a la pandemia actual, que nos sobrecoge, cuyas secuelas futuras desconocemos, y que está encanallando en nuestra sociedad la convivencia fomentada desde algunos medios y determinadas fuerzas políticas, las palabras de Azaña de su obra 'La Velada de Benicarló' nos pueden servi

  • Es una tesis asumida hoy ampliamente en el ámbito de las ciencias sociales y, por supuesto, en la política del «fin de las utopías». Según el Diccionario de la RAE: