Unidad de destino en lo universal

Imagen de cmarquesanm
Marquesán Millán, Cándido

Aristóteles en Política analiza las causas de la inestabilidad de los regímenes políticos y describe las medidas para su permanencia. Entre estas está la educación. De nada sirven las leyes, si los ciudadanos no son educados democráticamente en una democracia, oligárquicamente en una oligarquía. Tales recomendaciones las tuvo muy en cuenta la dictadura franquista. Por ello, la educación fue un asunto vital para la supervivencia y consolidación del régimen surgido del golpe de Estado de 1936.

Para legitimarse la dictadura necesitó deslegitimar el régimen del II República. Por ende, lo primero que hizo fue denigrar y desmontar totalmente la escuela republicana. Reorientó la enseñanza basada en el nacional-catolicismo, en la que la Iglesia tuvo un protagonismo fundamental, no en vano había apoyado a la dictadura en la Carta colectiva de los obispos.

Se construyó un doble discurso escolar: uno catastrofista, del que era culpable la República; y otro heroico en beneficio de los sublevados, que no tuvieron otra opción que levantarse para que España no acabase en el abismo. La Enciclopedia Escolar Edelvives. Segundo Grado. Editada en Zaragoza en 1944 decía: «El Ejército en cumplimiento de su sagrado deber para con Dios y con España, decidió lanzarse a su salvación. Así empezó el Glorioso Movimiento Nacional».

Fue un relato maniqueo. La República: anticatólica, antipatriótica, antinacional, anticlerical… sustentada por los enemigos seculares de España: comunismo, masonería, judaísmo, anarquismo.., la chusma, las hordas, los rojos… En contraste: los buenos, los nacionales, los españoles, salvadores, héroes, mártires…, sacrificio, divinidad, humanidad… Un capítulo de lectura para niños comenzaba así «En España empieza a amanecer». Un diario zaragozano, cuyo primer número de 11 de agosto de 1936, y que perduró hasta 1979, se titulaba Amanecer. Frente a un Azaña con todo tipo de vicios, emerge entre los buenos, un enviado de la divinidad, el «Caudillo». Franco dotado de poderes taumatúrgicos, con virtudes sobrenaturales: «Caudillo por la gracia de Dios», aparecía en torno a su efigie en las monedas». Un ejemplo de culto a la personalidad.Esta educación la sufrimos muchos españoles durante 40 años, circunstancia que deja una huella muy difícil de arrancar.

En el Trabajo De la Formación del Espíritu Nacional a la Educación para la Ciudadanía: un estudio comparado del profesor Esteban Mira, entre los principios de esta educación estaban: respeto a la autoridad; desprecio de partidos políticos; una libertad sin liberalismo; subordinación de la mujer al hombre; anticomunismo, antisocialismo, antirrepublicanismo y antiliberalismo; defensa de la familia; confesionalidad católica. Y sobre todo, Unidad de Patria y Nación. Todos los manuales de Formación del Espíritu Nacional identifican la Patria, es decir, el Estado con la Nación. Ambos conceptos son sinónimos. Se niegan todos los nacionalismos. España era un Estado uninacional, un ente indisoluble, una unidad de destino en lo Universal, como dijo José Antonio. Y en los Principios del Movimiento la idea quedó muy clara: «La unidad de la Patria es uno de los pilares de la nueva España, para lo cual el ejército la garantizará frente a cualquier agresión externa o interna».

Para los textos de F. E. N., separatismo equivalía a decadencia por lo que solo se volvería a la senda del progreso, devolviendo a España la convicción en sí misma: «Tenemos que decir a los vascos que todas las proezas de sus marinos las realizaron pensando en España. A los catalanes, que todas sus expediciones al Oriente las hicieron para España como miembros de la Corona de Aragón».

Así, pues, nada justifica que esa magnífica unidad, creadora de un mundo, se rompa. Insisten los manuales en destacar y elogiar el centralismo, no escatimando alabanzas a la capital de la Patria. Gonzalo Torrente Ballester en 1966 la describió, citando a Pedro Laín Entralgo, así: «Madrid, actualidad y recuerdo de España. Madrid, también, compendio, espejo, símbolo de España. Lo sentiréis en lo más vivo de vuestra alma –con honda claridad, con casi tangible delicadeza– si os decidís a una mínima excursión urbana…».

Obviamente, solo se permitiría el regionalismo, con un contenido exclusivamente administrativo, cultural y folklórico del que toda España debía sentirse orgullosa. En este sentido, Antonio Floriano Cumbreño escribió en 1944 que el regionalismo puede ser positivo siempre que no se corrompa, ni incurra en exageraciones negativas de la unidad de la Patria». En los manuales se aprecia un miedo atroz a los separatismos, quizás debido a la experiencia disgregadora de las dos repúblicas españolas. Gaspar Gómez La Serna, en su libro Cartas a mi hijo en 1967, le dice en una de esas misivas: «No debes olvidar cuán alto fue el precio que España pagó, año tras año, siglo tras siglo, por su unidad».

El franquismo es hoy un espectro del pasado más o menos molesto, pero operativo. Una parte de la cultura política actual quizá tenga su origen, queramos o no, en esa tenebrosa época de nuestra historia. Y entre estas secuelas nocivas y muy difíciles de extirpar, al haber sido inoculadas en nuestras mentes, puede que siga todavía vigente la imposibilidad de cuestionar la unidad de la nación española y de admitir el carácter plurinacional del Estado español.

El Periódico de Aragón 13 de octubre de 2018

 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Apellidos, nombre, alias... Localidad
ACHON GALLIFA ISIDORO ZARAGOZA
ALADREN MONTERDE BERNARDO ZARAGOZA
ALBAR CATALAN MANUEL ZARAGOZA / QUINTO DE EBRO
ARNEDO CALVO JUAN TARAZONA
AZORIN IZQUIERDO FRANCISCO MONFORTE DE MOYUELA

Páginas

  • Todavía persiste en no pocos españoles, no sé cuántos, la idea de Franco, como ejemplo de patriotismo. Así lo expresó Juan Carlos I en su discurso de proclamación como Rey de 22 de noviembre de 1975: “Una figura excepcional entra en la Historia, con respeto y gratitud quiero recordar su figura. Es de pueblos grandes y nobles saber recordar a quienes dedicaron su vida al servicio de un ideal.

  •      Mucho se ha hablado y escrito en estos últimos días sobre el aldabonazo que ha supuesto la exitosa irrupción electoral de Teruel Existe en el mapa político tras las pasadas elecciones del 10 de noviembre al logar un diputado y dos senadores, convirtiéndose así en el partido más votado en la provincia.

  • En el último y reciente viaje del papa Francisco por algunos países sudamericanos, a su llegada a La Paz entre los diferentes obsequios que recibió por parte de Evo Morales, uno llamó poderosamente la atención, una reproducción de una escultura en madera de un Cristo incrustado en un martillo vertical y una hoz horizontal, el símbolo comunista de la unidad entre los obreros y campesinos, realiz

  • Yannis Stavrakakis en La izquierda lacaniana señala, si en el momento actual existe algún déficit que pueda reconocerse como culpable de la derrota de las políticas de izquierda, no es epistémico (epistemología es una parte de la Filosofía cuyo objeto de estudio es el conocimiento), sino afectivo, en el sentido de que no es que haya falta de ideas, proyectos o propuestas, sino q

  • La caridad es una cosa fría, gris y sin amor. Si un hombre rico quiere ayudar a los pobres, debe pagar sus impuestos gustosamente y no repartir dinero caprichosamente.

  • Tom Burns Marañón en su libro De la fruta madura a la manzana podrida. El laberinto de la Transición española del 2015 nos indica que «la Transición fue la caída del árbol de la fruta madura», los cambios sociales, económicos y culturales hacían inevitable la llegada de la democracia, y hoy «la mercancía --la fruta, la manzana-- está podrida».

  • Uno de mis referentes ideológicos desde hace unos años es Boaventura de Sousa Santos. Pudo conocerlo a través de la lectura de su libro de profundo calado político El Milenio Huérfano: ensayos para una nueva cultura política, de 2005, con un prólogo espléndido de Juan Carlos Monedero.

  • Chaplin