Panorama mediático en ESpaña

Enviado por cmarquesanm el Dom, 12/06/2022 - 11:33
Madrid

Madrid es el epicentro hegemónico de la comunicación y principal centro emisor de mensajes de todo tipo

Según mi opinión la mayoría de los medios, incluso los del ámbito socialdemócrata, consideraron poco importantes para nuestra democracia algunos problemas en estos últimos años: la corrupción política del PP; las cloacas del Estado con un Villarejo que en sede parlamentaria alardeaba de patriotismo; la actuación de una policía patriótica para perseguir a partidos políticos; los comportamientos poco ejemplares de algunos personajes de la familia real; la esclerosis de una justicia militante, profundamente conservadora y endogámica; el avance de una extrema derecha xenófoba, homófoba y negadora de la violencia de género, que rompe muchos de los consensos alcanzados en nuestra democracia; el mantenimiento del voto rogado, que imposibilita a muchos españoles en el extranjero poder votar; los terribles niveles de desigualdad –afectando fundamentalmente a los jóvenes, mujeres e inmigrantes–; las políticas austericidas contra nuestro Estado de bienestar; los desahucios a muchas familias en un país con un exceso de viviendas; la ausencia de competencia en un mercado de la comunicación audiovisual –ahí es culpable el gobierno de Rodríguez Zapatero, que permitió su concentración en dos únicos grupos de televisión, ambos en manos extranjeras, algo inconcebible en una democracia europea de nuestro entorno–. La atención mediática, casi con exclusividad, la ocuparon el independentismo y Podemos.

Su irrupción se consideró no un síntoma de la crisis de nuestra democracia, sino un ataque. Y trabajaron muy bien los medios, ya que evitaron un gobierno de coalición PSOE-Podemos tras las elecciones de 2015 de 20-D. Y luego se llevaron por delante a Pedro Sánchez. Y en la cuestión territorial despreciaron la vía política para defender la represión y el código penal. Todo este sesgo mediático tiene un porqué.

Madrid es el epicentro hegemónico de las comunicaciones en España y, por lo tanto, el principal centro emisor de mensajes de todo tipo: políticos, económicos, culturales, deportivos… Ha sido siempre así, pero los especialistas en medios de comunicación subrayan que esta concentración ha ido en aumento. Dos grupos de televisión, Atresmedia y Mediaset, absorben el 83% del mercado publicitario de la televisión generalista. Algo semejante ocurre con las cadenas de radio, ya que las cuatro primeras en audiencia –la SER, COPE, Onda Cero y RNE– dominan el mercado de las ondas en España, excepto en Cataluña. Y en los programas de Ángels Barceló, Alsina o Herrera para valorar la situación política de España recurren siempre al El Mundo, El País, ABC o La Razón, en alguna ocasión a La Vanguardia o El Periódico. ¿Los medios de provincias no existen?

Esta enorme concentración mediática en Madrid supone una sobrerrepresentación de la capital respecto a la periferia y un grave daño a la pluralidad informativa, que necesita una democracia. ¿Ha habido pluralidad informativa en relación al Procés y a Podemos, y sobre el gobierno de coalición? En absoluto. Es una información parcial y sesgada, al estar en manos de Ana Rosa Quintana, Susana Griso, Carlos Herrera, Francisco Marhuenda, Vicente Vallés, Pablo Motos y Antonio García Ferreras… Sería muy distinto el panorama informativo si se hubiera evitado el oligopolio de las licencias privadas de televisión, pero también con canales de ámbito estatal instalados en Valencia, Barcelona, Sevilla, Zaragoza…

Por ende, la gran mayoría de los medios están trabajando a conciencia para la llegada de las derechas a la Moncloa. Vox ya está blanqueado y Feijoo es un nuevo Churchill. Mediaset ya le ha hecho una entrevista «humana» en casa de Bertín Osborne, Atresmedia le rinde pleitesía en sus informativos con Vallés y demás palmeros; la Triple Alianza de ABC, La Razón y El Mundo se rompen en halagos en sus editoriales y en sus columnistas, mientras arremeten sin cuartel y siembran una fuerte animadversión contra el gobierno de coalición que, con sus aciertos y errores, está tratando de mejorar la vida de una buena parte de la sociedad con los ertes, la subida del salario mínimo interprofesional, ingreso mínimo vital, revalorización con el IPC de las pensiones, la reforma laboral, las medidas para rebajar el precio de la energía, etc. Mas, a pesar del crecimiento económico y el descenso del paro en mayo en casi 100.000, con más de 20 millones de afiliaciones y un récord en los contratos indefinidos de 730.427 –¿Sr. Vallés esto no es noticia? ¿Sr. Feijóo, de verdad, le alegran estos datos? ¡Ah! Claro, están maquillados– hay un problema económico de la inflación en toda la UE con pérdida de poder adquisitivo y subida de las hipotecas, que exige medidas más contundentes de intervención, para repartir con más justicia los costes de esta situación.

Por ello, no se entiende que los mismos beneficiarios de sus políticas manifiesten enrabietados en las barras del bar su disposición a votar incluso a la ultraderecha. No quiero llegar a pensar en un gobierno de coalición PP-Vox, de vicepresidente, Santiago Abascal; de ministro del Interior, Francisco Ortega Smith; de ministra de Educación, Cultura y Deporte, Macarena Olona; de ministro de Defensa, Iván Espinosa de los Monteros; y de ministra de Igualdad, Rocío Monasterio…. ¿No es muy preocupante? Más, este país es un país sin memoria y un país sin memoria es un país a merced del viento, en el que puede ocurrir cualquier cosa.

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.

HTML Restringido

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.