VIRTUDES PÚBLICAS

Imagen de pvegac
Pilar de la Vega Cebrián

¿Cómo debe ser vivida la vida para que sea excelsa y virtuosa? ¿Es posible admitir la existencia de virtudes privadas, por una parte, y de virtudes públicas por otra?

Si nos atenemos a la ética cristiana, la vida debe tener unas cualidades propias, representadas por las cuatro virtudes que son el eje o pivote de la vida moral: prudencia, justicia, fortaleza y templanza.

Si leemos a Confucio descubrimos que: "la virtud perfecta consiste en juzgar a los demás como a uno mismo y en tratarlos como uno mismo desea ser tratado".

Si recurrimos a Aristóteles que, como suele ocurrir vuelve a ser imprescindible, comprobamos que hace depender la idea de virtud de otra idea, igualmente sugerente e igualmente bella, la idea de Bien: "la virtud es este modo de ser que nos hace capaces de realizar los mejores actos y que nos dispone lo mejor posible de cara al mayor bien" Al definir al hombre como "zoon polítikon", deduce que los seres humanos solo podemos vivir en sociedad y es en la polis donde se da la vida humana. La política es la acción humana más importante en la medida que se dirige a la conservación y progreso de ésta. La conclusión es clara: la vida virtuosa es imposible sin la práctica de las virtudes públicas que sólo pueden hacerse en la política. Cuando las virtudes privadas van acompañadas de vicios públicos, la ciudad se ha corrompido. El desinterés por la vida pública, la incapacidad para contribuir a ella, fue conceptuado por los griegos como una actitud "idiota"

¿Qué entendemos por virtudes públicas? En la Grecia clásica los republicanos entendían la vida humana plena en la ciudad que tuviera como fin la defensa de las libertades humanas. Para lograrlo no confiaban sólo en las instituciones y la acción que estas pudieran desarrollar sino en las virtudes públicas de los ciudadanos.

La revolución inglesa y americana abrieron la puerta a la universalización de los derechos y libertades; los clásicos excluyeron a esclavos y mujeres, y las actuales democracias liberales han vinculado el gobierno representativo al estado de derecho y han hecho depender la legitimidad democrática de la capacidad de la política para generar derechos civiles, económicos y sociales efectivos y universalizados.

No es mi intención hacer un listado exhaustivo de las virtudes cívicas que pueden caracterizar la ciudadanía democrática hoy, pero si querría referirme a alguna de ellas.

Una de estas es la obediencia y lealtad hacia las leyes, no sólo como medio de conservación y mantenimiento del orden social, sino buscando la conformidad y la lealtad al orden constitucional, y para ello entiendo que es necesario la educación y la persuasión. Ante el actual brote de violencia en nuestra ciudad, el Jefe Superior de la policía, reconocía en este periódico que era preciso un cambio de valores y destacaba el papel fundamental de la escuela. No podemos olvidar que la adhesión y acatamiento de sistema normativo son, en democracia, la primera y máxima garantía de los valores de libertad y de igualdad. Ello no significa perder la capacidad de ejercer la crítica frente a los poderes públicos. Esta segunda virtud cívica se manifestaría en rechazar la arbitrariedad, la manipulación, los privilegios injustificados, es decir toda situación que suponga una violación de la aplicación de los principios de libertad e igualdad. Si amamos a la "polis" y nos sentimos comprometidos con ella, deberíamos reaccionar y manifestar nuestro rechazo claro a que existan en nuestra ciudad situaciones como las denunciadas por Caritas: un 17% de los zaragozanos viven en hogares de bajos ingresos y 2,3 % sufren pobreza extrema, y, a su vez, nuestra propia ciudad ha realizado un contrato millonario a una cantante, llamada Shakira, para promocionar a Zaragoza.

Por último querría referirme a una virtud que ha de caracterizar a las sociedades democráticas avanzadas y es la autocontención, es decir, la exigencia de sobriedad en el consumo de bienes básicos escasos o en la sensibilidad ante el deterioro ambiental. En nuestro país el 55% de la superficie esta erosionada y la mayor amenaza es el urbanismo sin control. El eslogan para celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente fue: "Tu controlas el cambio climático". Dicha presentación la realizaron jóvenes comprometidos de toda España en Madrid.

Los clásicos decían que la libertad sólo es posible al precio de una vigilancia permanente y yo añado: la historia la hacemos nosotros y sólo podemos hacerla bien si somos capaces de practicar las virtudes públicas. Estas se adquieren en la práctica política y, por lo tanto, es necesario prevenir y vigilar su posible corrupción.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Con profunda tristeza he sentido el fallecimiento el pasado 28 de diciembre del escritor israelí Amós Oz, al que siempre he admirado no sólo por su calidad literaria sino también por su firme compromiso ético y polí

  • José Ramón Villanueva Herrero

    La XXI Conferencia sobre Cambio Climático celebrada en París en 2016 fue decisiva para afrontar el gravísimo problema del calentamiento global que afecta a nuestro planeta.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Europa salió de los tiempos de tinieblas del Medievo gracias al Humanismo del Renacimiento.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Entre los múltiples despropósitos y torpezas del presidente norteamericano Donald Trump en materia de política internacional uno de los más graves ha sido la ruptura el pasado 8 de mayo del Acuerdo nuclear con Irán cuyas consecuencias futuras resultan imprevisibles.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    El asesinato del periodista Jamal Ahmad Khashoggi, ha vuelto a poner de actualidad a Arabia Saudí, un país que siempre ha hecho gala de un absoluto y flagrante desprecio por los derechos humanos y en donde las ejecuciones públicas son práctica habitual.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    En el conflicto político originado en Cataluña como consecuencia del procés independentista, la voz de la Iglesia católica apenas se ha dejado oír.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Desde que en el 2008 estalló la crisis global ya nada es igual en nuestras vidas: cambios profundos y retrocesos graves han sacudido la economía, el sistema político y, en consecuencia, nuestra sociedad.

  • José Ramón Villanueva Herrero

    Nos hallamos en pleno debate político y ciudadano en torno a la exhumación del general Franco de la Basílica del Valle de los Caídos, del panteón de Cuelgamuros, edificio del Patrimonio Nacional en el que por espacio de más de 4 décadas se ha seguido honrando